Verdad, Inspiración, Esperanza

Los peligrosos efectos secundarios de los plásticos y cómo minimizar su impacto tóxico

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 3 de noviembre de 2022
Es probable que todos estemos comiendo mucho más plástico de lo que somos conscientes, cuyos efectos pueden contribuir a la mala salud. (Imagen: abbamouse vía Flickr CC BY-SA 2.0)

Los plásticos no son solo un desastre ambiental; estas comodidades hechas por el hombre introducidas hace un siglo también están dañando nuestra salud física y mental. Los ftalatos, compuestos químicos que se utilizan para hacer que el plástico sea más flexible y duradero, se encuentran en más productos de los que imagina y se han convertido en el contaminante número uno del cuerpo humano. 

Casi imposibles de evitar, los ftalatos se encuentran en productos de belleza, de limpieza, alimentos, bebidas y medicamentos. Comprender los peligros que representan puede ayudarnos a ser más conscientes de nuestro uso de plásticos y avanzar hacia la minimización de su impacto.

El nivel de consumo de plástico es asombroso

Los científicos estimaron recientemente que las personas en todo el mundo consumen alrededor de cinco gramos (el volumen de una tarjeta de crédito) de plástico cada semana. La investigación de 2019 calculó que los estadounidenses ingieren más de 74.000 partículas microplásticas cada año en los alimentos que comen, las bebidas que beben y el aire que respiran.

Si bien el plástico puede parecer una sustancia relativamente inofensiva para consumir, los plásticos están cargados de productos químicos que pueden filtrarse en los alimentos y bebidas empacados en plástico, o ser liberados directamente en nuestros cuerpos a partir de los microplásticos ingeridos. Como dice Pete Myers, Ph.D., fundador y científico jefe de la organización sin fines de lucro Environmental Health Sciences y profesor adjunto de química en la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh, «No puede no tener efecto».

Los miles de productos químicos utilizados para modificar las propiedades de los plásticos incluyen bisfenoles como el BPA, prohibido en la fabricación de biberones desde 2012 debido a vínculos con varios problemas de salud crónicos, y ftalatos, algunos de los cuales han sido prohibidos para su uso en productos para niños. desde 2017.

Todavía se utilizan ampliamente para productos dirigidos a otros grupos de edad y, por lo tanto, afectan a toda la población. 

Desde su desarrollo hace un siglo, los plásticos han entrado en todos los aspectos de nuestras vidas. No solo son difíciles de desechar, sino que son peligrosos para nuestra salud. (Imagen: producción de SHVETS a través de pexels)

El efecto negativo del plástico en el cuerpo

Los estudios sobre plásticos de la EPA han determinado que hay entre 10.000 y 1.000.000 veces más ftalatos presentes en el cuerpo humano que cualquier otra toxina. Un informe de la Universidad de Medicina Funcional enumeró varios efectos nocivos específicos de los plásticos. El daño que hacen es extenso.

Daño por ácidos grasos

El DHA (ácido docosahexaenoico) es un ácido graso esencial presente en el revestimiento celular y las membranas corporales. Los ftalatos causan daño directo a estos ácidos grasos, afectando la memoria y la salud general del cerebro.

Daño pancreático

Los ftalatos pueden dañar el páncreas y provocar diabetes, resistencia a la insulina o síndrome metabólico, un aumento en los factores de riesgo que aumentan las posibilidades de desarrollar problemas de salud graves como diabetes y enfermedades cardíacas. 

Sulfatación reducida

La sulfatación es un proceso de conjugación involucrado en varias funciones corporales importantes. La sulfatación reducida causada por los ftalatos puede interrumpir la desintoxicación normal y la regulación hormonal, lo que lleva a otros problemas de salud, incluidos problemas de tiroides.

Deficiencia de zinc

El zinc, un nutriente esencial que refuerza el sistema inmunitario, ayuda a metabolizar las vitaminas A y B-6 y contribuye a la cicatrización, puede verse mermado por los ftalatos. Una deficiencia de zinc puede conducir a una variedad de enfermedades, incluyendo la depresión, las enfermedades del corazón, el cáncer y, en combinación con la reducción de DHA, la inflamación crónica y sus enfermedades relacionadas.

¿Podemos romper con nuestra relación tóxica con los plásticos? (Imagen: istolethetv vía Wikimedia Commons CC BY 2.0)

Cómo minimizar tu consumo de plástico

Hace cien años, justo cuando se estaba desarrollando el plástico, la gente se las arreglaba para comprar (o cultivar), preparar, almacenar y consumir sus alimentos y bebidas sin él. Al volver a los materiales y prácticas tradicionales, podemos limitar nuestra exposición a los químicos dañinos en los plásticos.

Beba agua del grifo filtrada

El agua embotellada contiene, según un estudio de 2018, el doble de microplásticos que el agua corriente del grifo. Siempre que el agua del grifo sea segura para beber, no hay razón para comprar agua. Si su agua sabe a cloro u otros minerales ofensivos, instale un filtro de alta calidad. Esto puede darle al agua un sabor neutro, al tiempo que reduce aún más los residuos de microplásticos. 

En lugar de poner el agua del grifo en plástico, beba de vidrio y cerámica, y compre botellas de agua de acero inoxidable para cuando esté en movimiento. Son duraderas, fáciles de limpiar y 100 por ciento recargables.

Elija alimentos frescos en lugar de procesados

Los alimentos procesados ​​y envasados ​​suelen estar contaminados con compuestos químicos. Incluso las latas están revestidas con plásticos cargados de BPA. En la medida de lo posible, compre alimentos frescos en la tienda de comestibles o en el mercado de agricultores. Los productos envasados ​​se compran mejor en frascos de vidrio o cartón encerado sobre plástico.

Cada vez es más habitual que las tiendas te dejen llenar tus propios contenedores con artículos a granel, en cuyo caso puedes traer bolsas de tela de casa. Si bien el pescado, la carne y el queso deben envolverse por separado, puede pedirle al comerciante que use papel encerado en lugar de una envoltura de plástico.

Tradicionalmente, la comida a menudo se almacenaba en vidrio y se cocinaba en hierro fundido. Los plásticos y la cocina son una mala combinación, ya que el calor aumenta la lixiviación de los productos químicos. (Imagen: GranniesKitchen vía Flickr CC BY 2.0)

Use vidrio o acero inoxidable para el almacenamiento

Los productos químicos presentes en los recipientes de almacenamiento de plástico pueden filtrarse fácilmente en alimentos y líquidos. Invierta en un juego de recipientes de almacenamiento de vidrio o acero inoxidable para guardar las sobras en su refrigerador; y transfiera los alimentos que vienen en bolsas de plástico a frascos de vidrio. Esto no solo los aleja del plástico, sino que también es más atractivo visualmente.

Asimismo, trate de comprar productos de belleza envasados ​​en vidrio o cerámica, o transferirlos después de la compra. La piel es nuestro órgano más grande y absorbe sustancias químicas fácilmente al contacto.

Cocina tradicional

Los alimentos nunca deben calentarse en plásticos, ya que el calentamiento aumenta la probabilidad de que se filtren sustancias químicas. Las sartenes antiadherentes están recubiertas con teflón, que no solo puede filtrar productos químicos en la comida, sino que el plástico se desgasta con el tiempo y lo terminas ingiriéndolo. Las ollas y sartenes de acero inoxidable de calidad pueden resistir la adherencia si se usan correctamente y con suficientes aceites saludables. Los utensilios de cocina tradicionales de hierro fundido son prácticamente antiadherentes una vez curados y, naturalmente, agregan un poco de hierro a su dieta.

Si bien muchos paquetes están hechos para ir al microondas, por su propia seguridad, coloque los alimentos en vidrio, acero inoxidable o incluso hierro fundido, y use la estufa o el horno en su lugar.

Mantener un hogar y un cuerpo limpios

Muchos microplásticos son tan pequeños que equivalen a partículas de polvo prácticamente invisibles, en cuya forma pueden permanecer en el medio ambiente durante períodos prolongados. Para minimizar la inhalación de microplásticos, mantenga su hogar limpio. 

Saque el polvo y aspire regularmente. Consumer Reports sugiere pasar la aspiradora con un filtro HEPA. Quitar el polvo con un paño húmedo es la forma más eficaz de evitar que se propague. Sacudir las alfombras al aire libre y aspirar las superficies de tela evita que el polvo se acumule en su hogar.

Los microplásticos pueden ser tan pequeños que son prácticamente indetectables. (Imagen: futuroprossimo vía Duckduckgo)

Los purificadores de aire también se pueden usar para eliminar los plásticos del hogar y la oficina. No son terriblemente caros y son lo suficientemente pequeños como para moverlos de una habitación a otra. 

También vale la pena señalar que nuestra ropa y ropa de cama presentan una fuente importante de partículas de polvo. Al elegir fibras naturales en lugar de telas hechas por el hombre, puede minimizar los microplásticos en su entorno.

Para depurar el organismo, existen muchos alimentos y hierbas que ayudan al organismo a eliminar toxinas de forma natural, entre ellos el limón, el cilantro, la cúrcuma y el té verde. El consumo regular de una dieta saludable ayuda a su cuerpo a lidiar con los innumerables contaminantes inevitables con los que nos encontramos todos los días.

LEA TAMBIÉN: