Verdad, Inspiración, Esperanza

Xi en su tercer mandato podría atacar a Rusia en lugar de Taiwán, afirman los medios occidentales

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 27 de octubre de 2022
El presidente ruso Vladimir Putin en una ceremonia en la planta de GNL de Yamal en diciembre de 2017. Los medios del establishment occidental afirman que Xi Jinping, sintiendo la avena de ser coronado con un tercer mandato como líder del Partido Comunista Chino, podría traicionar la alianza de China con Rusia para atacar Siberia o el este de Rusia en lugar de Taiwán. (Imagen: ALEXEY DRUZHININ/AFP vía Getty Images)

Análisis de noticias

El líder del Partido Comunista Chino, Xi Jinping, puede jugar una especie de cisne negro, atacando territorio ruso en lugar de Taiwán, afirman los medios occidentales a raíz del nombramiento de Xi para un tercer mandato como presidente de la República Popular China.

La noción, aunque podría decirse que es espuria, no proviene de un análisis marginal de YouTube o de las reflexiones de los observadores de Twitterotti China, sino del peso pesado de los medios de comunicación establecidos, Forbes, en un artículo del 24 de octubre acuñado Con Moscú distraído, Xi Jinping podría girar la mirada de China hacia Rusia.

El autor Craig Hooper postula que aunque el Partido ha aumentado la retórica sobre la invasión de Taiwán tras la coronación de Xi, llegando incluso a escribir un rechazo a la independencia de la República en los estatutos del Partido, que “la amenaza es exagerada”.

MÁS SOBRE EL RIESGO GEOPOLÍTICO RUSIA-CHINA-OTAN

“La verdadera tentación territorial para China podría estar en el norte”, explica Hooper.

“En el Lejano Oriente ruso, donde cientos de miles de ciudadanos rusos étnicamente chinos, atrapados en una dictadura hueca y sustancialmente debilitada, podrían verse tentados a reconsiderar sus opciones”.

El colaborador prosigue: «Aunque no hay forma de saber lo que está pensando Xi, el patrón de comportamiento establecido desde hace tiempo por China sugiere que, mientras Rusia redirige las unidades de seguridad fronteriza a un conflicto agobiante en Ucrania, vale la pena considerar si China podría estar meditando contingencias expansionistas hacia el norte, a lo largo de la extensa y escasa frontera rusa de 2.615 millas».

Al presentar el argumento, Hooper revela que el sentimiento está lejos de ser novedoso o emerger en la esfera de los medios de mensajería occidentales.

Forbes cita un artículo de 2015 de The New York Times titulado Por qué China recuperará Siberia y un artículo de opinión de abril de 2022 de The Hill titulado China’s Long Game With Russia, los cuales brindan un contexto significativo en torno a un triángulo amoroso con bordes potencialmente afilados entre la OTAN, el PCCh y la Federación Rusa, para apoyar su tesis.

El NYT declaró en 2015 que la perspectiva de ganar Siberia era tentadora para el Partido, ya gobernado por Xi desde 2013, porque “las vastas extensiones de Siberia proporcionarían no solo espacio para las masas hacinadas de China, ahora apretujadas en la mitad costera de su país por las montañas y los desiertos del oeste de China”.

Agregó: “La tierra ya está proporcionando a China, ‘la fábrica del mundo’, gran parte de sus materias primas, especialmente petróleo, gas y madera. Cada vez más, las fábricas de propiedad china en Siberia producen productos terminados, como si la región ya fuera parte de la economía del Reino Medio”.

El artículo de Hill, publicado poco después de que comenzara la invasión de Ucrania, fue comparativamente agresivo y fue directamente al grano: “La alianza entre Rusia y China es una gran preocupación para los países que intentan apoyar a Ucrania”.

El autor Richard Holwill se lamentó: “El presidente Biden intentó romper ese vínculo en una llamada de dos horas con el presidente chino Xi Jinping, pero sin éxito. Los europeos también lo intentaron, pero la respuesta de China no cambió”.

Los colores que empleó Holwill fueron una especie de admisión de que la creencia de que las provocaciones de Ucrania hacia su vecino del Este a lo largo de los años eran realmente el país sirviendo como un represtentante de la OTAN estaba lejos de ser sólo propaganda difundida por «bots rusos» en Internet.

“Xi citó un aforismo chino a Biden que se hizo eco de la opinión rusa de que la OTAN causó el problema: ‘Que se la quite el que ató la campana al cuello del tigre’. Esa respuesta también implica que China no tiene un interés real en este conflicto, pero no explica la percepción que tiene China de la situación”, escribió Holwell.

Como el artículo señaló que algo así como una alianza suave entre Beijing y Moscú se había fortalecido considerablemente a raíz de las sanciones masivas contra Rusia por parte del bloque globalista liderado por la OTAN, Holwell teorizó: “También es muy posible que los chinos estén fomentando un mayor oportunidad a largo plazo al permanecer cerca de los rusos durante esta crisis”. 

“Los chinos entienden perfectamente que cuando termine la guerra de Putin en Ucrania, Rusia estará debilitada, aislada y desesperada. En ese momento, Putin podría estar motivado para arrendar o incluso vender gran parte de la RFE a China”.

Holwell concluyó su artículo afirmando: “Dada la opinión de China de que tiene derecho a todo el territorio, tanto terrestre como marítimo, que alguna vez controló, es posible que Xi no sienta la necesidad de pagar por el acceso a estos territorios”. 

“Podría llegar a exigir que Rusia ceda el control de partes de esta región a China. Queda por ver si, cuando termine esta guerra, China estará allí para apoyar a Putin o para recoger los huesos de Rusia”.

Forbes parece ser bastante serio acerca de su afirmación.

En una subsección del artículo titulado The Time Is Right, Hooper les dice a los lectores que Putin casi ha sido derrotado formalmente por las estrategias de guerra de poder de la OTAN, “Con la reputación militar de Rusia hecha jirones, y el ejército ruso reducido a mendigar suministros de Irán y un variopinto grupo de estados exsoviéticos, queda poco en el arsenal ruso convencional para disuadir la agresión militar china”.

Hooper incluso imparte alguna estratagema militar para Xi y el “Ejército Popular de Liberación” que él comanda: “Mediante la aplicación hábil de las provocaciones de la Zona Gris, junto con una explotación inteligente del sentimiento global negativo hacia el Régimen de Putin, China podría generar viejas tensiones, hacer demandas o incluso cambiar los ‘hechos sobre el terreno’ rápidamente, superando la disuasión nuclear de Rusia y dejando a una Rusia postrada esencialmente sin opciones más allá de aceptar un hecho consumado territorial o diplomático”.

Y si bien Forbes es sin duda un portavoz que dirige su verborrea a una bandada dispuesta de establecimientos dominantes de tendencia izquierdista, para la raza humana, las crecientes tensiones son terribles. Cuanto más se prolonga la guerra entre Ucrania-OTAN y Rusia, más grave y real se vuelve la política arriesgada

El 21 de octubre, CBS publicó un artículo de propaganda en tiempos de guerra que promovía el despliegue de la 101 División Aerotransportada del Ejército de EE. UU. en las fronteras de Ucrania con el pretexto de proteger el territorio de la OTAN de un cañón suelto y desesperado Vladimir Putin.

Aunque tales misivas son cada vez más prolíficas hasta el punto de convertirse en una moneda de diez centavos por docena, esta en particular fue notable.

CBS declaró directamente que los oficiales al mando de la 101 indicaron que, «y mientras están allí para defender el territorio de la OTAN, si la lucha se intensifica o hay algún ataque a la OTAN, están completamente preparados para cruzar la frontera hacia Ucrania», un desarrollo que podría conducir a una respuesta nuclear inmediata de Moscú.

A principios de octubre, la Administración Biden ordenó al Departamento de Salud y Servicios Humanos que comprara Nplate por un valor de 290 millones de dólares, un medicamento “aprobado para tratar las lesiones de las células sanguíneas que acompañan al síndrome de radiación aguda en pacientes adultos y pediátricos (ARS)”.