Verdad, Inspiración, Esperanza

Juegos de Guerra al límite: el escándalo de biolaboratorios ucranianos como estrategia política contra Rusia

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 12 de marzo de 2022
Tropas de estados separatistas prorrusos en Ucrania fotografiadas el 2 de marzo de 2022 mientras viajan en un vehículo blindado de transporte de personal. (Imagen: Redes sociales)

Análisis de noticias

No importa si usted se identifica como demócrata o republicano, liberal o conservador, socialista o capitalista, o si es un ciudadano estadounidense, ucraniano o ruso, el conflicto militar entre el presidente Vladimir Putin, la Federación Rusia, Ucrania y el «Orden Internacional Basado en Reglas» liderado por Estados Unidos tiene a la raza humana jugando al borde de la guerra global y las potenciales repercusiones que son inherentes al combate armamentístico moderno.

La necesidad de distensión

Google define la distensión de forma muy sencilla como «la disminución de la hostilidad o de las relaciones tensas, especialmente entre países».

El concepto no sólo es apto, sino que necesita ser aplicado con urgencia en el conflicto de Rusia.

Cuando comenzó el ataque, Putin advirtió en términos muy claros a «aquellos que puedan tener la tentación de interferir en estos acontecimientos desde el exterior» que «Rusia responderá inmediatamente, y las consecuencias serán como nunca han visto en toda su historia».

«No importa cómo se desarrollen los acontecimientos, estamos preparados», declaró Putin, y añadió: «Se han tomado todas las decisiones necesarias al respecto».

Política de riesgo o Brinkmanía

Google también define la política de riesgo como «el arte o la práctica de llevar una política peligrosa hasta los límites de la seguridad antes de detenerse, especialmente en política».

Y la brinkmanía, en lugar de la distensión, es exactamente el método que está utilizando e impulsando el imperio globalista. Rusia se ha enfrentado a casi todas las sanciones financieras y políticas posibles, incluyendo la retirada de la gran mayoría de marcas globales icónicas como Ikea, Victoria’s Secret, McDonald’s, Apple y Starbucks.

El éxodo sólo ha provocado que la Federación Rusa declare que probablemente comenzará a nacionalizar los activos de las empresas retiradas.

En lo que algunos pueden llamar un castigo y otros pueden llamar una bendición, Rusia y Vladimir Putin fueron incluso expulsados del bloque globalista Foro Económico Mundial.

Además, los medios de comunicación rusos fueron igualmente eliminados de las plataformas de las grandes tecnologías, el motor de búsqueda alternativo a Google, DuckDuckGo, dijo que empezará a bloquear a los sitios web que considera «asociados a la desinformación rusa», varios bancos nacionales fueron apartados de la red SWIFT y Rusia fue empujada hacia el sistema Union Pay del Partido Comunista Chino, ya que Visa y Mastercard han cortado todos los vínculos con el país.

Pero, en lugar de calmarse, la situación se agrava más. El 10 de marzo, Facebook anunció la creación de una excepción a sus políticas habituales para permitir los llamamientos a la muerte tanto de Vladimir Putin como de ciudadanos y soldados rusos.

La exclusión contenía varias limitaciones, como la de no contener otros objetivos u organizar un asalto en un lugar y momento concretos. Los usuarios que llamen a la violencia también deben pertenecer a un grupo selecto de países de Europa del Este, entre los que se encuentran Ucrania y Polonia, país vecino de la OTAN.

En respuesta, el fiscal general de Rusia pidió a la justicia que designe a la empresa matriz de Facebook e Instagram, Meta, como organización extremista.

Las declaraciones del senador Lindsay Graham (republicano de Carolina del Sur) durante una diatriba en Twitter el 3 de marzo en la que pedía un «Brutus» o un «Coronel Stauffenberg más exitoso» para asesinar a Vladimir Putin, revelaban sucintamente el modus operandi de esta locura: «El único que puede arreglar esto es el pueblo ruso».

Graham dejó en claro al «pueblo ruso» que las sanciones y la cultura de la cancelación fueron elaboradas e iniciadas con el propósito de intimidar a los civiles para que dejaran de apoyar a Vladimir Putin y su esfuerzo de «desnazificación». «A menos que quieras vivir en la oscuridad por el resto de tu vida, estar aislado del resto del mundo sumido en la pobreza, y vivir en la oscuridad, tienes que dar un paso adelante».

Adiós a las «teorías de la conspiración«

Los mecanismos del escándalo de los laboratorios biológicos financiados por Estados Unidos se pusieron en marcha cuando un usuario anónimo de Twitter llamado WarClandestine publicó un hilo el 24 de febrero, poco después de que comenzara la «operación militar especial» de Rusia, en el que afirmaba que el verdadero objetivo de Putin eran los «laboratorios biológicos instalados por Estados Unidos» en Ucrania.

El hilo afirmaba que Estados Unidos había financiado biolaboratorios en Ucrania bajo el Programa de Reducción de la Amenaza Biológica del Departamento de Defensa, proporcionando lo que parecía ser un mapa de instalaciones conocidas y afirmando que los primeros ataques del ejército ruso habían coincidido convenientemente con sus ubicaciones.

Mientras que Twitter prohibió rápidamente a WarClandestine (pero no antes de que el hilo fuera archivado), la red de «verificadores de hechos» afiliados a las grandes empresas tecnológicas, como USA Today y Politifact, emprendió la habitual campaña de «verificación de hechos» para desacreditar la teoría.

Aunque los medios de comunicación aprovecharon el matiz de que Estados Unidos no poseía ni operaba laboratorios en Ucrania, y que los laboratorios son supuestamente de naturaleza defensiva, ambos pasaron por alto la realidad de que Estados Unidos no sólo financia una serie de instalaciones en el país, sino que la Embajada de Estados Unidos en Ucrania también borró de su sitio web la documentación pertinente poco después de que el escándalo se hiciera público.

El 6 de marzo, la historia dio un giro cuando Becker News informó que el Ministerio de Defensa ruso afirmaba que los mismos biolaboratorios financiados por Estados Unidos estaban produciendo «componentes de armas biológicas» y se estaban desarrollando «en Ucrania, muy cerca del territorio ruso».

Aunque las declaraciones del Ministerio de Defensa pueden ser desestimadas por algunos como simple «desinformación», Becker incluyó sin embargo un documento, que el medio tradujo al inglés, publicado por Rusia que parece ser una copia de una orden del 24 de febrero del Ministerio de Salud de Ucrania.

El decreto ordena la «destrucción de emergencia de los agentes patógenos biológicos que se utilizan para el mantenimiento del sistema y la gestión de la calidad del laboratorio en caso de aparición de carácter militar extraordinario».

Unos días más tarde, durante una audiencia en el Congreso el 8 de marzo, la Subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos, Victoria Nuland, recibió una pregunta sencilla, aunque importante, del senador Marco Rubio (R-FL): «¿Tiene Ucrania armas químicas o biológicas?»

Nuland respondió, con bastante cuidado, que «Ucrania tiene instalaciones de investigación biológica», añadiendo que su departamento cree que Vladimir Putin y Rusia están tratando de capturar los laboratorios y que el Departamento de Defensa está trabajando con Ucrania para «evitar que cualquiera de esos materiales de investigación caiga en manos de las fuerzas rusas si se acercan».

Pero la verdadera historia del testimonio de Nuland no es su cuidadosa admisión de la existencia de lo que ya está bien documentado y es públicamente conocido.

Por el contrario, la alarma saltó cuando Rubio interrumpió rápidamente a Nuland, aprovechando la oportunidad para enmarcar una aguda narrativa antirrusa utilizando el asunto como munición: «Estoy seguro de que es usted consciente de que los grupos de propaganda rusos ya están difundiendo todo tipo de información sobre cómo han descubierto un complot de los ucranianos para liberar armas biológicas en el país y con la coordinación de la OTAN».

Rubio continuó lanzando a la Subsecretaria polémicas preguntas: «Si hay un incidente o ataque con armas biológicas o químicas dentro de Ucrania, ¿hay alguna duda en su mente de que el 100% serían los rusos los que estarían detrás?»

Nuland rápidamente le dio a Rubio lo que buscaba: «No hay ninguna duda en mi mente, Senador, y es la clásica técnica rusa de culpar al otro de lo que están planeando hacer ellos mismos».

Sólo un día después, nada menos que la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, la mujer que efectivamente habla en nombre de la administración del presidente Joe Biden, echó más leña al fuego: «Ahora que Rusia hizo estas afirmaciones falsas, y que China aparentemente ha respaldado esta propaganda, todos deberíamos estar atentos a que Rusia posiblemente utilice armas químicas o biológicas en Ucrania, o que cree una operación de falsa bandera utilizándolas. Es un patrón claro».

Pero el Ministerio de Defensa ruso no se dejó intimidar. Un día después, el 10 de marzo, su cuenta oficial de Twitter publicó una «sesión informativa sobre los resultados del análisis de los documentos relacionados con las actividades biológicas militares de Estados Unidos en el territorio de Ucrania», que se completaba con una unidad de Yandex con documentos de apoyo traducidos al inglés.

No importa cómo el hashtag #StandsWithUkraine, una alarma aleccionadora, debe sonar inmediatamente al escuchar este tipo de retórica hecha por funcionarios y representantes del gobierno de Estados Unidos, ya que la guerra mundial nuclear pende de un hilo.

Algunas preguntas a considerar:

  • ¿Cómo es posible que los laboratorios financiados por Estados Unidos dentro de Ucrania fueran de naturaleza defensiva, y no produjeran armas biológicas o químicas, sino que poseyeran patógenos y toxinas que la Federación Rusa no controla ya en sus propias instalaciones de investigación biológica?
  • ¿Cómo es posible que si se produjera un ataque biológico dentro de Ucrania contra soldados o civiles, simplemente podría ser un ataque de falsa bandera al estilo de la teoría de la conspiración iniciado por Rusia?
  • ¿Puede ser realmente que las fuerzas ucranianas, plagadas de batallones neonazis directamente armados con armas antitanque javelin de Estados Unidos y promovidas por un think tank de la OTAN, sean tan santas que simplemente nunca cometerían un crimen de guerra mientras están en apuros contra un ejército ruso fuertemente armado que invade lentamente Kiev?


Estas son preguntas que deben ser, y serán, respondidas a medida que la situación progrese.

Pero las tensiones no han disminuido. El 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud, afín al PCCh, anunció que había aconsejado a Ucrania que «destruyera los agentes patógenos de alta amenaza para evitar cualquier posible derrame».

La directiva se produjo sólo un día después de que la Federación Rusa pidiera una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para presentar sus pruebas.

También el 11 de marzo, el Washington Post citó a «funcionarios de seguridad y diplomáticos» de Europa y Estados Unidos que «hablaron bajo condición de anonimato debido a la naturaleza sensible del asunto».

Los diplo-anones afirmaron que «la información de inteligencia, que no quisieron detallar, apuntaba a posibles preparativos de Rusia para desplegar municiones químicas, y advirtieron que el Kremlin podría tratar de llevar a cabo un ataque de «falsa bandera» que intentara culpar a los ucranianos, o quizás a los gobiernos occidentales».

Un segundo pensamiento sobrio

Afortunadamente, hubo al menos una voz despierta y sobria en medio de la multitud, proveniente nada menos que del presidente Joe Biden, quien declaró acertadamente durante una conferencia de prensa el 11 de marzo: «No libraremos una guerra contra Rusia en Ucrania. Un conflicto directo entre la OTAN y Rusia es la Tercera Guerra Mundial, algo que debemos tratar de evitar».

Los comentarios del Presidente se producen tras un artículo del 10 de marzo del Consejo Editorial del Wall Street Journal que afirmaba que el retroceso y la cancelación de la donación de aviones de combate MiG-29 a Ucrania por parte de Polonia, miembro de la OTAN, era directamente atribuible a Biden, que «vetó la entrega de aviones para no provocar a Vladimir Putin y arriesgarse a una escalada de la guerra».

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!