Verdad, Inspiración, Esperanza

Maneras positivas de tratar con personas negativas

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 25 de abril de 2022
Un regalo de flores es difícil de rechazar. Mostrar amabilidad a las personas negativas puede ayudarlas si deciden aceptarlo sin escepticismo. (Imagen: klimkin vía Pixabay)

Probablemente todos conozcamos a una persona que rara vez tiene algo bueno que decir y que la mayoría de las veces se queja de una cosa u otra. Todo el mundo tiene días malos en los que es propenso a quejarse de sus manías, pero las personas crónicamente negativas no sólo son desagradables de tener cerca, sino que están aquejadas de una actitud psicológica perjudicial, y es altamente contagiosa. Tienes que ser capaz de reconocerlos, asegurarte de que no eres uno de ellos y ser capaz de proteger tu positividad mientras tratas con ellos.

Aunque es estupendo ser compasivo y tratar de levantar el ánimo de los demás, en algunos casos tendrías que ser un psicólogo capacitado o un coaching de vida profesional para lograr algún cambio en estas personas. Si no estás preparado para ese reto, o si lo has intentado en vano, puede que quieras limitar tu exposición a su energía negativa. Las personas pesimistas son como un pozo contaminado. Si no tienes un filtro de primera categoría, es posible que te envenenes.

Entendiendo al pesimista

Las personas negativas pueden ser increíblemente desafiantes y agotadoras. Tienen una mentalidad de víctima que limita su visión de la vida a la de una batalla perdida por la que no merece la pena emocionarse. En otras palabras, no se atreven a tener esperanza, por miedo a la decepción.

Si alguien tiene pocos amigos, es muy probable que haya repelido a posibles amigos con su actitud negativa, o puede que le desagrade la gente en general; en cualquier caso, es una bandera roja para ti.

Como rara vez la experimentan, las personas negativas piensan que la felicidad está sobrevalorada. En cambio, se deleitan con las malas noticias y buscan la oscuridad incluso en las situaciones más brillantes. «La miseria ama la compañía», como se dice, y la negatividad siembra las semillas de la infelicidad en todas partes. El truco está en no dejarlas germinar.

Las personas muy negativas tienen un matiz especial de cinismo que hace que todos los demás sean estúpidos, inútiles o sospechosos. Pueden pensar que tienen la respuesta a tus problemas y esperan que escuches sus consejos. El problema es que su comprensión se ve empañada por un amargo resentimiento. Aunque presenten su evaluación con plena confianza, tienes que ser perspicaz; su evaluación puede estar muy equivocada.

Detrás de todo hay una razón. Las personas negativas pueden tener un pasado problemático o un trastorno mental real. Si son receptivos a la amabilidad, por supuesto, intenta levantarlos. Si reciben la amabilidad con desconfianza, arremeten contra ti sin razón aparente o influyen en tu toma de decisiones mediante la manipulación, probablemente puedas encontrar mejores formas de pasar tu tiempo.

Hay que querer cambiar uno mismo antes de que los demás puedan ayudarte a cambiar. Si los rechazas, seguro que se sienten «validados». Deja que tengan esa satisfacción sin aceptar ninguna culpa. Cuando estén dispuestos a cambiar, podrán acercarse a ti con una mejor actitud.

Efectos reales de la negatividad

Vivimos en un mundo en el que las malas noticias se convierten en sensacionalistas a un ritmo cada vez mayor. No sólo se cubren las 24 horas del día desde todo tipo de fuentes, sino que las noticias se «emocionalizan» para mejorar los índices de audiencia. Aunque es bueno saber lo que pasa en el mundo, el énfasis en los posibles resultados negativos de cualquier situación, o el «alarmismo», es psicológicamente perjudicial.

La investigación ha demostrado que la exposición a las malas noticias contribuye al estrés, la ansiedad y la depresión. Un estudio de participantes expuestos a boletines de noticias negativos, positivos y neutros demostró que las noticias negativas provocaban una mayor preocupación y una tendencia a catastrofizar los acontecimientos desafortunados, convirtiéndolos en problemas mucho peores de lo que realmente eran. La exposición a la muerte, la violencia y la tragedia también puede desencadenar síntomas de trastorno de estrés postraumático (TEPT).

El hipocampo, o “corazón del cerebro”, puede verse afectado por la negatividad, lo que aumenta el riesgo de enfermedad y disminuye la inteligencia. (Imagen: Gtr2798 vía Wikimedia Commons CC BY-SA 4.0)

Un estudio sobre los efectos de las emociones negativas descubrió que la actividad cerebral negativa puede debilitar el sistema inmunitario y aumentar la susceptibilidad a las enfermedades, los accidentes cerebrovasculares y los ataques cardíacos. Según el Dr. Travis Bradberry, las neuronas del hipocampo -donde tienen lugar el razonamiento y la memoria en el cerebro- se ven comprometidas por la negatividad, lo que afecta a la inteligencia y a la capacidad de pensar.

Formas positivas de tratar con personas negativas

Como regla general para la mayoría de los problemas, es conveniente empezar por uno mismo. Si reconoces alguno de los rasgos de carácter anteriores como propios, es hora de hacer un cambio. Intenta buscar los aspectos positivos de todo lo que encuentres. Practica la atención plena y empieza a sustituir los pensamientos negativos por esperanza, gratitud y serenidad. Con el tiempo, llegarás a un punto en el que las personas negativas ya no tendrán el poder de sacudir tu campo positivo.

Si ya has dejado que las personas negativas te afecten hasta el punto de experimentar depresión, desesperanza y baja autoestima, puede que necesites desintoxicarte para recuperar tu positividad. En la medida de lo posible, elimina los elementos negativos (incluidas las críticas crónicas, las redes sociales e incluso las noticias) de tu vida mientras te recuperas. Te sorprenderá la rapidez con la que la ansiedad y la tristeza desaparecen cuando no se alimentan.

Al igual que los auxiliares de vuelo te dicen en las demostraciones de seguridad de los aviones que te pongas tu propia mascarilla de oxígeno antes de ayudar a los demás, necesitas tener un sólido suministro de energía positiva antes de poder empezar a ayudar a un pesimista. Rodéate de positividad –lectura inspiradora, amigos alegres y actividades que te den un sentido de propósito- para crear una inmunidad a la negatividad.

Protege tu naturaleza positiva

Al observarte a ti mismo, te darás cuenta de cuánta negatividad puedes soportar. Algunas personas son más sensibles que otras. Establece límites en función de tu tolerancia. Puede que sea necesario evitar a los peores, pero distanciarse de las personas que te hunden no siempre es una opción que está a tu alcance.

Para los conocidos negativos que no puedes evitar, establece límites.

Cuando empiecen a quejarse, a criticar a los demás o a decirte lo que tienes que hacer, discúlpate educadamente si su negatividad es más fuerte que tu positividad. No es de mala educación alejarse de un aluvión de comentarios y quejas negativas. Todo lo que oyes o lees requiere tiempo y energía para procesarlo, y tienes derecho a centrarte en las cosas que valoras.

Los quejosos crónicos hablan de sus problemas como una invitación a unirse a su fiesta negativa. Responde con un «no, gracias» y pregúntales cómo piensan resolver el problema. Aunque no tengan una respuesta preparada, habrás plantado una semilla positiva. Si tiene problemas serios, puedes sugerirle que hable con un terapeuta.

Algunas personas negativas prosperan en el conflicto y utilizan palabras de odio para incitar a la ira. Recuerda que su mentalidad es el verdadero problema, y que no es necesario ni útil entrar en una discusión para demostrarlo. Deja que muestren su naturaleza y descarta sus comentarios negativos porque no merece la pena escucharlos.

LEE TAMBIÉN:

Si tienes un ser querido que es negativo, el problema se vuelve más personal, pero no tiene por qué ser tu problema. Sabes que probablemente esté sufriendo emocionalmente. Intenta averiguar de dónde viene el dolor y haz lo posible por no ser la causa del mismo. Ofrece tu empatía, sin aceptar su carga como propia.

Ayuda a los que puedas

Aunque intentar ayudar a una persona negativa puede ser frustrante y agotador, querrás hacer el esfuerzo por aquellos que son importantes para ti. Los actos de bondad son difíciles de rechazar, así que intenta ser más considerado con ellos. Sorpréndeles con un regalo o envíales una tarjeta para hacerles saber que te importan. Muéstrales una naturaleza abierta y confiada, y puede que aprendan que está bien ser vulnerable.

Saber escuchar es una habilidad y un don. Si puedes mostrarles que comprendes su problema, eso podría reducir su necesidad de insistir en él. Si te inspira una idea útil, compártela: puede ser lo que les saque del atolladero. Si deciden rechazarla por principio, al menos lo habrás intentado.

Introduce el humor y la frivolidad. Las sonrisas y las carcajadas son contagiosas y gratuitas. Repártelas generosamente y puede que al final te veas recompensado con una sonrisa: una prueba concreta de tu influencia positiva.

Recuerda, sin embargo, que su felicidad no es tu responsabilidad. Si tus esfuerzos son infructuosos y te resulta imposible mantenerte positivo a su lado, déjalo antes de que se convierta en una carga. En lugar de entrar en su mundo negativo, puedes alegrarte de no ser como ellos.