Autoestima: Por qué la necesitamos y cómo mantenerla

By Darren Maung | 6 de diciembre de 2021
Darren es un aspirante a escritor que desea compartir o crear historias para el mundo. Es un fanático de Star Wars y un aficionado a la historia. Encuentra temas agradables, reconfortantes o interesantes en cualquier medio escrito.
20 0
Un sentido de autoestima, confianza, identidad y un sentido de pertenencia son factores que influyen en la autoestima. Si tenemos una buena autoestima, podemos enfrentarnos al mundo. (Imagen: Chris y Karen Highland a través de Flickr CC BY-SA 2.0)

La autoestima se describe como el sentido personal de valor de alguien, básicamente, cuánto te valoras a ti mismo en la vida. Los factores de la autoestima incluyen la confianza en uno mismo, el sentimiento de seguridad, la identidad, el sentido de pertenencia y el sentimiento de competencia. Ayuda a impulsarnos para afrontar los retos y nos da confianza para enfrentarnos al mundo. Sin ella, uno siente una pérdida de ánimo, le falta confianza para pasar el día o se llena de dudas absolutas.

Veamos cómo podemos mantener un buen nivel de autoestima para evitar esa pendiente resbaladiza.

Impactos de la baja autoestima 

Una buena autoestima puede mejorar la calidad de la toma de decisiones, mejorar las relaciones y su salud y bienestar emocional. Te sientes más motivado y mejor contigo mismo en cuanto a habilidades, relaciones con los demás y fe.

Con baja autoestima, sentirás una ola de emociones negativas, que incluyen un complejo de inferioridad, dificultad para expresar tus sentimientos o verdades, dudas y miedos, fracaso y otros efectos desmoralizadores. 

Según el médico Dr. Robin Miller, con sede en Medford, Oregon, las personas con baja autoestima son «generalmente infelices» y son propensas a la soledad, que es un factor alarmante de una muerte prematura.

Mientras que un estudio de 1938 sobre estudiantes de segundo año de la Universidad de Harvard mostró que tener buenas relaciones promueve la buena salud y vidas más largas, aquellos con baja autoestima generalmente tienen relaciones no tan satisfactorias. 

Un estudio más reciente en 2018 ha demostrado que las personas con baja autoestima que intentan mitigar el rechazo haciendo que se vean tristes a la fuerza tienen más probabilidades de sufrir más rechazo. Al final del día, pueden sentirse como la peor persona del planeta, abrumados por las dudas y el miedo agobiantes, distanciándose de quienes los rodean.

Estimular la autoestima

Según el médico de salud de la comunidad Collin Lynn con sede en Redding, California, es vital mantener una buena autoestima. “Es como un imán. Si conoces tu propósito y tienes buena autoestima, puedes usar ese imán para cambiar el mundo de una mejor manera», dijo el Dr. Lynn. 

Lynn ha descubierto que los pacientes con una buena autoestima controlan mejor su salud, mientras que los que tienen problemas con ella no son «incumplidores», sino que simplemente no sienten que tengan el control de su salud.

Lo importante de la autoestima es que no debe confundirse con el narcisismo, no debe fingir ni exagerar su valor. Según el Dr. Lynn, los que aman jactarse de sí mismos son a menudo los que tienen baja autoestima en primer lugar, ocultando sus sentimientos al ser valientes y poderosos. 

Entonces, ¿cómo promovemos una mejor autoestima?

Diálogo interno positivo

Para empezar, podemos utilizar el diálogo interno positivo para aliviar la ansiedad y el estrés; para afirmarnos mejor ante la negatividad. 

Un estudio de 2020 para Nature Communications basado en 184 participantes mostró que una persona tiene un promedio de 6.200 pensamientos en la cabeza por día, lo que podría significar que nos decimos constantemente si lo haremos bien o mal en el trabajo de un día. 

Lo que pasa en tu cabeza sí importa de forma significativa. El Dr. Lynn, un antiguo perfeccionista, incluso notó que su propia autoestima mejoraba cuando empezó a asegurarse a sí mismo de la misma manera que animaba a sus hijos, soltando su rabia por el fracaso diciéndose a sí mismo: «Está bien».

Cuando se involucre en el diálogo interno, no se culpe a sí mismo ni a los demás por sus errores; en cambio, dígase a sí mismo que puede levantarse de ellos. 

Para resolver un problema, debe conocer los patrones que podrían afectar su situación. Puede llevar un diario y escribir cómo se siente consigo mismo para tener una mejor idea de cómo superar sus frustraciones.

Algunas personas tienden a sacar conclusiones precipitadas. Manténgase abierto a todas las posibilidades y evite restringirse con ‘declaraciones de deber’. También es importante evitar etiquetar o etiquetar incorrectamente a usted mismo o a los demás, lo que genera puntos de vista unidimensionales.

Si se asegura a sí mismo de que estará bien cuando las cosas no vayan bien y agradece los diferentes resultados, puede volverse más fuerte y evitar que un ataque de pánico afecte su salud.

Esfuerzo por los resultados

A veces, no se trata del resultado de un viaje; es el viaje en sí lo que es importante.

En su libro, El precio del privilegio: cómo la presión de los padres y la ventaja material están creando una generación de niños descontentos e infelices, la psicóloga Madeline Levine dice que aplaudir los logros de un niño puede afectar negativamente su autoestima y que deben complementarse por el trabajo que pusieron para llevarlos allí.

Levine dijo que si seguimos alabando a alguien por lo que se le da bien, no estará dispuesto a probar cosas nuevas. Al cambiar los elogios, felicitándolos por su arduo trabajo, pueden sentirse mejor acerca de lo que podrían hacer en otros campos fuera de su zona de confort.

Mente y cuerpo como uno

Nuestro cuerpo y mente están vinculados, por lo que es importante mantener la autoestima en un nivel alto para garantizar que nuestro cuerpo se sienta empujado a hacer lo que deseamos. 

Para aumentar la autoestima, Robin Miller sugiere probar la terapia cognitivo-conductual para ayudar a reducir el diálogo interno y el pensamiento negativos. Una mujer escribió un diario sobre lo bien que se sentía en su camino hacia la superación de la obesidad. 

Al sentirse bien con el trabajo que hizo, su autoestima mejoró paso a paso, abriendo las puertas a más opciones hacia un mejor estilo de vida.

Autocompasión

Si bien puede ser fácil encontrar compasión en los demás, a veces es difícil tener compasión con uno mismo. Cuando nos volvemos vulnerables a nuestras propias inseguridades y tensiones, somos nuestros propios peores críticos.

Sin embargo, podemos encontrar la fuerza para la autocompasión recordando la importancia de la bondad con uno mismo (reconocer que el fracaso forma parte de nuestras vidas), la humanidad común (no somos los únicos que se enfrentan a estos problemas) y la atención plena (ser conscientes de nuestras emociones negativas sin sobreexpresarlas).

Para practicar la autocompasión, imagina cómo hablarías con un buen amigo y aplícalo a ti mismo. Además, puede tomarse las cosas con calma y examinar el pasado para tener una mejor idea de sus problemas. Si bien es bueno cuidar de los demás, no olvides cuidarte a ti mismo también.

Si bien es comprensible sentir que hemos fallado cuando no podemos hacer lo correcto, debemos recordar que no es el fin del mundo. Mientras nos esforzamos por superar nuestros problemas, podemos hacerlo mejor la próxima vez y ser mejores nosotros mismos. Da un paso atrás y toma conciencia de tus defectos y trabaja para reemplazar la negatividad con la positividad para que puedas recuperar la fuerza que necesitas para enfrentarte al mundo.