Verdad, Inspiración, Esperanza

El confinamiento “cero COVID” en Shanghái agrava el dilema político de Xi

Larry Ong es analista senior de SinoInsider, una consultora de riesgos con sede en Nueva York que se centra en la política de élite china.
Published: 6 de abril de 2022
Los trabajadores, con equipo de protección, se paran junto al acceso de un hotel en el Bund, en el área de Puxi que estará cerrado desde el 1 de abril, en Shanghái el 31 de marzo de 2022. (Imagen: Hector RETAMAL/RETAMAL/AFP vía Getty Imágenes)

Análisis de noticias

En los dos últimos años, ciudades y provincias enteras de China aplicaron confinamientos «cero COVID», económica y socialmente destructivos, y otras medidas de control para aplastar el virus. Shanghai, sin embargo, se aferró a una respuesta más suave de «prevención epidémica precisa» para mantener los casos bajos.

Hasta que la cepa Omicron llegó a Shanghái a principios de marzo de 2022, las autoridades de la ciudad habían mantenido a raya el COVID-19 con medidas específicas, preservando al mismo tiempo una actividad económica y de vida relativamente normal. Los expertos sanitarios de Shanghai se mantuvieron firmes cuando los casos aumentaron. Zhang Wenhong, especialista en enfermedades infecciosas y jefe del Equipo de Expertos en Tratamiento Médico de COVID-19 de Shanghái, argumentó en una entrada de blog del 24 de marzo que mantener la vida normal es tan importante como aplicar el llamado «COVID dinámico cero».

Zhang añadió que hay que abandonar la mentalidad de «luchar contra el virus sin importar el coste», así como las respuestas «de talle único». El 26 de marzo, Wu Fan, experto del grupo de trabajo COVID-19 de Shanghai, descartó el bloqueo de la ciudad porque «Shanghai no es sólo el hogar de los residentes de Shanghai», sino que desempeña un «importante papel en el desarrollo económico y social nacional e incluso afecta a la economía mundial».

El «Cero-COVID» llega a Shanghái

Sin embargo, las autoridades de Shanghái se apresuraron a tomar la dirección contraria a la que propugnan sus expertos. La mitad oriental de la ciudad entró en confinamiento total el 28 de marzo, seguida de la mitad occidental el 31 de marzo. En una reunión de prevención y control de la epidemia dirigida a los principales cuadros de la ciudad el 30 de marzo, el secretario del Partido de Shanghái, Li Qiang, anunció que se aplicarían «medidas integrales de prevención y control» para llevar a la ciudad a «cero-COVID» lo antes posible.

LEE MÁS:

Zhang Wenhong, un destacado médico chino que apoya medidas más relajadas y específicas para manejar el COVID-19, fue dejado de lado. (Imagen: captura de pantalla a través de Reuters)

No cabe duda de que Li pretendía ceñirse a la política del gobierno central y salvar sus logros políticos al pivotar directamente hacia el «COVID cero» y abandonar la «prevención precisa de la epidemia». Con 36.000 casos en Shanghái el 31 de marzo, es decir, más de un tercio de todos los casos de China, Li habría sentido comprensiblemente la necesidad de cambiar la política para obtener resultados. Sin embargo, el impacto social y económico resultante del confinamiento sugiere que Li Qiang no hizo más que cavar un agujero más profundo para sí mismo y para su patrón político Xi Jinping.

Los confinamientos en China provocaron crisis humanitarias, con la primera de ellas en Wuhan. El suministro de alimentos y medicamentos se convierte rápidamente en un problema para millones de residentes, dado que los confinamientos suelen aplicarse con muy poca antelación. Los hospitales y las instalaciones de cuarentena se han visto desbordados, en detrimento de los infectados, los contactos cercanos y el personal médico. A medida que se prolongan las medidas de la pandemia, las personas que necesitan tratamiento médico para otras dolencias se ven afectadas en mayor o menor medida, ya que se les dificulta el acceso a las instalaciones médicas.

Desastre humanitario, malestar popular

La información difundida en Internet por los habitantes de Shanghai y otros internautas chinos indica que el confinamiento de la ciudad está haciendo mella en la población local, como ya ocurrió en otros lugares. Los lugareños compartieron historias de pesadilla sobre personas sanas e infectadas puestas en cuarentena juntas en instalaciones improvisadas, ancianos que viven solos muriendo de hambre en sus casas cuando se quedan sin comida, y personas que se suicidan porque no pueden soportar la presión del confinamiento.

Las dificultades para buscar tratamiento para otras enfermedades condujeron a la tragedia, como el caso de una enfermera del Hospital del Este de Shanghai que necesitaba atención médica de urgencia por un ataque de asma repentino, fue a su hospital, pero estaba cerrado para la desinfección de COVID. Su familia fue desviada a otro, pero ya era demasiado tarde y la enfermera murió.

COBERTURA ANTERIOR

Un trabajador con una insignia que lo identifica como «miembro de la vanguardia del Partido» otros y voluntarios gesticulan y miran en un recinto donde los residentes son sometidos a pruebas de COVID-19 durante la segunda etapa de un confinamiento por pandemia en el distrito de Jing’ an en Shanghai el 1 de abril de 2022. (Imagen: HECTOR RETAMAL/AFP vía Getty Images)

El celo de las autoridades de Shanghái en la búsqueda del «COVID cero» también dio lugar a un controvertido protocolo de aislamiento que atrajo la condena local y la atención internacional. Los niños COVID positivos en Shanghai fueron separados de sus padres y colocados en instalaciones de cuarentena separadas. Los vídeos y las fotos que circularon por Internet mostraban a numerosos niños de corta edad, e incluso a bebés, alojados en instalaciones con una supervisión adulta mínima o nula.

En las redes sociales se vieron videos de una sala de aislamiento con ocho niños y ningún adulto, mientras que otros afirman que se separaba a los bebés lactantes de tres meses de sus madres. Diplomáticos occidentales de más de 30 países escribieron posteriormente al Ministerio de Asuntos Exteriores de la República Popular China solicitando que no se separara a los niños de sus padres.

Las duras condiciones de confinamiento en Shanghai han provocado desde entonces varias protestas y huelgas a pequeña escala. Las brutales condiciones del Hospital de Ancianos de Donghai, en Shanghai, llevaron a algunos trabajadores médicos a declararse en huelga y a exponer a los medios de comunicación occidentales la muerte de al menos 100 pacientes. Los residentes de la comunidad de Haitangyuan, en el distrito de Pudong de Shanghái, salieron a la calle después de que los funcionarios de seguridad pública locales impidieran la entrada de los repartidores de alimentos a la comunidad. Los medios de comunicación chinos en el extranjero informaron que, aunque algunas personas fueron detenidas, la policía no consiguió llevarse a los líderes de la protesta debido a la fuerte oposición de los residentes.

Las autoridades locales intensificaron las medidas para «mantener la estabilidad». Las fotos que circulan por Internet muestran a personas con trajes de protección con los caracteres de «milicia» en la espalda. Un memorando interno del Partido del 30 de marzo, filtrado por los internautas, instaba a todos los miembros y cuadros del Partido a hacer bien su trabajo o ser despedidos, y daba instrucciones a los funcionarios de seguridad pública para que se situaran en la entrada de los grandes supermercados y mercados para evitar que los 26 millones de residentes de la ciudad hicieran compras por pánico después de que entrara en vigor el confinamiento del 31 de marzo.

Aun así, han aparecido vídeos de personas que salen de sus recintos para comprar comida, lo que sugiere que el gobierno de Shanghai está luchando por controlar tanto el virus como la sociedad.

Impacto económico masivo

Gente posando para una foto junto a un Bund vacío en Shanghái. Se espera que el reciente bloqueo “cero-COVID” en la ciudad de 26 millones reduzca la economía china en varios por ciento. (Imagen: VIVIAN LIN/AFP vía Getty Images)

Dada la importancia de Shanghái como gran centro de negocios y finanzas, se espera que el cierre de la ciudad tenga un grave impacto en la economía local y nacional.

Los economistas de Morgan Stanley rebajaron su previsión de crecimiento del PIB de China en 2022 al 4,6% desde el 5,1% del 1 de abril, al considerar la «estricta adhesión» al «cero-COVID», mientras que los economistas de Citigroup señalan que el crecimiento de China en el segundo trimestre podría caer hasta un 0,9%.

RELACIONADO:

Los economistas de la Universidad China de Hong Kong que analizaron el movimiento de camiones en todo el país estimaron que los confinamientos «cero-COVID» podrían costar al país al menos 46.000 millones de dólares al mes, o el 3,1% del PIB. Además, estimaron que el confinamiento de Shanghái reduciría el PIB de China en un 4%.

Los datos económicos oficiales de China y la retórica del gobierno desde finales de 2021 insinúan una notable desaceleración económica y una próxima recesión. Los signos de deterioro económico han seguido apareciendo, incluyendo los índices de gerentes de compras (PMI) manufactureros y no manufactureros que cayeron en contracción en febrero, la primera contracción simultánea desde el brote de Wuhan en 2020.

Beijing ya está luchando contra los «efectos de contagio» de la guerra entre Rusia y Ucrania, la crisis de la deuda inmobiliaria china, el contagio financiero, la indecisión y la retirada de los inversores por las medidas de represión y el endurecimiento del escrutinio extranjero de las empresas chinas que cotizan en el extranjero, y la subida de los tipos de interés en Estados Unidos. Al presionar con el enfoque «cero-COVID» en Shanghái, los dirigentes de Xi no hacen más que exacerbar la espiral económica descendente de China.

Problemas políticos

Esta espiral descendente es casi totalmente autoinfligida, pero Xi no puede permitirse el lujo de desviarse de su política de «cero COVID», dado que se ha convertido en una parte clave de su legado político.

Xi Jinping, Presidente de China, saluda durante la Ceremonia de Clausura del noveno día de los Juegos Paralímpicos de Invierno 2022 en el Estadio Nacional de Beijing el 13 de marzo de 2022 en Beijing, China. (Imagen: Yifan Ding/Getty Images para el Comité Paralímpico Internacional)

Dar pasos hacia atrás ahora equivaldría a reconocer el fracaso, y Xi sufriría una pérdida crucial de quan wei (un término mandarín que significa «autoridad y prestigio») antes del 20º Congreso del Partido, cuando se postula para un tercer mandato. Por tanto, a Xi no le queda más remedio que redoblar la apuesta por el «Cero-COVID», fingir que funciona y acallar las voces discordantes.

Y mientras la postura de Beijing sea inflexible, el jefe del Partido en Shanghái, Li Qiang, no tiene ningún incentivo para volver a tomar medidas más suaves de prevención y control de epidemias como las recomendadas por el médico chino Zhang Wenhong, porque ser «políticamente correcto» es primordial para la seguridad del empleo y la promoción en el régimen del PCCh.

Sin embargo, ceñirse a «cero-COVID» también significa aceptar y empeorar los problemas sociales y económicos que conlleva. Los habitantes de Shanghai se han dado cuenta de que las autoridades locales están más interesadas en preservar sus intereses políticos que en tratar el virus con eficacia. Una grabación filtrada entre un funcionario del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China y un residente reveló que la respuesta del gobierno local ante el COVID está impulsada políticamente y hace caso omiso de las recomendaciones de los profesionales sanitarios.

Las crecientes crisis sociales y económicas en Shanghái y en otros lugares de China terminarán reflejándose en problemas políticos, especialmente cuando muchos miembros de la élite del Partido, cuyos intereses se han visto perjudicados por el liderazgo de Xi, se vean incentivados a obstruir y oponerse a su gobierno. Encerrado en este círculo vicioso, Xi Jinping encontrará que su apuesta por un tercer mandato al frente del régimen es una batalla cuesta arriba.

Larry Ong es analista senior de la consultora de riesgo político SinoInsider, con sede en Nueva York. Formó parte del equipo de SinoInsider que pronosticó el 19º Congreso del Partido y los cambios de personal de las Dos Sesiones de 2018 con un alto grado de precisión.