Verdad, Inspiración, Esperanza

En 2022, se espera que la economía de China empeore aún más

Larry Ong es analista senior de SinoInsider, una consultora de riesgos con sede en Nueva York que se centra en la política de élite china.
Published: 2 de abril de 2022
na mujer trabaja en una línea de montaje que produce altavoces en una fábrica en Fuyang, en la provincia oriental china de Anhui, el 30 de noviembre de 2021. (Imagen: STR/AFP a través de Getty Images)

Un factor importante -entre otros muchos- es la crisis de la deuda de China Evergrande y los crecientes problemas de endeudamiento del sector inmobiliario en su conjunto.

La Oficina Nacional de Estadísticas de China (NBS) anunció el 17 de enero que la economía creció un 8,1 por ciento en 2021 con respecto al año anterior. Sobre el papel, la cifra parecía impresionante, superando la previsión del 8 por ciento y el objetivo del gobierno de superar el 6 por ciento. El PIB de China en 2021 también creció al ritmo más rápido desde 2011.

Sin embargo, un desglose de los datos muestra que la economía china se está deteriorando y se dirige a más problemas este año. El crecimiento del cuarto trimestre de 2021 fue de solo el 4%, y los datos intertrimestrales (primer trimestre: 18,3%; segundo trimestre: 7,9%; tercer trimestre: 4,9%) reflejan una clara desaceleración. Las inversiones y el consumo, dos de los motores de crecimiento de la «troika» china, también mostraron debilidad.

Inversiones

La inversión china en activos fijos (excluyendo a los hogares rurales) creció un 4,9% en el periodo enero-diciembre hasta alcanzar los 54,455 billones de yuanes. Sin embargo, el crecimiento de las inversiones disminuyó notablemente a lo largo del año, pasando de un aumento del 35 por ciento durante el periodo enero-febrero a menos del 10 por ciento a partir de agosto.

RELACIONADO:

Complejo de viviendas del desarrollador inmobiliario chino Evergrande en Beijing el 8 de diciembre de 2021. (Imagen: NOEL CELIS/AFP a través de Getty Images)

Un factor importante de la contracción de las inversiones es la crisis de la deuda de China Evergrande y los crecientes problemas de endeudamiento del sector inmobiliario en su conjunto. Las inversiones inmobiliarias sólo crecieron un 4,4 por ciento en todo el año, frente al aumento del 38,3 por ciento en el periodo enero-febrero. Las ventas de viviendas comerciales también aumentaron sólo un 4,8 por ciento en todo el año, por debajo del crecimiento del 133,4 por ciento de principios de 2021.

Las inversiones siguen decreciendo en China, y parece que van a seguir bajando en 2022 a medida que se extiende el contagio financiero con el empeoramiento de la crisis de la deuda del sector inmobiliario y el descenso de las ventas de propiedades. Esto ha conducido a una menor compra de terrenos y a la reducción de los ingresos de los gobiernos locales, lo que a su vez obligó a estos últimos a recortar los sueldos de los funcionarios, las primas y otras prebendas. Salvo un improbable cambio de circunstancias, este círculo vicioso continuará, con consecuencias nefastas.

El deterioro de la economía china y las medidas reguladoras podrían afectar también a las inversiones extranjeras. En agosto de 2021, el conglomerado japonés SoftBank anunció que ponía en pausa sus inversiones en China a raíz de las medidas reguladoras; Beijing había puesto en el punto de mira a gigantes tecnológicos chinos como Didi Chuxing y Ant Group, así como a la enseñanza privada y a la industria de los videojuegos. En noviembre, SoftBank informó de pérdidas de activos netos de unos 54.000 millones de dólares en tres meses debido a las medidas reguladoras en China.

Consumo

Los datos de la NBS mostraron que las ventas al por menor crecieron un 12,5% con respecto a hace un año en 2021, hasta los 44,082 billones de yuanes. Sin embargo, al igual que en el caso de las inversiones, el crecimiento de las ventas minoristas se desplomó a lo largo del año, pasando de más del 30% a principios de año a un solo dígito en julio, por debajo del 5% en agosto y hasta el 1,7% en diciembre.

Son varios los factores que explican la constante caída de las cifras de consumo. El más importante es que la política de «cero-COVID» de los dirigentes de Xi Jinping está dificultando la apertura de las empresas. Cerca de 4,37 millones de microempresas y pequeñas empresas de la China continental cerraron definitivamente en los primeros 11 meses de 2021, es decir, más del triple del número de nuevas empresas registradas en el mismo periodo; las empresas privadas representan tres quintas partes de la producción y cuatro quintas partes del empleo urbano en China. Las empresas cerradas o suspendidas afectan al empleo y a los salarios, lo que a su vez repercute en la capacidad de consumo del pueblo chino.

LEE MÁS:

Una mujer que usa una máscara facial como medida preventiva contra el coronavirus Covid-19 ingresa a un centro comercial después de mostrar su código de salud en Wuhan, provincia central china de Hubei, el 22 de enero de 2021. (Imagen: HECTOR RETAMAL/AFP a través de Getty Images)

La política de «cero-COVID» de Beijing también afectó al tráfico de pasajeros, otro componente crucial para el consumo. El Índice de Servicios de Transporte de China (CTSI) se situó en 85,3 puntos en diciembre de 2021, lo que supone un descenso interanual del 30,1% y una media de dos años del 28%. En noviembre se registró el menor tráfico de pasajeros del año, con 71,7 puntos, un 43,5% menos que un año antes.

El consumo se vio afectado por el rápido aumento de la inflación. Oficialmente, el índice de precios al consumo de China creció un 0,9 por ciento en 2021, siendo los precios del cerdo los principales responsables (-30,3 por ciento). Sin embargo, los ciudadanos chinos han estado quejándose de la inflación durante todo el año en las redes sociales, con distinta intensidad según el lugar. Mientras tanto, la diferencia de casi un 10 por ciento entre el índice de precios al consumo y el índice de precios al productor (10,3 por ciento) indica que la inflación está aumentando más lentamente que los costes de fabricación, lo que refleja la disminución del poder de consumo.

Otros factores que afectan al consumo son la creciente popularidad del «flatismo» entre los jóvenes, las medidas reguladoras que provocan despidos y la disminución de la población. Según las últimas cifras de la NBS, en 2021 sólo hubo 10,62 millones de nacimientos en China, un descenso del 11,5% respecto a 2020 y un mínimo histórico de 7,52 nacimientos por mil. Con una tasa de mortalidad nacional de 7,18 por mil, la tasa de crecimiento de la población de China fue de sólo 0,34 por mil, cifras sombrías para un régimen que emprende una campaña desesperada para desactivar la bomba de relojería demográfica.

Exportaciones

Esta foto aérea tomada el 7 de diciembre de 2021 muestra contenedores apilados en un puerto de Lianyungang, en la provincia oriental china de Jiangsu. (Imagen: STR/AFP vía Getty Images)

El único punto brillante en la «troika» impulsora del crecimiento de China fueron las exportaciones. Las exportaciones crecieron un 21,2% en 2021 hasta alcanzar los 217,348 billones de yuanes, mientras que el superávit comercial de 43,687 billones de yuanes fue el más alto desde 2015. La principal razón de las fuertes cifras de exportación de China fue la creciente demanda de productos manufacturados en los países occidentales, junto con la reducción de la capacidad de producción mundial, especialmente en países como India y Vietnam, debido a la pandemia de coronavirus.

Sin embargo, el PCCh no se benefició tanto como debería. Las fluctuaciones y diferencias de los tipos de cambio (el renminbi se apreció un 2,62% en 2021), la subida de los precios de la energía y de las materias primas, así como las tarifas de los fletes, y los atascos portuarios afectaron a las exportaciones en 2021, y la situación empeorará en 2022 mientras se mantengan las políticas contra la pandemia. Además, las pequeñas y medianas empresas chinas son cada vez más recelosas a la hora de aceptar pedidos para no sufrir pérdidas cada vez mayores; muchas aceptan pedidos deficitarios para no perder clientes y conservar futuros canales de negocio.

Los «siete desafíos»

La retórica reciente del PCCh revela su grave preocupación por la economía china y presagia tiempos difíciles.

El pasado diciembre, el portavoz estatal Xinhua mencionó la palabra «estabilidad» 25 veces en su informe sobre la Conferencia Central de Trabajo Económico. La reunión subrayó que el trabajo económico en 2022 debe ser «estable, constante y progresivo», y que todos los departamentos deben asumir la responsabilidad de la «estabilidad macroeconómica».

El 16 de enero, el secretario general de la Comisión Central de Asuntos Políticos y Legales, Chen Yixin, advirtió que las presiones externas eran uno de los «siete» desafíos que enfrenta el régimen este año. Chen describió el entorno inflacionista mundial como una «gran presión externa», los riesgos de seguridad política como «grandes peligros ocultos» y los riesgos económicos y financieros como «grandes riesgos con repercusiones».

Larry Ong es analista senior de la consultora de riesgo político SinoInsider, con sede en Nueva York. Formó parte del equipo de SinoInsider que pronosticó el 19º Congreso del Partido y las remodelaciones de personal de las Dos Sesiones de 2018 con un alto grado de precisión.