Verdad, Inspiración, Esperanza

3 puntos clave de las reuniones de las «dos sesiones» de China de este año

Larry Ong es analista senior de SinoInsider, una consultora de riesgos con sede en Nueva York que se centra en la política de élite china.
Published: 15 de marzo de 2022
Soldados chinos marchan frente al Gran Salón del Pueblo, sede de la próxima reunión anual de la Asamblea Popular Nacional, en Beijing el 3 de marzo de 2021. (Imagen: GREG BAKER/AFP vía Getty Images)

Los delegados del órgano legislativo y consultivo de la República Popular China (RPC) se reunieron en Beijing para celebrar las «dos sesiones» anuales en marzo. En las reuniones de una semana de duración de la Asamblea Popular Nacional y la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, los altos funcionarios presentaron los informes de trabajo del año anterior y expusieron los objetivos políticos y de trabajo para 2022.

Las observaciones, los informes de trabajo, la propaganda, las políticas y los datos publicados en las dos sesiones, que se celebraron del 4 al 11 de marzo, revelan un régimen que lucha por mantener la cabeza fuera del agua en medio de olas de crisis.

A continuación se exponen tres conclusiones importantes de las reuniones.

1. El «mantenimiento de la estabilidad» del régimen se intensificará a medida que aumenten los problemas internos

Los diversos informes de trabajo afirmaron indirectamente lo que los datos económicos oficiales estaban indicando desde hace tiempo: un rápido deterioro económico. El desarrollo económico de China se enfrenta a la «triple presión de la disminución de la demanda, la interrupción de la oferta y bajas expectativas», dijo el primer ministro Li Keqiang en su informe de trabajo del gobierno. Tras pedir al gobierno que asegure los llamados «seis establos», «seis garantías», y mejore la vida de la gente, Li anunció un objetivo de crecimiento del PIB de sólo el 5,5%, el más bajo en 30 años.

Por otra parte, el informe de trabajo del Tribunal Popular Supremo señaló 13.000 casos de quiebra que implicaban 2,3 billones de yuanes en reclamaciones en 2021, otra señal de problemas económicos.

Los problemas alimentarios también se insinuaron durante las Dos Sesiones. El informe de trabajo de Li Keqiang pidió a todos los gobiernos locales que «asuman la responsabilidad de salvaguardar la seguridad alimentaria de China» y garantizar que «la ‘bolsa de arroz’ y la ‘cesta de verduras’ del país estén bien llenas» para que el régimen tenga «un suministro de alimentos seguro para más de 1.400 millones de chinos».

El primer ministro chino, Li Keqiang, aparece en las pantallas del centro de prensa mientras habla desde el interior del Gran Salón del Pueblo, durante su conferencia de prensa anual al final de las reuniones políticas de las Dos Sesiones, el 11 de marzo de 2022 en Beijing, China. (Imagen: Andrea Verdelli/Getty Images)

Las declaraciones del ministro de Agricultura y Asuntos Rurales, Tang Renjian, a los periodistas, un día después de que Li presentara su informe de trabajo, sugirieron que el régimen podría enfrentarse a la escasez de alimentos si no se resuelven los problemas de suministro. La cosecha de trigo de invierno de China en 2021 podría ser la «peor de la historia» porque las fuertes lluvias retrasaron la siembra de aproximadamente un tercio de la superficie normal de trigo, dijo Tang. Y añadió: «La producción de grano de este año se enfrenta a enormes dificultades».

Las Dos Sesiones revelaron, además, la preocupación de Beijing por el creciente enfado ante diversas cuestiones sociales. Li Keqiang señaló en su informe de trabajo que «es necesario abordar muchas deficiencias en áreas importantes para la vida del pueblo», y que «las políticas sociales deben ceñirse a la línea de fondo de salvaguardar la vida del pueblo».

El informe de trabajo del Tribunal Popular Supremo dice que las agresiones sexuales y el tráfico de mujeres y niños serán castigados con severidad y que se reforzará la protección judicial, un guiño al incidente de la «mujer encadenada de Xuzhou» que estalló a fines de enero y provocó un tremendo revuelo público y peticiones de responsabilidades. Sin duda, Beijing es consciente de que debe, al menos, reconocer los problemas de la sociedad y aparentar que los aborda, para que su legitimidad política no se erosione en un territorio peligroso.

El mal desempeño de los funcionarios fue otro de los problemas expuestos en las Dos Sesiones. Li Keqiang señaló en su informe las «deficiencias en el trabajo gubernamental», entre las que se encuentran el «formalismo y el burocratismo» de los funcionarios, el «alejamiento de la realidad» y la actuación en contra de la voluntad pública, y la adopción por parte de los gobiernos locales de enfoques «de talla única» o «de campaña» en la aplicación de las políticas.

LEE MÁS:
El primer ministro chino Li Keqiang dimitirá en medio de la lucha de Xi por un tercer mandato este otoño

El informe de Li también criticó a los funcionarios por haber «eludido sus responsabilidades, no haber hecho su trabajo o haberse comportado de forma irresponsable», y algunos fueron negligentes en sus deberes al ignorar graves infracciones de los derechos e intereses del pueblo. «La corrupción sigue siendo un problema común en algunos sectores», añadió.

Los numerosos problemas internos puestos de manifiesto durante las Dos Sesiones están obligando al Partido Comunista Chino (PCCh) a centrarse este año en el «mantenimiento de la estabilidad» para evitar que la situación se descontrole. El informe de trabajo de Li Keqiang instó al gobierno a «mantener un rendimiento macroeconómico estable, mantener los principales indicadores económicos dentro de un rango razonable y mantener la estabilidad social general».

Y al dirigirse a las delegaciones del Ejército Popular de Liberación (EPL) y de la Policía Armada del Pueblo el 7 de marzo, Xi Jinping dijo que los militares deben estar preparados para «ayudar a los gobiernos locales a mantener la estabilidad social general, hacer frente a diversas emergencias de manera oportuna y eficaz, mantener la seguridad y la estabilidad nacionales y completar las diversas tareas que les asignen el Partido y el pueblo».

2. Las presiones geopolíticas amenazan la seguridad del PCCh

Beijing ha estado navegando en un entorno geopolítico cada vez más hostil desde que su agenda de dominación global quedó expuesta durante los años de Trump. La adhesión del PCCh a la diplomacia del «guerrero lobo», los flagrantes abusos de los derechos humanos en Xinjiang y el pisoteo de las libertades de Hong Kong hicieron que los países siguieran presionando a la RPC después de que el presidente Donald Trump dejara el cargo.

La presión internacional contra China aumentó justo antes de las Dos Sesiones por el continuo apoyo de Beijing a Moscú después de que Rusia invadiera Ucrania el 24 de febrero. Mientras tanto, el impacto de la pandemia de coronavirus y los confinamientos gubernamentales en la economía mundial están contribuyendo a los vientos en contra de la economía china.

El presidente chino Xi Jinping, en la parte inferior, es aplaudido por miembros del gobierno a su llegada a la sesión de clausura de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh) en el Gran Salón del Pueblo el 10 de marzo de 2022 en Beijing, China. (Imagen: Kevin Frayer/Getty Images)

Li Keqiang señaló en su informe de trabajo gubernamental que el entorno exterior de la RPC es «cada vez más volátil, grave e incierto». Las «complicadas y desafiantes circunstancias tanto dentro como fuera de China, así como los numerosos riesgos y desafíos», amenazan la seguridad del régimen. Li añadió que la pandemia del COVID-19 hizo que la recuperación económica mundial «careciera de impulso» en 2021, y que los precios de las materias primas «siguieran siendo altos y propensos a la fluctuación».

Los problemas globales también supusieron la «lenta» recuperación del consumo y la inversión, mayores dificultades para mantener un crecimiento constante de las exportaciones y un suministro «inadecuado» de recursos energéticos y materias primas» el año pasado. Además, muchas micro, pequeñas y medianas empresas y autónomos se enfrentan a problemas de producción y funcionamiento de los negocios, así como a la tarea «más formidable» de estabilizar el empleo.

Aunque Li no lo mencionó en su informe de trabajo, la guerra entre Rusia y Ucrania y las subidas de los tipos de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos empeorarán la situación económica de la RPC este año. Beijing también podría ver incrementada la presión mundial por su apoyo a Rusia y por su falta de voluntad en materia de cambio climático.

Sin embargo, Xi Jinping dejó claro durante las Dos Sesiones que las demandas internacionales sobre el clima no se impondrán a las prioridades nacionales. Al dirigirse a la delegación de Mongolia Interior el 5 de marzo, Xi dijo: «La transición ecológica es un proceso, no algo puntual… Ser rico en carbón y pobre en petróleo y gas es la situación energética de China, y es difícil hacer cambios fundamentales de la estructura energética basada en el carbón a corto plazo».

El dirigente chino añadió que el régimen debe «garantizar también la seguridad de la energía, los alimentos y las cadenas industriales y de suministro, así como la vida y el trabajo normales» del pueblo chino. «No podemos desvincularnos de la realidad… No podemos descartar lo que nos alimenta ahora mientras lo que nos alimentará después aún no está a nuestro alcance», dijo.

3. El PCCh resta importancia a sus ambiciones de «reunificación» de Taiwán

En las Dos Sesiones, el PCCh suavizó su retórica sobre la reunificación con Taiwán tras años de agresividad «guerrera» sobre el tema.

El informe de trabajo del gobierno de Li Keqiang sólo dedicó un párrafo a Taiwán en el que pedía «el crecimiento pacífico de las relaciones a través del Estrecho de Taiwán y la reunificación de China». El párrafo no contenía las mismas frases combativas como «no comprometerse a renunciar al uso de la fuerza» que se lanzaron en los últimos años.

Un caza chino Su-27 Flanker sobrevuela el aeródromo de Anshan, China, el 24 de marzo de 2007. (Imagen: foto del Departamento de Defensa por el sargento D. Myles Cullen)

Wang Yang, jefe de la CCPPCh y jefe adjunto del Grupo Directivo Central para Asuntos de Taiwán, tocó ligeramente el tema de Taiwán en su informe de trabajo al repasar los foros a través del estrecho del órgano de asesoramiento político en 2021 y al llamar a «fortalecer la gran unidad de los hijos e hijas de China en su lucha».

La mención de Taiwán en su informe por parte del jefe del CNP, Li Zhanshu, se limitó a aclarar la «posición solemne de China» y el «compromiso en la lucha» sobre una serie de cuestiones, incluida Taiwán, en las conversaciones con organizaciones legislativas extranjeras.

Xi Jinping instó a los militares y a la policía armada a «luchar, prepararse y construir» y a tener «preparación para la guerra» durante las dos sesiones. Sin embargo, Xi hizo estos comentarios al abordar también la estabilidad interna, lo que sugiere que su llamamiento a la «preparación para la guerra» está probablemente más enfocado hacia el interior que hacia el exterior.

El presupuesto de defensa para 2022 presentado en las Dos Sesiones también sugiere que el liderazgo de Xi no está interesado en una invasión a Taiwán. El presupuesto de defensa de 1,45 billones de yuanes (unos 230.160 millones de dólares) supuso un aumento del 7,1 por ciento respecto al año anterior, una tasa de crecimiento mayor que el 6,8 por ciento de 2021 y el 6,6 por ciento de 2020. Sin embargo, al tener en cuenta el aumento de la inflación y la mayor asignación de fondos para mejorar el bienestar militar, Beijing parece querer mantener el gasto de defensa en los niveles actuales, en lugar de aumentar el gasto en preparación para la guerra.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!