Verdad, Inspiración, Esperanza

Hong Kong nombrará un nuevo líder en mayo después de que Carrie Lam se retire

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 5 de abril de 2022
Un hombre toma una foto desde un mirador junto al puerto de Victoria en Hong Kong el 25 de marzo de 2022. Después de que la jefa del Ejecutivo, Carrie Lam, anunciara que no optará a un segundo mandato en las próximas elecciones de mayo, el Consejo Electoral de Hong Kong, controlado por el PCC, se dispone a nombrar un nuevo líder. (Imagen: ISAAC LAWRENCE/AFP vía Getty Images)

Hong Kong nombrará un nuevo Jefe del Ejecutivo en mayo después de que Carrie Lam anunciara que no se presentará a un segundo mandato.

Lam reveló su decisión a la opinión pública durante una rueda de prensa sobre la Enfermedad del Coronavirus 2019 (COVID-19) programada regularmente el 3 de abril, en la que sus motivaciones declaradas para dejar el cargo se caracterizaron como «consideraciones familiares».

Lam también dijo que su salida había recibido la aprobación del Gobierno Popular Central en Beijing.

Las presiones del poder

En un artículo del 4 de abril, el South China Morning Post informó de que Lam dijo que su familia se había visto «algo afectada» desde que entró en el gobierno de Hong Kong en 2007.

Lam, que fue elegida por el Consejo Electoral pseudodemocrático de la ciudad en 2017, es más conocida por soportar el peso de ser la punta de lanza de los intentos del Consejo Legislativo de impulsar el tan denostado «proyecto de ley de extradición» en 2019.

El proyecto de ley de extradición habría dado lugar a que Hong Kong instalara un gobierno abierto del Partido Comunista Chino (PCCh), con residentes que se enfrentarían a la extradición a la parte continental para afrontar toda la fuerza de los infames sistemas disciplinarios del PCCh.

Después de que millones de ciudadanos salieran a las calles durante el famoso movimiento «El cielo eliminará al PCCh» (天滅中共) que se organizó en respuesta, meses de febriles protestas y disturbios dieron lugar a la retirada oficial del proyecto de ley a finales de octubre.

Cabe destacar que Lam no estuvo presente durante el anuncio.

En medio de las protestas, que acapararon la atención internacional, la Administración Trump impuso sanciones a 11 funcionarios de Hong Kong y del continente, entre ellos Carrie Lam.

En ese momento, Lam se mostró tajante y se jactó ante los medios locales de que ser sancionada era en realidad un «honor».

Lam también afirmó que no le afectaba la medida, que le impedía utilizar simplemente un banco chino parar las transacciones bancarias.

Debido a los riesgos que supone para el sistema financiero de China continental el hecho de que le corten el acceso a SWIFT por eludir las sanciones bajo la mirada de una Administración Trump de línea dura, Lam reveló que se limitaba a operar en efectivo, algo que, afortunadamente, afirmó poseer en abundancia.

«Estoy usando efectivo todos los días. Tengo montones de efectivo en casa: el Gobierno me paga el sueldo en efectivo porque no tengo cuenta bancaria», dijo durante una entrevista con el International Business Channel de Hong Kong.

En una segunda entrevista con la cadena estatal china CGTN, Lam admitió que las sanciones le causaban «inconvenientes» porque ya no podía utilizar tarjetas de crédito.

A sus pies

Un segundo artículo del 4 de abril del SCMP, titulado ¿Un legado truncado o una líder que cultivó su caída?, citaba a «observadores políticos» no identificados y a «varios veteranos pro-establishment» que describían la dimisión de Lam como algo «bastante esperado» y «un avance al retroceder».

SCMP, un medio en inglés del «poder blando» de Beijing, que frecuentemente telegrafía la posición de Beijing en temas clave, parafraseó a sus expertos explicando: «La medida le permitió minimizar el bochorno al que se habría enfrentado si Beijing no le diera luz verde para un segundo mandato tras no haber manejado adecuadamente el malestar social de 2019».

«Al fin y al cabo, no dependía de Lam la decisión de quedarse o marcharse», argumentaron.

Aunque SCMP se refirió a los expertos afirmando que el «talón de Aquiles» de Lam fue su gestión de la explosiva y fatal ola de COVID-19 de 2022 que llevó a Hong Kong a ser uno de los lugares más afectados de todo el mundo, también pusieron discretamente la culpa de los disturbios civiles de 2019 a sus pies.

«Durante un tiempo, parecía que tenía la intención de cortejar el apoyo de los residentes más jóvenes como parte de una promesa de campaña para sanar una ciudad dividida», afirmó el artículo.

«Pero esa promesa se fue al tacho cuando Lam insistió en febrero de 2019 en impulsar un controvertido proyecto de ley de extradición que habría permitido devolver a los fugitivos a través de la frontera con China continental».

Sucesor desconocido

Citando «fuentes», SCMP también pronosticó que el Secretario Jefe John Lee renunciaría el 6 de abril para entrar en la carrera por la Jefatura del Ejecutivo durante las elecciones del 8 de mayo.

El SCMP se mostró favorable a esta posibilidad. El medio de comunicación parafraseó a «analistas» para afirmar que el nombramiento de Lee como próximo Jefe del Ejecutivo «demostraría la preferencia de Beijing por un líder decisivo que pudiera abordar los problemas más arraigados y minimizar los riesgos para la seguridad nacional en medio de las crecientes tensiones entre China y Estados Unidos».

Lee fue promovido por Beijing de Secretario de Seguridad a Secretario Jefe, el puesto número dos de Hong Kong, en junio de 2021.

El entonces comisario de policía de Hong Kong, Chris Tang, fue ascendido para ocupar el puesto de Lee como secretario de Seguridad al mismo tiempo.

Ambos nombramientos fueron una aparente recompensa por su gestión de las protestas de 2019, que, junto con la anulación de la doctrina «Un país, dos sistemas» de la ciudad, anteriormente democrática, vio cómo una Ley de Seguridad Nacional (NSL) mucho más suave sustituía al proyecto de ley contra la extradición.

Tang y Lee fueron sancionados junto a Lam por la Administración Trump en 2019.

Aunque no se ha pronosticado ningún segundo contendiente para las elecciones del 8 de mayo, que se deciden por un Consejo Electoral de 1.462 puestos compuesto por activos políticos y nombramientos del sector empresarial, las elecciones de 2017 se vieron empañadas por una notable lucha de facciones que refleja el estado del PCCh.

En 2017, Epoch Times informó que la carrera estaba principalmente entre Lam, que contaba con el apoyo del antiguo miembro del Comité Permanente del Politburó (PSC) Zhang Dejiang, descrito como «el supervisor comunista de Hong Kong», y el antiguo secretario de Finanzas John Tsang.

Zhang fue identificado por Epoch Times en 2017 como miembro de la facción perteneciente al ex presidente Jiang Zemin, de 95 años.

Según «una fuente cercana a las discusiones en la cúpula de China», Epoch Times fue informado de que «las autoridades pertinentes» que representan a la facción del actual líder Xi Jinping habrían «admirado el trabajo» de Tsang y «están bien también» con el tercer contendiente Woo Kwok-hing.

Cuando se asentó el polvo, Lam ganó las elecciones con 777 votos de un Consejo Electoral compuesto previamente por 1.194 escaños.

En el marco de las reformas del sistema electoral de Hong Kong respaldadas por Xi, el Consejo Electoral no solo se amplió, sino que se modificó para incluir un amplio proceso de selección de candidatos al puesto de Jefe del Ejecutivo, con el fin de garantizar que solo ciertos «patriotas» leales puedan competir por el poder.

Una batalla por el control

Mientras Xi Jinping compite por obtener un tercer mandato sin precedentes como líder de China a finales de este año, una lucha de poder entre Xi y Jiang sigue caracterizando la política interna y geopolítica de China.

Para Jiang y su facción, todo gira en torno a la persecución de Falun Gong de casi 23 años de duración, ejecutada, y mantenida hasta hoy, bajo el edicto personal de Jiang.

Aunque la campaña anticorrupción de Xi despidió notablemente a múltiples leales a Jiang, los peces gordos de los cuales fueron los ex miembros del PSC Bo Xilai y Zhou Yongkang, la batalla se cobró recientemente una nueva cabeza cuando los medios de comunicación estatales anunciaron la expulsión del ex ministro de Justicia Fu Zhenghua el 31 de marzo.

Pero lo más destacable para Hong Kong es que, a pesar de la erosión de la antigua democracia de la ciudad bajo la campaña de la NSL, la persecución de Falun Gong se ha mantenido estrictamente dentro de las fronteras de China continental, sin que los centros de práctica del grupo ni su medio de comunicación Dajiyuan hayan sido objeto de las fuerzas del orden de Hong Kong.

Como afirmó la empresa de análisis de China SinoInsider en un artículo de julio de 2021, Xi destaca por no haber participado en la persecución de Falun Gong antes de llegar al poder en 2012, ni haber sido responsable de la continuación y exacerbación del genocidio y la represión durante su mandato como líder del PCCh.