Verdad, Inspiración, Esperanza

Informe Minghui: Una mirada en profundidad a los 20 años de persecución a Falun Gong en China

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 3 de marzo de 2022
Los 20 años de persecución de Falun Gong en China ofrece un relato exhaustivo de la persecución hasta 2019. Es el ganador de plata 2021 del premio anual Benjamin Franklin, otorgado por la Asociación de Editores de Libros Independientes (IBPA) en la categoría de no ficción. (Imagen: vía Minghui Publishing)

Han pasado más de dos décadas desde que el régimen chino comenzó su feroz persecución a Falun Gong, una fe popular arraigada en antiguas tradiciones de cultivación física y espiritual.

Publicado en 2020 por Minghui.org, Los 20 años de persecución de Falun Gong en China, lleva a los lectores a una completa odisea  para conocer la represión a la que se enfrentan los seguidores de Falun Gong en China, los esfuerzos de los practicantes de todo el mundo para contrarrestar la persecución, y cómo el Partido Comunista Chino (PCCh) ha extendido la persecución a otros países a través de la intimidación de líderes y empresas extranjeras.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una disciplina espiritual tradicional china practicada por decenas de millones de personas en China y en todo el mundo desde su introducción al público en 1992. 

Los practicantes de Falun Gong sostienen velas durante una vigilia con velas el 19 de julio de 2001 en Washington, DC para conmemorar el segundo aniversario de la represión del régimen chino contra la práctica. (Foto de Alex Wong a través de Getty Images)

La práctica, que hace hincapié en sus principios rectores de verdad, benevolencia y tolerancia, se centra en la mejora del carácter personal del practicante durante la vida cotidiana y en los conflictos interpersonales y sociales. La práctica ganó una enorme popularidad, obteniendo el apoyo de más de 100 millones de ciudadanos chinos, incluidos innumerables profesionales e incluso altos miembros del Partido Comunista. 

En julio de 1999, el PCCh inició una campaña masiva para erradicar la fe popular, encarcelando a millones de personas durante las décadas siguientes. Desde entonces, miles de practicantes de Falun Gong murieron a causa de la tortura y los abusos, y el número sigue aumentando. Muchos seguidores de Falun Gong también han sido objeto de acoso implacable, detenciones y encarcelamientos arbitrarios.

LEE MÁS:

Hombre que atacó a Falun Gong en Nueva York es arrestado y acusado de crimen de odio

Beijing sigue persiguiendo a muerte a destacados ciudadanos chinos por practicar Falun Gong

EE. UU. pide a Beijing que ponga fin a los ‘depravados abusos y maltratos contra Falun Gong’

Minghui, que documenta la persecución a Falun Gong, registró que 4365 practicantes fueron torturados hasta la muerte en el curso de la persecución. Sin embargo, basándose en los relatos de primera mano de quienes viven bajo el acoso perpetuo de las diversas organizaciones de seguridad del Partido, los adeptos a la práctica estiman que el número real de muertes es de cientos de miles, o incluso de millones.

Entre los torturados hasta la muerte, muchos eran profesionales destacados en su campo, como oficiales militares chinos, funcionarios del gobierno, investigadores, profesores universitarios, directores de banco, ingenieros, contables, abogados y médicos.

La campaña generalizada contra Falun Gong abarcó todos los aspectos de la sociedad china, desde la detención de miles de practicantes hasta las emisiones de propaganda durante las 24 horas del día que describían a Falun Gong como peligroso y tildaban la práctica de «culto maligno».

Desde entonces, los seguidores de Falun Gong se han enfrentado a todas las formas de represión, desde el despido de sus trabajos hasta la imposición de duras penas de prisión y la experimentación de torturas inimaginables, como la alimentación forzada, las palizas y las agresiones sexuales a manos de los guardias de la prisión y otros reclusos.

El libro, Los 20 años de persecución de Falun Gong en China, ofrece un relato exhaustivo de la persecución hasta 2019. Ha sido galardonado en 2021 con el premio anual Benjamin Franklin, otorgado por la Independent Book Publishers Association (IBPA) en la categoría de no ficción.

Perseguidos y asesinados por sus órganos

Además de sufrir torturas y abusos generalizados, los adeptos de Falun Gong también han sido objeto de ataques rutinarios y asesinados para obtener sus órganos en un inquietante comercio de trasplantes de órganos por valor de más de mil millones de dólares al año en China.

Según las conclusiones de la ONG con sede en el Reino Unido, el Tribunal de China, investigó «informes sobre miles de turistas de trasplantes que van a China a comprar órganos», y descubrió que la industria china de trasplantes, junto con otras pruebas, sugiere que el PCC está implicado en la extracción forzada de órganos y en la venta con fines de lucro de órganos de presos de conciencia asesinados.

Practicantes de Falun Gong muestran un acto ilegal de pagar por órganos humanos durante una protesta el 19 de abril de 2006 en Washington, DC, junto con la visita del entonces presidente chino Hu Jintao a los EE. UU. (Imagen: JIM WATSON/AFP a través de Getty Images)

Las principales víctimas del comercio de órganos son miembros de grupos detenidos arbitrariamente por el gobierno por motivos políticos, como los practicantes de Falun Gong, los tibetanos, los musulmanes uigures y los cristianos de la casa. Las conclusiones del Tribunal también revelaron que muchos hospitales chinos estatales y militares de todo el país han estado implicados en la extracción forzada de órganos llevada a cabo bajo la dirección del PCCh.

Aunque China ha tenido una industria de trasplantes de órganos durante décadas, el volumen de trasplantes aumentó exponencialmente a principios de la década de 2000, coincidiendo con el momento en que comenzó la persecución de Falun Gong. 

Aunque una investigación sobre el terreno en China es difícilmente posible debido a la estricta supervisión del régimen comunista, los investigadores han aportado un conjunto creciente de pruebas para verificar las afirmaciones, entre las que se incluyen el análisis estadístico de las crecientes cifras de trasplantes de órganos en China y los tiempos de espera extremadamente cortos cotejados con el subdesarrollado sistema de emparejamiento de órganos del país.

Según las conclusiones de la ONU, más de un millón de musulmanes uigures permanecen encarcelados en campos de concentración en zonas remotas del oeste de China. También continúa la extracción de órganos de practicantes de Falun Gong y otros presos de conciencia, ayudada en parte por productos farmacéuticos importados de Occidente.

LEE MÁS:

Instituto Nacional de Salud de EE. UU. vinculado al comercio de sustracción de órganos en China: informes

Funcionarios chinos anuncian órganos humanos en un sitio web público, lo que suscita el escrutinio sobre el abuso de los trasplantes

Los medios internacionales de comunicación hacen la ‘vista gorda’ ante los abusos de China

El régimen chino tiene un largo historial de persecución de las confesiones religiosas y las minorías para su asimilación violenta a su ideología atea desde su creación en 1949. Debido a la profunda influencia del PCCh en todo el mundo, esto ha permitido que sus abusos de los derechos humanos continúen prácticamente sin control. 

Los estudios han demostrado que el 90 por ciento de los medios de comunicación estadounidenses son propiedad de seis empresas con profundos vínculos comerciales con China, lo que ha dado lugar a una menor cobertura de las atrocidades cometidas por el PCCh.

Algunas de las mayores empresas del mundo, como Apple y Cisco, han recibido una presión cada vez mayor para que hagan frente a la «represión de los derechos humanos y la democracia» de Beijing, según ha advertido el gobierno de Biden. 

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!