Verdad, Inspiración, Esperanza

Instituto Nacional de Salud de EE. UU. vinculado al comercio de sustracción de órganos en China: informes

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 30 de noviembre de 2021
En esta fotografía tomada el 22 de agosto de 2017, los médicos preparan instrumentos durante el procedimiento de cirugía plástica de un paciente en el Hospital de Cosmetología Médica Huamei en Shanghái. (Imagen: CHANDAN KHANNA / AFP a través de Getty Images)

Análisis de noticias

Han surgido detalles en torno a la conexión entre el Instituto Nacional de Salud (NIH) en los EE. UU. y el comercio de sustracción de órganos que se lleva a cabo en China en la actualidad.

Más información:
China: expertos en derechos humanos de la ONU alarmados por las acusaciones de ‘sustracción de órganos’

The Gateway Pundit informó que uno de los hospitales acusados ​​de estar involucrado en prácticas de comercio de órganos fue estudiado en un artículo científico publicado el 21 de octubre. El estudio fue realizado por la investigadora Megan Sykes de la Universidad de Columbia en Nueva York y Yong-Guang Yang, quien enumeró sus afiliaciones como la Universidad de Columbia y el Laboratorio de Regeneración y Trasplante de Órganos del Primer Hospital de la Universidad de Jilin en China.

El estudio se centró en el Primer Hospital de la Universidad de Jilin, ubicado en la provincia del mismo nombre en el noreste de China. El hospital se conocía anteriormente como el Hospital Afiliado de la Primera Universidad Médica Militar del Ejército Popular de Liberación de China (EPL) en Changchun cuando fue rebautizado en 2000. 

El primer hospital de la Universidad de Jilin atrajo la atención de activistas mundiales después de que el gobierno chino abriera una investigación sobre el presidente del hospital, Wang Guanjun, el 3 de agosto. La Comisión Central de Disciplina del Partido Comunista Chino (PCCh) declaró que Wang estaba bajo investigación por «graves violaciones de la disciplina y la ley». 

Según los medios estatales Beijing Youth Daily, además de Wang, el gobierno estaba investigando al menos a 12 funcionarios de alto rango de universidades médicas. Un tercio de ellos tenía experiencia en medicina. 

Los hospitales estatales y militares chinos en todo el país han estado implicados en la sustracción forzada de órganos llevada a cabo bajo los auspicios del Partido Comunista Chino (PCCh). Los investigadores de derechos humanos creen que la gran mayoría de las víctimas, que son asesinadas por operaciones de trasplante altamente rentables, son presos religiosos o políticos. 

Vínculos entre EE. UU. y China

El periódico informó que la docena de investigaciones eran parte de una campaña anticorrupción en curso que se extendía por todo el país y se enfocaría en individuos en el campo médico, así como en todos sus organismos gubernamentales.

Sin embargo, el estudio científico para el Primer Hospital fue financiado por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) dirigido por el Dr. Anthony Fauci, así como por la subvención de instrumentación compartida de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) para el núcleo de citometría de flujo del CCTI.

El sitio web oficial de los NIH informa que entre 2006 y 2018, Yong-Guang Yang recibió 6,6 millones de dólares en fondos de los NIH, la mayoría de los cuales provenían del NIAID de Fauci.

Anthony Fauci durante una sesión informativa diaria en la Casa Blanca en 2020. (Imagen: wikimedia commons / CC0 1.0 )

Según sus registros de publicación, Yong-Guang Yang comenzó a trabajar oficialmente con el Primer Hospital en 2010, con el apoyo de becas de investigación del NIAID de Fauci (beca: AI064569) y Megan Sykes (AI045897).

Estos hallazgos aluden al hecho preocupante de que los profesionales de la salud establecidos y conocidos, como el Dr. Fauci, pueden haber estado al tanto de las prácticas de sustracción de órganos del PCCh y, sin embargo, continúan financiando o incluso haciendo la vista gorda ante estos delitos.

También representa la culminación de los miles de científicos chinos que llegan a Estados Unidos cada año. Estos expertos líderes en su campo buscan acceso al conocimiento estadounidense, adquiriendo habilidades en ciencia y medicina. De ese modo obtienen acceso a la tecnología y la financiación mientras continúan manteniendo su lealtad al Partido Comunista Chino.

Según el informe de Gateway Pundit, en 2011, Yong-Guang Yang trabajó con Chunfeng Wang de la Universidad de Jilin en un estudio también financiado por el NIAID de Fauci. Wang, colaborador del Instituto de Medicina Veterinaria Militar del EPL, trabajaba en un centro supuestamente conectado con el programa de guerra biológica de China.

Utilizando fondos del NIH en 2012, Yang comenzó a capacitar a científicos chinos del Primer Hospital de la Universidad de Jilin en su laboratorio en la Universidad de Columbia, y publicó un estudio en febrero de 2012.

En 2018, Yang también realizó un estudio científico con el PLA financiado por las subvenciones del NIH AI079087 y HL130724, lo que resultó en un artículo de investigación publicado en febrero de 2018.

Para 2019, Yang se había convertido en miembro oficial del Laboratorio de Regeneración y Trasplante de Órganos en el Primer Hospital de la Universidad de Jilin, así como en el Centro Internacional de Ciencias del Futuro y en el Laboratorio Nacional Conjunto de Ingeniería de Modelos Animales para Enfermedades Humanas de China. Mientras tanto, mantuvo su afiliación con la Universidad de Columbia y la investigación publicada en los Estados Unidos.

Más recientemente, Yang se convirtió en asesor científico de Jilin Zhongke Bio-Engineering Co. Ltd en Changchun, junto con Jin Ningyi. La empresa figura como una corporación de biotecnología centrada en el trasplante y la regeneración de órganos. 

Jin es un general del EPL y director del actual Instituto de Medicina Veterinaria Militar de este último. Otro de los asesores científicos de Jilin Zhongke es el mayor general Wang Weimin del Comité Permanente de Ciencia Médica y Comité de Tecnología, una rama de lo que entonces era la Región Militar de Guangzhou del EPL.

(Imagen: Pinterest / Captura de pantalla)

Las autoridades chinas han hecho varios intentos de explicar la industria de trasplantes del país a medida que crece el escrutinio internacional. Un tema comúnmente citado por los expertos en derechos humanos son los tiempos de espera muy cortos para los órganos chinos; los trasplantes se pueden programar realmente en comparación con los países occidentales, donde los pacientes a menudo esperan años para recibir una donación de órganos. 

Según Beijing, los cortos tiempos de espera se explican por el tamaño de la población china, así como por la creciente aceptación de la donación de órganos. Sin embargo, la investigación de la red oficial de donantes de órganos de China revela datos falsificados generados por una ecuación preestablecida. 

A principios de este mes, los funcionarios chinos en la provincia central de Henan publicaron la disponibilidad y venta de órganos humanos en un sitio web público, lo que causó revuelo entre los activistas en China y la comunidad mundial.

Leer más:
Funcionarios chinos anuncian órganos humanos en un sitio web público, aumentando el escrutinio sobre el abuso de trasplantes

En 2006 y 2007, el miembro del parlamento canadiense David Kilgour y el abogado de derechos humanos David Matas publicaron un informe de investigación sobre las denuncias de sustracción de órganos vivos realizada ilegalmente a prisioneros de conciencia en toda China.

Si bien la tecnología médica hizo posible realizar trasplantes de órganos eficientes de prisioneros ejecutados en la década de 1990, la industria de sustracción de órganos del PCCh despegó inmediatamente después de la persecución a Falun Gong, una práctica espiritual popular china, en 1999. Las publicaciones estatales se jactaban de decenas de miles de trasplantes realizados cada año a partir de principios de la década de 2000. 

Las acusaciones de sustracción forzada de órganos por parte del PCCh se plantearon por primera vez en 2006. Hoy en día, se cree que la práctica continúa sin cesar, con un importante grupo de víctimas que son las minorías musulmanas encarceladas en el noroeste de China, además de practicantes de Falun gong. 

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!