Verdad, Inspiración, Esperanza

¿Lucha de facciones en el PCCh? Expulsan por corrupción al exministro de Justicia de China, Fu Zhenghua

Leo Timm es un escritor y traductor que se centra en la política, la sociedad y las relaciones internacionales de China. Sígalo en Twitter en @soil_and_grain.
Published: 2 de abril de 2022
Fu Zhenghua en una foto de archivo. (Imagen: foto de archivo a través de Sina)

El medio de comunicación estatal chino Xinhua anunció el 31 de marzo la expulsión de Fu Zhenghua, ministro de Justicia retirado del país y antiguo alto cargo de la policía, de sus puestos en el gobierno y el Partido Comunista.

El shuangkai, o «doble expulsión», se produce meses después de que Fu fuera puesto bajo investigación por corrupción en octubre de 2021.

Fu fue ministro de Justicia entre 2018 y 2020, tras una larga carrera en la seguridad pública -como se conoce a la policía china-. Como viceministro de Seguridad Pública, Fu fue tristemente célebre por su represión de los disidentes políticos, y es conocido por haber orquestado las «709» detenciones masivas de abogados de derechos humanos en julio de 2015.

MÁS INFORMACIÓN

Los delitos por los que se investiga oficialmente a Fu, sin embargo, tienen poco que ver con sus abusos contra el pueblo chino y están mucho más relacionados con su papel en la lucha de facciones dentro del régimen comunista.

Según el artículo de Xinhua, Fu acumuló una larga lista de transgresiones, entre las que se incluyen «no haber sido nunca verdaderamente leal» al Partido Comunista Chino (PCCh) y albergar «ambiciones políticas extremadamente infladas» que le llevaron a utilizar «medios sin escrúpulos», como crear «falsificaciones» y engañar a las autoridades centrales del Partido en «asuntos importantes».

Fu también mantuvo «discusiones indebidas» sobre la política central del líder chino Xi Jinping y, en particular, se unió a la «banda política» de Sun Lijun y otros «mentirosos políticos». En conjunto, esta conducta «puso en peligro la centralización y la unidad del Partido».

Sun Lijun (derecha) y Fu Zhenghua, dos exfuncionarios de seguridad chinos de alto rango purgados bajo Xi Jinping. (Imagen: Foto de archivo)

Sun Lijun es un antiguo colega de Fu y otro viceministro de Seguridad Pública. Fue puesto bajo investigación en abril de 2020, días antes de que Fu se retirara de su cargo de ministro de Justicia. Más de un año después, las autoridades del Partido anunciaron la «doble expulsión» de Sun el 30 de septiembre de 2021; Fu fue puesto bajo investigación el 2 de octubre.

Deterioro del ecosistema político

El caso que avanza contra Fu Zhenghua sigue el mismo patrón que muchos otros funcionarios chinos de alto rango que han sido purgados en los casi 10 años de Xi en el poder.

La lectura de Xinhua acusó a Fu de «dañar la ecología política», de ser «codicioso y corrupto» y de participar en «actividades supersticiosas» (un gran número de funcionarios del PCCh consultan a practicantes religiosos a pesar del marxismo ateo del Partido).

Sin embargo, para los dirigentes de Xi Jinping, las faltas de Fu no son en absoluto un problema raro y, de hecho, reflejan una tendencia de larga data de profunda oposición a la autoridad de Xi.

LEE MÁS:

La campaña anticorrupción lanzada en 2013 tiene su origen inmediato en el incidente de Wang Lijun de febrero de 2012, ocurrido meses antes de que Xi fuera siquiera confirmado como líder chino. Ese episodio sacudió a la cúpula del PCCh, provocando la caída de los antiguos miembros del Politburó Bo Xilai y Zhou Yongkang.

Desde entonces, Xi ha continuado persiguiendo a funcionarios de diversos sectores del régimen chino, especialmente de la comunidad de seguridad. Casi todas las figuras de alto rango purgadas de la Comisión de Asuntos Políticos y Jurídicos (PLAC), la organización general del PCCh que controla la policía, la fiscalía y los tribunales de China, están afiliadas a Jiang Zemin, el antiguo jefe del Partido cuya facción reinó en la política del régimen hasta principios de la década de 2010.

Bo y Zhou fueron dos de los principales lugartenientes de Jiang, a quien se le vincula por su participación en la persecución de Falun Gong, una brutal campaña que Jiang ordenó en 1999 y que, según los analistas, configura el legado político del ex líder.

Los medios de comunicación estatales chinos bajo el mandato de Xi siguen advirtiendo de la «influencia venenosa» de figuras como Bo y Zhou, a pesar de haber sido purgados hace casi una década.

Las purgas de hombres como Fu Zhenghua y Sun Lijun -ambos identificados por los observadores chinos como cercanos a la facción de Jiang- indican igualmente que los actuales dirigentes siguen preocupados por los elementos anti-Xi en los órganos de seguridad del régimen.

Este año, el PCCh tiene previsto celebrar su 20.º Congreso Nacional. Según las normas vigentes, Xi, que ya ha cumplido dos mandatos como líder chino, debería dimitir.

Aunque Xi tiene la intención de asumir un tercer mandato, muchos observadores han notado una fuerte oposición interna a la permanencia del líder de 68 años. Desde que asumió el poder, Xi ha presidido el agudo empeoramiento de la economía china, el inicio de un desastre demográfico y una fuerte condena de los abusos de los derechos humanos por parte del PCCh.