Verdad, Inspiración, Esperanza

A medida que aumentan los desafíos, Xi de China llama a la «auto-revolución»

Larry Ong es analista senior de SinoInsider, una consultora de riesgos con sede en Nueva York que se centra en la política de élite china.
Published: 26 de enero de 2022
Visitantes caminan frente a una pantalla que muestra al líder chino, Xi Jinping, en el Museo del Partido Comunista Chino en Beijing el 11 de noviembre de 2021. (Imagen: NOEL CELIS/AFP vía Getty Images)

Xi se centra en la «auto-revolución» para asegurar las prioridades políticas en un año crucial de renovación del liderazgo. El impulso de la «auto-revolución» también indica que Beijing está luchando por mantener la cabeza fuera del agua a medida que las diversas crisis de China se agravan

En su intervención en la sesión plenaria anual de la Comisión Central de Inspección Disciplinaria (CCDI) el 18 de enero, el líder chino Xi Jinping se jactó de su «valor y determinación sin precedentes» para «luchar contra la corrupción» en la última década. 

Bajo su liderazgo, Xi dijo a los líderes de la agencia anticorrupción, que el Partido Comunista Chino (PCCh) había «puesto fin a prácticas perniciosas que no se habían detenido durante muchos años, se resolvieron muchos males obstinados que no se habían resuelto durante mucho tiempo, eliminado graves peligros ocultos en el Partido, la nación y el ejército, revertido fundamentalmente la laxitud y la suavidad de la gestión del Partido, y explorado el camino exitoso de confiar en la autorrevolución del Partido para saltar fuera del ciclo histórico», afirmó, según los informes de los medios estatales. 

«Autorrevolución» (自我革命) apareció 13 veces en el discurso de 3.400 caracteres de Xi. En los días previos a la sesión plenaria del organismo anticorrupción, los medios de propaganda destacaron artículos sobre la importancia de la «autorrevolución» para el PCCh. 

¿Por qué la «auto-revolución»?

El término «autorrevolución» entró en el léxico del Partido antes del mandato de Xi y, hasta hace poco, era simplemente un sinónimo de reforma. Por ejemplo, cuando el primer ministro chino Li Keqiang impulsaba las reformas de los gobiernos locales en 2013, instó a los funcionarios a considerar el cambio de su estilo de trabajo como una «autorrevolución.» 

LEE MÁS:

La primera orden militar de Xi Jinping de 2022 insinúa la inestabilidad del régimen antes del XX Congreso del Partido

¿La nueva «resolución histórica» del PCCh le da más poder a Xi? En realidad no.

La «autorrevolución» adquirió simultáneamente una definición más estrecha al tiempo que se elevaba como concepto a partir de finales de 2021. La «resolución histórica» de Xi, un raro documento del Partido destinado a impulsar su «quan wei» (autoridad y prestigio) emitido en un importante cónclave político en noviembre, enumeró el «compromiso con la autorrevolución» como una de las diez «experiencias históricas» clave del PCCh desde que está en el poder hace más de un siglo. El 27 de diciembre de 2021, el CCDI señaló en un artículo que la principal «palabra de moda contra la corrupción» del año era «autorrevolución». 

Días más tarde, en su discurso anual de Año Nuevo, Xi Jinping vinculó de forma destacada el término con la seguridad del régimen al hacer referencia a una famosa conversación sobre cómo China puede escapar del ciclo de ascenso y caída dinástico entre Mao Zedong y la figura pro-democrática Huang Yanpei, al tiempo que subrayaba «la importancia de llevar a cabo una audaz autorrevolución para ganar la iniciativa histórica». 

Posteriormente, los medios de propaganda publicaron artículos en los que se promocionaba la respuesta de Xi a la discusión entre Mao y Huang para evitar el colapso del régimen. Un artículo del Diario del Pueblo del 14 de enero comenzaba destacando la «autorrevolución» de Xi como la solución para escapar del ciclo de «ascenso y caída» antes de observar que los cisnes negros y los rinocerontes grises están surgiendo «todo el tiempo».

La «pesada tarea de la reforma, el desarrollo y la estabilidad, la asombrosa cantidad de contradicciones, riesgos y desafíos, y las grandes pruebas de gobernanza no tienen precedentes; el mundo está asistiendo a profundos cambios sin precedentes en un siglo», expresaba el artículo. A continuación, el artículo señalaba la advertencia de Xi sobre la corrupción que conduce a la «destrucción del Partido y la nación», antes de citar citas de Xi que destacan su «determinación» de luchar contra la corrupción y preservar el régimen.

La propaganda del Partido también subrayó repetidamente que la «autorrevolución» refleja la voluntad del pueblo. Por ejemplo, en el primer episodio «Tolerancia Cero», un nuevo documental anticorrupción del CCDI, aparece Xi diciendo: «Los corazones y las mentes del pueblo son políticamente primordiales, y el pueblo es el que más odia la corrupción. O se ofende a cientos de elementos corruptos, o se ofende a 1.400 millones de personas». 

Hoy en día, la «autorrevolución» es casi un sinónimo de la campaña anticorrupción de Xi. En términos más amplios, la «autorrevolución» se refiere a la realización de reformas necesarias pero que perjudican los intereses, como las estrictas («raspar el veneno del hueso», «territorio de aguas profundas», «sin príncipes con tapa de hierro», etc.) medidas anticorrupción y el desapalancamiento financiero, para garantizar que el régimen del PCCh no siga el camino del régimen soviético. La «autorrevolución» también se lleva a cabo «en nombre del pueblo», probablemente para establecer que la iniciativa tiene un amplio atractivo y para aislar a Xi de las críticas de la élite del Partido.

Las crisis amenazan la supervivencia del régimen

Xi Jinping aspira a conseguir un tercer mandato que rompa las normas en el XX Congreso del Partido que se celebrará a finales de año. Para asegurarse de que la «democracia» intrapartidaria se incline a su favor, Xi necesita justificar su esfuerzo por romper con las normas modernas de renovación del liderazgo aportando «logros» tangibles para el régimen y poseyendo altos niveles de «quan wei» personal. 

Sin embargo, casi nada parece salirle bien a Xi en este momento. La economía china está empeorando rápidamente y parece dirigirse hacia la recesión. El contagio financiero se está extendiendo a partir de una crisis de deuda en el sector inmobiliario. Los brotes de coronavirus amenazan el éxito de la ceebración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Beijing y ponen en entredicho la política de «cero contagios» de Xi. 

Los países siguen llamando la atención sobre el genocidio en Xinjiang y otros abusos de los derechos humanos por parte del PCCh. Y los miembros de la élite del Partido se oponen a la agenda de Xi, ya sea impidiéndole criticar a un predecesor rival en su «resolución histórica» o cuestionando abiertamente su capacidad para liderar el Partido en una «batalla decisiva» sobre Taiwán.  

Enfrentado a fuertes desafíos desde dentro y desde fuera, Xi parece estar redoblando la campaña anticorrupción con el pretexto de aplicar la «autorrevolución». En particular, la campaña anticorrupción sigue siendo el único «logro» de Xi en el que ha obtenido resultados incuestionables (las autoridades anticorrupción revelaron recientemente que en 2021 se castigó a un número récord de 627.000 funcionarios) y no corre peligro de ser socavado. Equiparar los esfuerzos anticorrupción con la «autorrevolución» (preservación del régimen) también da a Xi una razón válida para reforzar su control sobre la élite del Partido y justificar la purga de aquellos que insisten en oponerse a él, incluidos los cuadros «intocables» de muy alto nivel. 

Por otro lado, el hecho de que Xi necesite recurrir en gran medida a la intimidación y al fervor totalitario a través de la campaña anticorrupción y otras dolorosas reformas para asegurar sus prioridades políticas y evitar el colapso del régimen es un signo de los tiempos. 

La desesperación de Xi también sugiere que la propaganda del Partido, aunque propensa al engaño y la hipérbole, no está exagerando los peligros de los llamados «cambios profundos sin precedentes en un siglo» para el régimen. 

El impulso de la «autorrevolución» podría ser un catalizador de otro tipo de revolución. La lucha de facciones en la élite del PCCh es «tú mueres, yo vivo», y los enemigos de Xi estarán inclinados a contraatacar peligrosamente cuando sientan que corren un serio riesgo de ser eliminados por completo. 

Sin embargo, el esfuerzo de Xi por poner a las masas de su lado en contra de las élites, como Mao durante la Revolución Cultural, también podría ser contraproducente si se viera obligado a tomar medidas que hicieran añicos la imagen «grande, gloriosa y correcta» del Partido. La «autorrevolución», destinada a preservar el régimen, podría acabar condenándolo.

Larry Ong es analista senior de la consultora de riesgo político SinoInsider, con sede en Nueva York. Formó parte del equipo de SinoInsider que pronosticó el 19º Congreso del Partido y las renovaciones de personal de las Dos Sesiones de 2018 con un alto grado de precisión.