Verdad, Inspiración, Esperanza

Una llamada filtrada con un funcionario de los CDC fue vista 140 millones de veces en los medios de comunicación chinos

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 5 de abril de 2022
Trabajadores y voluntarios observan en un complejo donde los residentes están siendo examinados para detectar COVID-19 durante la segunda etapa de un cierre pandémico en el distrito Jing' an de Shanghái el 4 de abril de 2022. (Imagen: HECTOR RETAMAL/AFP a través de Getty Images)

Las autoridades de Shanghái anunciaron el lunes 4 de abril que redoblarían las medidas de «cero-COVID» aplicadas en la mayor ciudad de China hace unos días, mientras el personal revisa los resultados de las pruebas masivas.

Con 26 millones de habitantes, Shanghái comenzó su confinamiento en dos fases el 28 de marzo, inicialmente en los distritos del este de Shanghái, y más tarde se amplió para cubrir toda la ciudad.

En un principio, estaba previsto que el bloqueo finalizara a las 5 de la mañana, hora local, del 5 de abril. Sin embargo, ahora las autoridades afirman que los confinamientos tendrán que prolongarse, ya que los casos confirmados siguen aumentando.

«La ciudad seguirá aplicando la gestión de cierre y control y aplicará estrictamente la «permanencia en casa», excepto para el tratamiento médico», dijo el gobierno local de Shanghái en su cuenta oficial de WeChat, sin dar más indicaciones sobre cuándo se levantarán las restricciones.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LA SITUACIÓN DEL CORONAVIRUS EN CHINA:

Un funcionario agotado deja entrever el caos interno de la ciudad

El 2 de abril, se filtró en las redes sociales una grabación de una conversación telefónica entre un residente de Shanghái y un director del CDC, que circuló ampliamente por Internet, suscitando debates y críticas a las medidas de mano dura «Cero-COVID» del gobierno.

Después de que un ciudadano publicara el intercambio en Weibo (la aplicación china parecida a Twitter), había obtenido más de 140 millones de visitas -casi el 10% de la población china- y 16.000 comentarios.

Según la conversación filtrada, el hombre llamó a la sucursal china de los CDC en Shanghái hace unos días, informando que su padre se había hecho dos pruebas de ácido nucleico los días 25 y 27 de marzo mientras estaba en cuarentena en el hotel JMicron Century de Shanghái.

Señaló que el estado de salud de su padre en Alipay (la mayor plataforma de pagos en línea de China) mostraba un resultado «negativo» el 28 de marzo. Sin embargo, su padre recibió una llamada del CDC al día siguiente notificándole que su prueba era positiva y que tendría que ser trasladado a otro hotel o ser ingresado en un hospital COVID improvisado para un mayor control.

Con el fin de controlar el estado de salud de todos los ciudadanos, todo el mundo en China está obligado a tener un teléfono móvil que refleje su estado de COVID.

Las personas con códigos sanitarios verdes pueden viajar libremente. Los que tienen códigos amarillos o rojos no pueden acudir a lugares públicos como supermercados, hoteles, restaurantes, etc. La persona afectada tiene que informar a las autoridades sanitarias de todos sus contactos cercanos, someterse a una cuarentena y a varias pruebas de ácido nucleico antes de poder ser autorizada y volver a recibir el código verde.

«¿Es eficaz el sistema de códigos sanitarios? ¿Quién publica y verifica los datos del código sanitario? Si no podemos verificar la exactitud de los códigos sanitarios, ¿cómo podemos confiar en los CDC y si están recibiendo esos datos?», preguntó el hombre.

Un funcionario de los CDC admite que el sistema está colapsado

El ciudadano pidió entonces hablar con un responsable y volvió a preguntar de dónde procedían los datos de los CDC sobre los casos positivos.

Cuando finalmente fue transferido a un superior, el responsable del CDC se limitó a decirle que presentara una queja ante un departamento llamado «12345».

«¿Presentar una queja ante el 12345? ¿Quién es ese?», cuestionó el residente.

«Dígales que el sistema de vigilancia de la salud es defectuoso», respondió el gerente. A continuación, recalcó que la información del CDC era exacta y que el sistema de vigilancia sanitaria del país no tiene nada que ver con el CDC.

El residente frustrado dijo entonces: «Así que, básicamente, ya sea el CDC, los recursos médicos, el departamento 12345 o el estado de salud del país, toda esta información está desorganizada y dispersa. ¿Es esta la situación del gobierno de Shanghai en este momento?»

«Sí», respondió el director.

Rechazados por los hospitales y obligados a permanecer a la intemperie en el frío

El hombre describió entonces la situación de su madre y cómo Shanghái no había dispuesto los recursos médicos adecuados.

«Mi madre permaneció en el hospital durante siete días mientras estaba asintomática. Ocho personas estaban confinadas en la misma habitación y no había duchas», dijo.

También describió cómo su madre fue trasladada después a otro hospital improvisado que se negó a admitirla, obligándola a permanecer a la intemperie en el frío durante dos horas.

«No sólo mi madre, sino todos los pacientes asintomáticos fueron retenidos fuera», dijo.

«Finalmente, fue necesario que un grupo de jóvenes derribara la puerta para que el personal del hospital los admitiera», dijo, y añadió que «estos pacientes eran asintomáticos al principio, pero tras ser obligados a permanecer en el frío durante más de dos horas, se resfriaron y contrajeron síntomas similares a los del COVID».

«No sé cómo expresarlo… Este desastre provocado por el hombre es claramente mayor que la propia pandemia».

No hay más camas para nuevos pacientes

Tras escuchar su queja, el director del CDC reveló que los recursos médicos de Shanghai estaban al límite.

«Voy a ser sincero con usted: Las plazas de los hospitales son muy limitadas, no hay más espacio para nuevos ingresos y no hay ambulancias disponibles», dijo.

El frustrado residente pidió entonces al director del CDC una copia del informe. «¿Puedo echar un vistazo al informe positivo?», dijo. A lo que el gerente respondió: «el informe debería estar en el hospital. Deberían darle un informe positivo…. De momento, aquí no hay informes positivos».

«Los casos asintomáticos y confirmados que se comunican todos los días son probablemente falsos. La realidad es mucho más aterradora», comentó un internauta.

Según la Comisión de Salud de Shanghái, hasta el 2 de abril, la ciudad informó de 260 casos de transmisión local y 6.051 infecciones asintomáticas en la jornada anterior. Además, el gobierno local añadió normas para el «personal no esencial», exigiendo que aquellos que salgan de Shanghái presenten un certificado negativo de PCR en un plazo de 48 horas y una prueba de detección negativa después de 24 horas.

Las autoridades de la ciudad también aplicaron medidas restrictivas que no permiten reuniones de ningún tipo y anunciaron que sólo «una persona por hogar podrá salir de su recinto residencial para recoger entregas de forma ordenada».