Verdad, Inspiración, Esperanza

Personas encerradas en Shenzhen, China, suben a los tejados para protestar contra la política tortuosa de «COVID cero»

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 22 de marzo de 2022
Residentes hacen cola para someterse a pruebas de ácido nucleico para COVID-19 en Shenzhen, China, el 14 de marzo de 2022. (Imagen: STR/AFP a través de Getty Images)

Aunque Shenzhen anuncia la relajación de ciertas restricciones de la COVID-19 permitiendo que algunas fábricas y el transporte público vuelvan a funcionar, muchos residentes frustrados han acudido a las redes sociales para protestar por los largos confinamientos que siguen vigentes en muchas partes de la ciudad.

Los vídeos han mostrado que varios distritos de la ciudad siguen bajo confinamientos que duran más de dos semanas. La cadena de televisión NTD informó el 20 de marzo que se podía ver a algunos residentes de Shenzhen golpeando ollas y sartenes como forma de protesta por la falta de apoyo del gobierno y los continuos confinamientos que han interrumpido su vida cotidiana.

Según las autoridades chinas, un total de cinco distritos volverán a abrir tras el confinamiento de toda la ciudad, lo que permitirá a los trabajadores de esas zonas volver al trabajo. Algunos servicios de tren y autobús también volverán a funcionar el 18 de marzo, después de haber estado cerrados durante más de una semana. El resto de la ciudad seguirá sometida a restricciones de circulación.

LEE MÁS:
China construye seis hospitales COVID en la provincia de Jilin, y encierra a 6.000 estudiantes

China: Recompensan a las personas que denuncian a los infractores de las restricciones COVID

En medio de la «guerra popular» del Partido Comunista Chino (PCCh) contra el COVID-19, las autoridades se han esforzado por controlar el virus imponiendo una amplia variedad de medidas. En un comunicado del 17 de marzo, la comisión de salud del gobierno de Shenzhen afirmó que estaba proporcionando soluciones para garantizar que las actividades comerciales y la producción siguieran funcionando.

El levantamiento parcial se produce menos de una semana después de que la ciudad de Shenzhen, donde viven 17,5 millones de personas, fuera bloqueada repentinamente para frenar la propagación de la variante Omicron, altamente infecciosa.

También el 17 de marzo, las autoridades locales anunciaron que los autobuses y el metro de los distritos de Yantian, Pingshan, Dapeng New District y la Zona Especial de Cooperación de Shenshan podrían reanudar sus operaciones, junto con algunos parques y plazas que también recibirán luz verde para reabrir.

Sin embargo, las autoridades recordaron a los residentes que la pandemia en curso en Shenzhen sigue siendo grave y que deben evitarse las grandes reuniones. Un vídeo publicado en las redes sociales muestra que se suponía que se habían levantado las restricciones de confinamiento de una comunidad residencial llamada Weipeng Garden, pero después de que se detectaran un puñado de nuevos casos, la comunidad fue puesta de nuevo en cuarentena hasta nuevo aviso.

En este video, se puede escuchar a un residente gritar que los suministros de alimentos se están agotando peligrosamente y exigiendo que se levanten las restricciones de cierre.

Residentes frustrados ante la escasez de alimentos

Otro barrio residencial de Shenzhen lleva 16 días de confinamiento y, aunque algunos residentes afirman que las autoridades dijeron que «se cumplieron las condiciones» para que se levanten las restricciones, el complejo sigue cerrado por fuera.

Ante la escasez de alimentos y artículos de primera necesidad, algunos residentes salieron a sus balcones o azoteas para protestar por el prolongado confinamiento.

En este video publicado en Twitter, se puede escuchar a un residente decir: “Nuestra comunidad ha estado encerrada durante 16 días, y los residentes aquí están comenzando a perder la cabeza”.

Según el mensaje de otro residente, la noche del 18 de marzo se descubrió un nuevo brote en el pueblo de Longqiu, en Shenzhen. En un esfuerzo por aplastar rápidamente el nuevo brote, las autoridades enviaron autobuses y dijeron a los residentes que serían llevados a un sitio de cuarentena centralizado impuesto por el gobierno.

Desde que la pandemia comenzó en la ciudad central de Wuhan a principios de 2020, el régimen del PCCh ha estado tratando de navegar por un camino que limite las interrupciones de su economía, mientras se aferra a una estrategia de «Cero-COVID» que ha enfrentado desafíos sin precedentes. El país impuso más confinamientos en la última semana que en cualquier otro momento de la pandemia, incluyendo Langfang, una ciudad cercana a Beijing, y en la provincia nororiental de Jilin.

Incertidumbre sobre los confinamientos prolongados

En virtud de la normativa gubernamental sobre el COVID, las autoridades locales de todo el país aplicaron rigurosamente órdenes que incluyeron grandes operativos de desinfección, confinamientos draconianos, pruebas masivas y restricciones de viaje. En algunos casos, las medidas de mano dura desembocaron en violencia y tragedia, ya que los residentes son a veces detenidos o incluso golpeados si se les descubre infringiendo la cuarentena.

Según la Comisión Nacional de Salud de China, el 17 de marzo se detectaron 5.280 nuevos casos positivos de COVID-19, más del doble de los registrados el día anterior. Este recuento excluye los casos asintomáticos, aunque Beijing también ofreció datos sobre esos casos.

En el centro financiero del país, Shanghai, los casos superaron los 250 el viernes, ya que las autoridades comenzaron a realizar pruebas en lo que consideraban barrios de riesgo, y las autoridades declararon que ampliarían las pruebas masivas al resto de la ciudad en los próximos tres días. Las autoridades también instaron a los casi 27 millones de residentes de la ciudad a evitar salir y a trabajar desde casa si pueden.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!