Verdad, Inspiración, Esperanza

Anatomía de las discusiones: cómo aprovecharlas al máximo

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 26 de octubre de 2022
discusion
(Foto de Timur Weber (Pexels): https://www.pexels.com/es-es/foto/pareja-problema-pelea-lucha-8560847/)

Las discusiones son incómodas para muchas personas, hasta el punto de que podemos evitar ciertos temas; pero hay ocasiones en las que una discusión es necesaria y, si se aborda correctamente, puede ser muy productiva. Las malas discusiones pueden provocar malos sentimientos en todos los ámbitos, mientras que una buena discusión es una oportunidad de crecimiento personal que puede incluso ayudar a fortalecer las relaciones.

Las discusiones pueden ser complicadas y dolorosas. Dado que desafían nuestras creencias, puede ser difícil mantener una mente abierta; sin embargo, esa es una parte fundamental de una buena discusión. Hay muchos escollos que pueden hacer descarrilar una discusión, pero el ejercicio de las virtudes universales de la veracidad, la compasión y la tolerancia beneficiará a todos los implicados.

Veamos los factores clave en una discusión y cómo puedes dirigirla en la dirección correcta.

¿Por qué discutimos?

Los seres humanos de diferentes orígenes y que viven en diferentes circunstancias naturalmente van a tener puntos de vista diferentes. Nuestra naturaleza social dicta que interactuaremos e intercambiaremos estos puntos de vista, que inevitablemente a veces se opondrán a los de nuestro interlocutor. En este caso, si cualquiera de las partes tiene una opinión fuerte sobre el tema, puede optar por desafiar las creencias de los demás con un conjunto de razones (un argumento) por las que la otra persona debería ver las cosas de la forma en que las ve.

Si la otra persona elige participar en el intercambio e intenta convencer al instigador de sus propios puntos de vista, se produce una discusión. Esto puede resultar fácilmente en un debate enojado en el que no se logra nada más que resentimientos. Cuando hay emociones fuertes involucradas, las personas se ofenden, sienten que están siendo atacadas o incluso se vuelven hostiles e irracionales. 

Si bien muchas personas discuten con la intención de “ganar”, los argumentos no necesitan ser competitivos. Es posible que desee cambiar la opinión de otra persona sobre algo, pero hacer que se sienta mal es la forma menos probable de tener éxito. Una discusión tiene éxito cuando llegas a un acuerdo, no cuando dominas con tu punto de vista.

Idealmente, cada parte entraría en una discusión con una mente abierta, estando dispuesta tanto a dar como a recibir nueva información. La intención debe ser llegar a una comprensión más cercana de la verdad, o el mejor enfoque posible para resolver el problema en cuestión. 

Al promover sus propios puntos de vista, está asumiendo el papel de un maestro. Para ser efectivo, debe motivar el interés en su tema, presentar su posición de manera clara y racional, y mostrar cómo es beneficioso entender las cosas de esta manera. 

A menudo surgen discusiones sobre la necesidad de resolver un problema inmediato. (Imagen: Biblioteca CAD a través de Flickr CC BY 2.0)

Argumentar bien es una habilidad valiosa que requiere consideración cuidadosa y empatía. Pocas personas son naturalmente expertas en discusiones constructivas, pero alguien que lo es puede tomar la iniciativa para promover el entendimiento mutuo y prevenir choques emocionales. 

¿Cuándo es necesaria y útil una discusión?

Antes de entablar una discusión, considera si merece la pena. A algunas personas les gusta presionar a los demás para divertirse, mientras que otras pueden ser hostiles o agresivas y no estar dispuestas a aceptar otro punto de vista. Rara vez es productivo participar en este tipo de discusiones. Puedes mantener la cabeza alta sin rebajarte a pelear con un troll.

Otras veces, una discusión puede causar más daño que bien. Si el asunto en cuestión es de poca importancia; si la otra persona es muy sensible al tema; o si ya sabes que la persona está inmóvil en sus puntos de vista, quizás sea mejor dejarlo estar.

Sin embargo, los intercambios sobre temas importantes -como los que os afectan a ti y a tu familia, o cómo llegar a un resultado óptimo- son fundamentales para mantener unas relaciones sanas y avanzar. Pero con un poco de preparación y práctica, puedes asegurarte de que todas tus discusiones sean constructivas y productivas.

Cómo mantener una discusión constructiva

Para evitar que una discusión se deteriore, debe estar en sintonía con su compañero en la discusión. Si bien es posible que no esté de acuerdo con ellos, debería poder apreciar su posición. Entrenarte en algunos elementos clave de la empatía puede marcar una gran diferencia en todos tus argumentos.

Abordar la discusión con compasión

Recuerde que, al igual que usted llegó a sus creencias mediante la interpretación de su propia educación y experiencia, su interlocutor ha pasado por el mismo proceso para determinar sus propias creencias como válidas.

A medida que las creencias se desarrollan gradualmente a lo largo de la vida, generalmente se refuerzan con nociones similares que son fáciles de aceptar, hasta que se vuelven bastante sólidas, como un gran bloque de hielo. Aparte de romper el hielo con fuerza, la única forma de cambiarlo es con calor. 

Si desea influir en las creencias de otra persona, debe demostrar que la comprende y la respeta escuchando sus argumentos. Después de todo, difícilmente puede esperar que los demás estén abiertos a sus puntos de vista si usted está cerrado a los de ellos. Permita que algunos de sus razonamientos sean válidos antes de señalar lo que no lo es.

No permita que las emociones fuertes desenreden su argumento. Permita tiempo para que todos procesen nueva información y sentimientos. (Imagen: Biblioteca CAD a través de Flickr CC BY 2.0)

Anticipar una respuesta emocional

Que te digan que tu razonamiento es defectuoso nunca sienta bien. Sé sensible a tu interlocutor. Observa los signos de agitación y retrocede un poco si está visiblemente alterado. Algunas discusiones es mejor llevarlas a cabo paso a paso, permitiendo a cada parte procesar la información y las emociones entre ellas.

Usted mismo puede experimentar agitación, frustración o enojo. Asegúrese de permanecer racional y evitar que estas emociones influyan en su argumento. Recuerda que el crecimiento personal requiere salir de tu zona de confort y que superar el dolor te ayudará a alcanzar tus metas.

LEA TAMBIÉN:

Estar preparado

Una discusión seria no es algo para entrar precipitadamente. Además de comprender claramente su propio punto de vista y las razones válidas para ello, debe familiarizarse con la posición de la otra parte antes de argumentar en contra. Si tiene una buena comprensión de cómo piensan, podrá juzgar qué tipo de evidencia pueden estar dispuestos a aceptar. 

Algunos argumentadores emplean medios engañosos para influir en tus creencias. Si los reconoces, no te tomarán el pelo y, lo que es más importante, podrás evitar esos medios tú mismo. (Imagen: Biblioteca CAD vía Flickr CC BY 2.0)

También querrás tener cuidado con el razonamiento defectuoso, que puede presentarse de muchas maneras. Un ejemplo es la falacia del “hombre de paja”, donde el oponente aborda una mala interpretación del argumento para evitar abordar el argumento en sí. Esta es una forma de manipulación de uso frecuente en la política.

Los argumentadores también pueden aprovechar las anécdotas como evidencia, en lugar de citar datos concretos. Si bien estos casos singulares pueden ayudar a ilustrar un punto, rara vez representan una verdad universal. Haga su tarea y recopile estadísticas documentadas u otra evidencia confiable para respaldar su argumento. 

Otro razonamiento erróneo incluye la falacia “ad hominem”, que ataca el carácter de una persona como razón para descartar su opinión como inválida; y «pedir la pregunta», que ofrece evidencia que asume que uno ya está de acuerdo. 

Una vez que haya aprendido a reconocer el razonamiento erróneo, puede mantener el argumento encaminado evitando tales tácticas usted mismo y señalándolas cuando las vea. Asegúrese de explicar su evaluación, para que no se convierta en una discusión sobre la discusión.

Al final, un buen argumento puede fortalecer sus relaciones. (Imagen: Biblioteca MCAD a través de Flickr CC BY 2.0)

Juega limpio

Un argumentador noble fomentará la confianza y el respeto mutuo, sentando las bases para un razonamiento racional. Aunque un polemista astuto puede tener éxito, ganar una discusión mediante el engaño no es una victoria. No sólo merma la propia virtud, sino que también puede causar un grave daño a los demás.

Un argumentador noble fomentará la confianza y el respeto mutuo, sentando las bases para un razonamiento racional. Aunque un polemista astuto puede tener éxito, ganar una discusión mediante el engaño no es una victoria. No sólo merma la propia virtud, sino que también puede causar un grave daño a los demás.

No es necesario mirar demasiado atrás en la historia para ver manifestaciones de líderes políticos que manipulan a las masas con un razonamiento defectuoso. El Partido Comunista Chino ha hecho de ello un arte, con sus muchas persecuciones sin fundamento a lo largo de los años. 

Adopte una postura moral elevada cuando discuta y sea responsable de lo que dice. Si encuentra en el proceso que su propio razonamiento fue defectuoso, regocíjese en el descubrimiento que lo ha ayudado a acercarse a la verdad.

“Quien pierde en una disputa filosófica gana más cuanto más aprende”

Epicuro