Verdad, Inspiración, Esperanza

Mejora tu inteligencia emocional para dominar habilidades sociales importantes

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 13 de junio de 2022
inteligencia emocional
Desarrollar inteligencia emocional puede ayudarlo a conectarse con otros de una manera significativa y productiva. (Imagen: juhansonin a través de Flickr CC BY 2.0)

La importancia de comprender las emociones fue ampliamente reconocida en 1995, con la publicación del exitoso libro del periodista Daniel Goleman, Inteligencia emocional. Comprender las emociones es una valiosa habilidad social que rara vez se enseña, pero que puede aprenderse.

Aprender a reconocer tus propias emociones y las de los demás es un paso importante hacia la inteligencia emocional que traerá una mejor comunicación y relaciones. Si bien no puedes controlar tus emociones, mucho menos las de los demás; es posible, y aconsejable, regular cómo reaccionas ante ellas. 

¿Qué son las emociones?

Las emociones son respuestas psicológicas a estímulos o desencadenantes. Las emociones pueden ser positivas o negativas, leves o intensas, y la forma en que las experimentamos es a través de los sentimientos, que muchas veces son fisiológicos. La emoción de la vergüenza, por ejemplo, puede llevar a sentirte incómodo, avergonzado o deshonrado, dependiendo de su intensidad.

La psicóloga Rachel Allyn Ph.D. describe las emociones como «datos brutos» que desencadenan diferentes sentimientos que pueden variar según la persona. Por ejemplo, cuando la emoción de la ira surge entre dos personas, una parte puede sentir frustración, mientras que la otra la experimenta como irritación, en función de sus nociones y pensamientos individuales.

Las emociones pueden ser poderosas: influyen en nuestro pensamiento y comportamiento, y activan los instintos de supervivencia. Las emociones intensas pueden reducir nuestra capacidad de pensar con claridad; pero afortunadamente las emociones son de corta duración. Los sentimientos generados por las emociones pueden durar mucho más. 

El Dr. Paul Ekman, pionero en el estudio de las emociones, nombró el miedo, la ira, la tristeza, la alegría, la sorpresa y el asco como las seis emociones básicas producidas en el cerebro humano, añadiendo finalmente la vergüenza, el bochorno, la excitación, la diversión, la satisfacción, la confianza, el orgullo y el desprecio como otras emociones básicas.

La rueda de emociones de Robert Plutchik, que constaba de 8 emociones básicas y 8 emociones avanzadas cada una compuesta por 2 básicas. (Imagen: xdxd_vs_xdxd/ vía Flickr (CC BY-SA 2.0)

Más tarde, se determinó que las emociones podían mezclarse como colores para crear emociones más complejas. Un estudio realizado por Frontiers for Young Minds descubrió la friolera de 25 categorías diferentes de emociones a través del estudio de 300.000 respuestas emocionales enviadas por participantes sometidos a una variedad de videoclips emocionalmente estimulantes.

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es la capacidad de reconocer y gestionar las propias emociones y de reaccionar conscientemente ante las emociones de los demás. Las personas emocionalmente inteligentes son buenas para resolver conflictos, mantener la calma en situaciones estresantes y sintonizarse con las necesidades de los demás. Es poco probable que reaccionen precipitadamente, porque entienden que incluso las emociones fuertes son temporales.

Para lograr la inteligencia emocional se deben abordar cinco áreas; la primera y más crucial es la autoconciencia. 

Alcanzar la autoconciencia

La autoconciencia abarca la capacidad de evaluar con precisión tus sentimientos y lo que los desencadena, tus capacidades y limitaciones, y cómo te perciben los demás. Para ganar conciencia de sí mismo, es importante no juzgar, aceptar y ser realista en su evaluación, incluso cuando encuentres algo desagradable. Hay una serie de métodos efectivos para mejorar la autoconciencia.

Mantén un registro de tus emociones diarias en un diario, anotando su reacción a cada una. (Imagen: Príncipe pagano a través de Flickr CC BY-ND 2.0)

Mantén un diario de emociones. Tómate un momento cada noche para reflexionar sobre los eventos del día y las emociones que desencadenaron. Escribe cómo te sentiste y cómo reaccionaste; y, si corresponde, cómo te sentiste acerca de tu reacción. Recuerda ser completamente honesto contigo mismo.

La revisión periódica de tu diario de emociones te ayudará a reconocer tendencias y circunstancias que desencadenan emociones fuertes, lo que, a su vez, te permitirá anticipar situaciones estresantes y mantener la estabilidad emocional.

Busca información externa. Para tener una idea precisa de cómo lo perciben los demás, pregunta a quienes te conocen bien su opinión honesta sobre ti, incluidas las fortalezas y debilidades, las virtudes y las fallas. Ten cuidado de no juzgar su evaluación, mírala como una retroalimentación constructiva, una herramienta importante para desarrollar la autoconciencia.

Compara las diversas evaluaciones para determinar las tendencias y obtener una visión general de cómo se le percibe.

Practica la meditación y la atención plena

Practica estar presente en el corazón y la mente, y experimenta la vida de una manera acogedora y sin prejuicios. Esta «atención plena» es una excelente manera de volverse más consciente de sí mismo. La meditación también puede ayudar a uno a lograr una mayor conciencia. 

“En la atención plena, uno no solo está descansado y feliz, sino también alerta y despierto. La meditación no es evasión; es un encuentro sereno con la realidad.”

Thich Nhat Hanh

Habla contigo mismo. Si bien los sentimientos internos pueden ser demasiado privados o demasiado complejos para compartirlos cómodamente, siempre puedes mantener una conversación significativa contigo mismo. A menudo solucionamos los problemas de forma subconsciente mientras nos dedicamos a otras actividades; pero uno también puede tomar el control de dónde divaga la mente. 

Piensa en lo que quieres aprender, haz una agenda y ten una reunión con tu mente. Cuando descubras tu verdadero yo, es posible que tengas un nuevo mejor amigo.

Manejar tus emociones

Una vez que puedas reconocer tus emociones, será más fácil controlar tus reacciones o “autorregularte”. 

Hans Selye, pionero en endocrinología, definió el estrés en 1936 como “la respuesta no específica del cuerpo a cualquier demanda de cambio”. (Imagen: Anna Shvets a través de Pexels)

El estrés es un estado que nos mantiene alerta durante situaciones amenazantes, pero también puede intensificar nuestras reacciones a las emociones, lo que resulta en agitación y mal humor. Moderar el estrés es un componente importante del manejo de las emociones que puede ayudarnos a funcionar de manera responsable y efectiva. 

Para calmar la mente y darse tiempo para procesar sus sentimientos, da un paso atrás, toma un descanso o sacúdete con algo de ejercicio o música. La atención plena, de nuevo, es una excelente herramienta para recuperar la compostura y abre la puerta a la resolución de problemas y la aceptación.

Otra técnica que ayuda a la autorregulación es el reencuadre cognitivo. Esto implica reinterpretar una situación negativa de manera positiva, cambiando así tu respuesta emocional. Al igual que buscar el lado positivo o ver el vaso medio lleno, el reencuadre cognitivo te permite ver la situación desde una perspectiva alternativa e interpretarla con diferentes emociones, evitando así reacciones inútiles como la autocompasión o el pánico.

Motivación intrínseca

Las personas emocionalmente inteligentes están motivadas por sus necesidades internas, en lugar de objetivos extrínsecos como el dinero y el reconocimiento. La motivación intrínseca se centra en las recompensas internas, como la satisfacción de un trabajo bien hecho, el crecimiento espiritual o la alegría de crear algo hermoso; fomentando el impulso para participar plenamente y estar «en el momento».

Centrarse en metas intrínsecas trae motivación duradera y satisfacción en la vida. (Imagen: Gustavo Fring vía Pexels)

Para mejorar tu motivación, evita centrarte en las recompensas externas como objetivo principal. En su lugar, toma medidas que te lleven a una meta interna significativa con mayores recompensas personales. Mantén las cosas interesantes desafiándote a ti mismo y celebra tu progreso.

Desarrollar una motivación intrínseca puede ayudarte a tener más éxito, ya que esta práctica impulsa el impulso y el compromiso de hacer lo mejor posible, tomar la iniciativa y lograr la satisfacción interna. Psychology Today reveló que se ha demostrado que el mero pensamiento de un objetivo significativo estimula la corteza prefrontal en el cerebro, donde se lleva a cabo la planificación y la toma de decisiones.

Empatía o conciencia

Ahora es el momento de tomar lo que has aprendido sobre las emociones y aplicarlo a los demás. Comprender que todas las personas con las que te encuentras tienen su colección individual de desencadenantes emocionales y sentimientos, que pueden o no coincidir con los tuyos, facilitará la empatía. 

Escuchar para comprender requiere toda su atención. (Imagen: producción de SHVETS a través de Pexels)

Las personas emocionalmente inteligentes son hábiles para percibir y responder adecuadamente a las emociones de los demás. Son conscientes y consideran cómo sus palabras y acciones afectarán a los demás. Puede generar empatía al recordar algunas cosas en situaciones cotidianas:

  1. Escucha a los demás con la atención enfocada. Guarda las distracciones, haz contacto visual y asimila lo que quiere decirte. Permíteles completar sus pensamientos sin interrumpir o contrarrestar su posición. 
  2. Acepta una posición contraria a la tuya. Piensa en el lado de la otra parte en un conflicto e intenta verlo a través de sus ojos. Esto ayuda a relativizar la situación y a disipar opiniones fuertes que pueden ser improductivas.
  3. Esfuérzate por comprender a los demás. Piensa en cómo te sentirías en su lugar o cómo sería diferente tu vida si hubieras experimentado lo que ellos tienen. Sal de tu propia situación y preocupaciones para resonar con las de otra persona: te volverás más concienzudo y responderás naturalmente con empatía.

Habilidades sociales

Las fuertes habilidades sociales serán la culminación de todo su entrenamiento en inteligencia emocional. Comprender las emociones en uno mismo y en los demás, ser impulsado por la poderosa fuerza de la motivación interna y dominar las habilidades de regulación y empatía mejorará todas sus relaciones sociales. 

En lugar de dar cabezazos, ponga a trabajar sus habilidades de inteligencia emocional. (Imagen: jimbowen0306 a través de Flickr CC BY 2.0)

Las personas emocionalmente inteligentes interactúan bien con los demás y construyen relaciones significativas. Poseen las cualidades de un jugador de equipo, motivación y persuasión. Uno de los beneficios más útiles de la inteligencia emocional es la capacidad mejorada para resolver conflictos.

La resolución de conflictos exige un pensamiento racional en situaciones estresantes y la capacidad de comprender y responder a las necesidades de los demás. 

Cuando las cosas se pongan calientes, recuerda dar un paso atrás, evaluar tus propias emociones y calmarte. Considera cómo la situación de la otra parte podría afectar su forma de pensar e intenta ver el problema desde su punto de vista. Llega a un acuerdo sobre cuál es el problema y trata de pensar en soluciones que sean mutuamente beneficiosas. 

Mantén tus intenciones de cooperación, comunícate con claridad y compasión, y no te equivocarás.

LEE MÁS: