Verdad, Inspiración, Esperanza

Comprender y superar la soledad: una causa común de depresión

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 3 de octubre de 2022
la soledad
Las estadísticas mundiales de soledad en 2021 oscilaron entre el 15 y el 50 por ciento, según el país. Estados Unidos fue mediocre, con un 31 por ciento. (Imagen: Marina Shatskikh vía pexels)

A menudo relacionada con la depresión, la soledad es un estado psicológico que afecta la salud física e incluso puede provocar una muerte prematura, y está más extendida de lo que uno podría imaginar. Una encuesta de Cigna de 10.000 adultos reveló que el 61 por ciento se sentía solo.

En un artículo sobre Robin Williams, el neoyorquino describió el suicidio como “un crimen de soledad”.

Qué es la soledad

Si bien la condición física de estar solo puede resultar en soledad, la soledad no depende de este factor. La soledad es un estado mental en el que uno se siente no deseado, no amado o desconectado, y lo percibe como aislamiento social. Este estado mental puede manifestarse incluso cuando se está rodeado de personas, si uno no puede relacionarse con ellas. 

Si bien se podría suponer que la soledad afecta principalmente a la población mayor, en realidad son los adultos jóvenes, o la generación z, los que tienen más probabilidades de informar que se sienten solos, con casi el 50 por ciento que cree que no tiene amigos cercanos o que no tiene amigos. La soledad aumenta en los ancianos a partir de los 75 años, cuando la salud física suele empezar a deteriorarse. 

Es importante señalar que la soledad en sí misma no es un estado negativo. Elegir voluntariamente estar solo puede brindarle a uno un descanso saludable, mejorar el enfoque y permitir tiempo para el cuidado personal. Si uno siente que el aislamiento no es opcional ni óptimo, entonces puede aparecer la soledad. Cuanto más se prolongue, mayor será el riesgo de que afecte su salud.

Impactos negativos de la soledad

Depresión

Varios estudios han encontrado una relación entre la soledad y la depresión, y algunas investigaciones dicen que ambas se alimentan y perpetúan mutuamente. Tanto la soledad como la depresión están relacionadas con una salud y un bienestar deficientes.

La soledad y la depresión pueden retroalimentarse. (Imagen: Kat Smith vía pexels)

Según Katherine Peters, MD, profesora asociada de neurología y neurocirugía en la Universidad de Duke, «la soledad puede cambiar la neuroquímica del cerebro, desactivando las neuronas de dopamina [la hormona del «sentirse bien»], que desencadenan la respuesta de recompensa, y causando cierta degeneración en el cerebro cuando la respuesta de recompensa no está activada”. 

Un estudio en el Reino Unido de personas mayores de 50 años que sufrían de depresión mostró la soledad como un factor para el 20 por ciento de los participantes. La investigación del University College London también reveló que el aumento de los niveles de soledad duplicaba el riesgo de que una persona se deprimiera.

Inmunidad reducida

Se ha demostrado que la soledad aumenta el nivel de hormonas del estrés, como el cortisol, en el cuerpo. Estas hormonas son importantes herramientas de supervivencia que, en pequeñas dosis, ayudan a reducir la inflamación y aumentan la inmunidad. Sin embargo, un suministro continuo de cortisol lo hará ineficaz y, en cambio, dará como resultado una inmunidad reducida, lo que lo hará más susceptible a las enfermedades; y aumento de la inflamación, un factor común en muchas enfermedades crónicas. 

“La soledad es una forma de estrés que deprime el sistema inmunológico”, como lo expresa Ami Rokach, PhD, psicóloga clínica de la Universidad de York en Toronto. “Si te sientes solo, puedes enfermarte más fácilmente y permanecer enfermo por más tiempo”. 

Aumento del dolor

Dado que el cerebro procesa el dolor físico y emocional de manera similar, las personas solitarias pueden sentir más incomodidad física, dolores y dolor en general que aquellas con relaciones sociales sanas. 

Sueño interrumpido

Los niveles más altos de estrés y ansiedad causados ​​por la soledad también afectan los patrones de sueño. Según Louise Hawkley, PhD, científica investigadora sénior de la Universidad de Chicago, para dormir bien, necesitamos sentirnos seguros. “Las personas solitarias son susceptibles a sentimientos implícitos de ansiedad que pueden afectar la calidad de su sueño”.

Además, en comparación con aquellos que disfrutan de relaciones sociales saludables, los adultos que se sienten solos tienden a hacer menos ejercicio y consumen más grasas, lo que contribuye al aumento de la fatiga durante el día.

Deterioro cognitivo

La soledad también puede afectar la memoria y el aprendizaje. Martina Luchetti, PhD, profesora asistente de ciencias del comportamiento y medicina social en la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Florida, descubrió que la soledad “se asocia con reducciones en el factor neurotrófico derivado del cerebro, una proteína crucial para la salud neuronal, la cognición y la memoria”. 

Su investigación reveló una conexión entre la soledad y la reducción del rendimiento cognitivo, lo que aumenta el riesgo de demencia para las personas mayores.  

Comportamiento poco regulado

El estrés emocional de la soledad puede llevar a uno a buscar alivio en el comportamiento autodestructivo, como el abuso de sustancias o hábitos alimenticios poco saludables; evitar oportunidades sociales; o tomar malas decisiones basadas en una imagen negativa de sí mismo.

Las personas solitarias también tienen más probabilidades de experimentar un envejecimiento prematuro, ya que los procesos celulares se ven afectados en muchos niveles. Algunas investigaciones comparan los efectos dañinos de la soledad con los de fumar. 

Transmitir su oficio puede ser una experiencia conmovedora tanto para usted como para el destinatario. (Imagen: Alex Green vía pexels)

Superando la soledad

Si bien la soledad es un problema común que afecta a una amplia gama de personas, la situación está en gran medida bajo nuestro control. Adoptar una actitud más positiva y ajustar nuestros hábitos sociales puede aflojar las ataduras de la soledad.

Cultivar la confianza y la autocompasión

Si te sientes solo, sé más amable contigo mismo. No te centres en tus faltas como justificación de tu estado infeliz. Reconocer sus fallas es útil porque lo alienta a mejorar, pero insistir en ello puede conducir a una autoculpabilidad destructiva o una autocompasión inútil. Busque en cambio el cuidado personal y las diversiones saludables. 

Dése las herramientas físicas para el bienestar: alimentos nutritivos, sueño suficiente y actividad atractiva. Tómese el tiempo para dedicarse a un pasatiempo satisfactorio o aprender una nueva habilidad. Además de distraerlo de su angustia emocional, estos también pueden conectarlo con otras personas que comparten sus intereses.

Tenga en cuenta que las diversiones digitales son, en general, un desastre para las personas solitarias, así que asegúrese de mantener sus actividades en el ámbito físico. 

Fortalecer las relaciones existentes 

Tal vez te hayas distanciado de algunos amigos o familiares, o hayas dejado que algunas diferencias conduzcan a una ruptura resentida. Si bien las nuevas relaciones pueden ser emocionantes y satisfactorias, es más probable que quienes te conocen desde hace más tiempo te conozcan mejor. Si hay personas en las que puede confiar y con las que puede compartir abiertamente entre sus relaciones existentes, vale la pena preservarlas y fortalecerlas. 

No tenga miedo de comunicarse cuando necesite hablar con alguien. Lo más probable es que ilumine más que su propio día.

La amabilidad y la generosidad son la mejor manera de hacer conexiones significativas. Trate de ofrecer su tiempo como voluntario para ayudar a otros. (Imagen: RODNAE Productions vía pexels)

Ser voluntario

Ayudar a los demás es una excelente manera de traer un sentido de propósito a tu vida. Hay muchas oportunidades para diferentes tipos de servicio comunitario. Desde alimentar a las personas sin hogar hasta dar una clase sobre algo en lo que eres bueno, cualquier forma de altruismo es buena para el alma. 

El trabajo en sí puede ser satisfactorio, pero también puede experimentar un fuerte sentimiento de comunidad y una gratitud más profunda por los muchos regalos en la vida que puede haber estado dando por sentado.

Unirse a una clase o club

La soledad también puede desarrollarse cuando las personas cercanas a usted no comparten sus intereses. Si este es el caso, puede ser el momento de unirse a un club o tomar una clase que lo reúna con aquellos que lo hacen.

Consulte su biblioteca pública, colegio comunitario o parques estatales para ver lo que tienen para ofrecer. Si nada te llama la atención, considera formar tu propio grupo. Es posible que se sorprenda de cuántas personas pueden relacionarse con usted y sus pasiones.

Ser parte de un grupo le dará un sentido de pertenencia, mientras que la actividad involucrará su mente y cuerpo y le dará algo que esperar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Adoptar una mascota

Un artículo de Forges de 2020 de Jackie Rocheleau analizó las muchas formas en que las mascotas son beneficiosas para reducir la soledad. Especialmente durante la pandemia, cuando el contacto humano estaba muy mal visto, los animales aseguraron una importante sensación de cercanía para los dueños de mascotas, aproximadamente el 50 por ciento de la población.

Si bien los perros y los gatos son las criaturas más comunes y tiernas con las que compartir su hogar, acoger a cualquier ser vivo puede brindarle a uno un sentido de responsabilidad enriquecedor. El simple hecho de saber que tu mascota depende de ti aumenta tu autoestima y ayuda a mitigar los sentimientos negativos como la autocompasión y la desesperanza.

Además de ser una fuente confiable de amor incondicional, las mascotas también pueden conectarte con otras personas. Pasear a un perro o incluso comprar comida para peces te dará la oportunidad de conocer a otras personas con intereses similares. 

Si las mascotas no son una posibilidad, considere las plantas para ayudar a llenar su vacío. Silenciosamente sensibles, las plantas de interior pueden traer mucha alegría e interés a un hogar. Comience con variedades fáciles de cuidar para evitar la decepción de perder a su nuevo compañero. A medida que se adapte a las necesidades de las plantas, puede descubrir su pulgar verde y encontrarse viviendo en una verdadera jungla.

Hablar con extraños

Finalmente, trate de recordar que todos somos parte de un todo más grande y que tenemos más similitudes que diferencias. Todo el mundo tiene su parte de faltas, por lo que vale la pena perdonarte a ti mismo y a los demás. Mostrar amabilidad e interés por todas las personas que conoces puede mejorar tu bienestar emocional y hacer que tu día y el de ellos sea un poco más brillante.

LEA TAMBIÉN: