Verdad, Inspiración, Esperanza

Qué hay detrás de la multa de 1.200 millones a la Didi, la empresa de transporte china (Análisis)

Una mirada al calendario de cónclaves clave del Partido Comunista Chino sugiere que la política fue un factor principal en el movimiento para concluir la investigación de Didi.
Larry Ong es analista senior de SinoInsider, una consultora de riesgos con sede en Nueva York que se centra en la política de élite china.
Published: 27 de julio de 2022
Didi Multa 1200 millones
Esta foto tomada el 4 de septiembre de 2018 muestra un logotipo de Didi Chuxing en un edificio en Hangzhou, en la provincia oriental china de Zhejiang. (Imagen: STR/AFP vía Getty Images)

La empresa china de transporte compartido Didi Global recibió una multa de 1200 millones de dólares el 21 de julio. La Administración del Ciberespacio de China (CAC) acusó a la empresa de violar las leyes sobre seguridad del ciberespacio, seguridad de datos y protección de la información personal, incluida la recopilación excesiva de información personal de muchos de sus casi 600 millones de usuarios. La multa marcó la conclusión de la investigación oficial sobre Didi, que se inició hace aproximadamente un año después de que la empresa cotizara en la Bolsa de Valores de Nueva York sin la aprobación de Beijing.

Las autoridades chinas parecían haber telegrafiado su acción contra Didi con casi dos meses de anticipación. Li Daokui, economista y exasesor del Banco Popular de China (PBoC), dijo en un foro al hablar sobre la represión del sector tecnológico de Beijing el 3 de junio que «la influencia política de las empresas de Internet ahora es nula» y que las preocupaciones de los altos funcionarios han sido aliviadas. Agregó que la tormenta regulatoria tecnológica de China ha terminado y que las políticas futuras se centrarán en restaurar la confianza de los inversores. 

El 6 de junio, The Wall Street Journal informó que los reguladores de la República Popular China estaban concluyendo su investigación sobre Didi, citando a personas familiarizadas con el asunto. El Journal agregó que se esperaba que Didi y otras dos empresas tecnológicas chinas ofrecieran una participación accionaria del 1 por ciento al estado y otorgaran a las autoridades un papel directo en las decisiones corporativas.

Una mirada al calendario de cónclaves clave del Partido Comunista Chino sugiere que la política fue uno de los factores principales, si no el principal, detrás de la decisión del liderazgo de Xi de concluir la investigación Didi en este momento. 

LEE MAS

Cuidado con las grandes tecnológicas chinas

La ideología marxista-leninista del PCCh y su incesante búsqueda del control absoluto hacen que se esfuerce por poner la política al mando siempre que sea posible en el régimen. “Este, oeste, sur, norte y centro; el Partido dirige todo”, como ha dicho Xi Jinping en múltiples ocasiones.  

Esta foto tomada el 5 de febrero de 2018 muestra a una oficial de policía (derecha) hablando mientras usa un par de lentes inteligentes con un sistema de reconocimiento facial en la estación de trenes Zhengzhou East en Zhengzhou, en la provincia central china de Henan. (Imagen: AFP a través de Getty Images)

Los gigantes tecnológicos chinos representan una amenaza para el control del PCCh dada la naturaleza de su negocio. Empresas como Didi, Alibaba y Tencent obtienen grandes cantidades de información personal de sus clientes, parte de la cual es confidencial. Por ejemplo, el portavoz estatal Xinhua reveló en 2015 que estaba trabajando con Didi para analizar los datos de viaje de los funcionarios del gobierno central para rastrear su estado de trabajo de horas extra. Es posible que Xinhua haya tenido la intención de que la revelación sirviera como propaganda sobre la «laboriosidad» oficial, pero también señaló indirectamente el potencial de las empresas tecnológicas para competir con el Partido en la vigilancia e incluso la influencia de la población china.

Las cosas se volverían aún más problemáticas para el PCCh si los gigantes tecnológicos chinos se vieran obligados a divulgar sus datos para cumplir con los requisitos de cotización en bolsas de valores extranjeras. En particular, Estados Unidos exige que las empresas chinas y sus auditores pongan a disposición documentos de auditoría detallados o se enfrentarán a la exclusión de la lista en 2024. Los datos confidenciales que posee Didi significan que es muy poco probable que su movimiento para cotizar en la Bolsa de Nueva York haya sido aprobado por el autoridades del PCCh. Por lo tanto, Beijing habría interpretado la cotización de Didi sin haber recibido luz verde como un desafío directo al Partido y habría actuado duramente contra la empresa. 

Por último, el bando de Xi desconfía de los gigantes tecnológicos vinculados a sus rivales de facción. El Wall Street Journal informó en febrero de 2021 que Beijing bloqueó la oferta pública inicial de Ant Group a finales de 2020, en parte porque no quería que los rivales de Xi Jinping se llenaran los bolsillos con la salida a bolsa, y en parte porque la empresa participaba en negocios financieros arriesgados mientras dejaba que los bancos estatales asumieran la mayor parte del riesgo. Entre los identificados por el Journal como rivales de Xi se encuentran miembros de la facción Jiang, como el nieto de Jiang Zemin, Alvin Jiang, y el yerno de Jia Qinglin.

Los miembros de la facción de Jiang también sirven en la junta de Didi. El miembro de la junta, Chen Zhiyi, es de Boyu Capital, la firma de capital privado de Alvin Jiang. Boyu Capital desempeñó un papel crucial para ayudar a Alibaba con su OPI de 2014 en los Estados Unidos. Mientras tanto, el CEO de Alibaba, Daniel Zhang, es otro miembro de la junta de Didi. No se puede descartar que la investigación sobre Didi y la cuantiosa multa que recibió tuvieran como objetivo advertir a la facción de Jiang y otras élites políticas que están pensando en generar ganancias con la cotización de los gigantes tecnológicos chinos a expensas del régimen del PCCh y el liderazgo Xi. 

‘Tregua’ política 

La política de élite y el control político no son las únicas razones por las que Beijing concluyó la investigación de Didi. El liderazgo de Xi busca revivir la economía que se deteriora rápidamente y necesita cortejar y mantener la inversión extranjera en China. Los extranjeros dudan cada vez más en asignar capital a China debido a los crecientes riesgos geopolíticos derivados de la amistad “sin límites” de Beijing con Rusia, el impacto de la política “cero-COVID” de Beijing, la represión del sector tecnológico y otros factores políticos. 

Dicho esto, la política de las élites parece ser la principal razón por la que los dirigentes de Xi han optado por poner fin a la investigación sobre Didi. Los altos funcionarios y las élites del Partido deben acudir a Beidaihe entre mediados de julio y mediados de agosto para disfrutar de sus vacaciones anuales. En el cónclave informal, las élites del Partido muy probablemente confabularán sobre el intento de Xi Jinping de romper las normas modernas del Partido y prolongar su mandato en el 20º Congreso del Partido, así como considerar su lista de personal preferido para ocupar puestos clave. Al poner fin a la investigación sobre Didi en torno al periodo de Beidaihe, Xi parece estar mostrando «buena voluntad» a sus rivales políticos al señalar que no se tomarán más medidas contra ellos mientras sigan su agenda política.

MÁS SOBRE LA POLÍTICA CHINA

El presidente chino, Xi Jinping, abajo, es aplaudido por miembros del gobierno cuando llega a la sesión de clausura de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh) en el Gran Salón del Pueblo el 10 de marzo de 2022 en Beijing, China. (Imagen: Kevin Frayer/Getty Images)

Sin embargo, la muestra de “buena voluntad” de Xi sobre Didi no significa necesariamente el fin de la acción regulatoria en el sector tecnológico o una tregua permanente en la lucha entre facciones. El fuerte rechazo a la agenda política del 20º Congreso del Partido de Xi en Beidaihe podría resultar en más acciones para abordar la «expansión desordenada del capital» que se está tomando contra los partidarios políticos de Didi y la empresa. Otras empresas de tecnología e instituciones financieras vinculadas con los rivales de Xi también podrían verse afectadas dependiendo de cómo resulte Beidaihe. 

Sin embargo, la falta de interferencia de facciones en Beidaihe tampoco se traduce en un camino tranquilo para Xi Jinping. La relajación de las medidas enérgicas regulatorias puede no ser suficiente para convencer a los inversionistas extranjeros de poner o mantener su dinero en China, especialmente cuando la economía mundial se dirige hacia la recesión y las medidas antiinflacionarias de la Reserva Federal de EE. UU. facilitan las salidas. Un fuerte empeoramiento de la situación económica, incluida la activación de varios riesgos financieros sistémicos y de deuda, significa problemas para Beijing.

Además, es posible que el final de las investigaciones sobre Didi no ayude mucho a resolver los problemas de la empresa. Los inversores asustados pueden dudar en adquirir participaciones en Didi después de tener en cuenta la reciente turbulencia política. Mientras tanto, dos años de medidas «cero-COVID» y la prohibición de las aplicaciones Didi en las tiendas de aplicaciones nacionales durante un año han afectado gravemente las ganancias de la empresa. Un escenario en el que Didi quiebre en gran parte debido a las políticas de Beijing sería una gran marca negra para Xi.

Los líderes del PCCh han demostrado durante mucho tiempo su voluntad de sacrificar los resultados económicos por el control político. Xi no es diferente en este sentido. Pero los problemas económicos, cuando crecen demasiado, se convierten también en problemas políticos. Los rivales de Xi en el régimen sin duda buscarán explotar los crecientes problemas económicos de China para socavar su liderazgo antes del XX Congreso del Partido. 

Larry Ong es analista sénior de la consultora de riesgo político SinoInsider con sede en Nueva York . Formó parte del equipo de SinoInsider que pronosticó el XIX Congreso del Partido y las reorganizaciones de personal de las Dos Sesiones de 2018 con un alto grado de precisión.