Verdad, Inspiración, Esperanza

Los beneficios espirituales del trabajo físico

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 5 de enero de 2022
Trabajar un poco para lograr una tarea significativa produce satisfacción tanto del ejercicio físico como del producto final resultante. (Imagen: Anselm Hook a través de Flickr CC BY 2.0)

La espiritualidad puede significar muchas cosas para muchas personas, pero en general, alguien que está en un camino espiritual busca una existencia más noble o significativa; deseando ser una mejor persona y tener una conexión más cercana con las fuerzas creadoras del universo. 

Los estudios han demostrado que las prácticas espirituales como la meditación, el canto, el estudio y la oración pueden tener muchos beneficios para la salud física, pero lo opuesto también es cierto. La actividad física, especialmente el trabajo al aire libre, también puede tener un efecto positivo en el crecimiento espiritual. 

Sentido de propósito y logro

El trabajo físico al aire libre, ya sea mantener un jardín, quitar la nieve, construir, pintar, lavar ventanas o cortar leña, tiene resultados concretos que generan sentimientos de satisfacción por un trabajo bien hecho. Trabajar el cuerpo involucra a todo el ser y hace que la experiencia sea más gratificante.

Las personas se sienten mejor consigo mismas cuando saben que se han ganado lo que tienen. El trabajo estimulante y desafiante es importante para el sentido de autoestima y dignidad. Estar involucrado en una actividad útil alimenta el alma y le da a uno un sentido de propósito. Las tareas que requieren un esfuerzo o esfuerzo considerable pueden requerir fe y perseverancia para completarse, solidificando estas características importantes para el crecimiento espiritual de la persona.

El aire libre agrega valor

En el interior, a menudo estamos rodeados de miles de objetos inanimados de nuestra propia elección, lo que nos lleva a la absorción de uno mismo y a la falta de concentración. En el exterior, nos adentramos en un ambiente fresco y muy vivo. Nos da un sentido de lugar en el vasto universo, y podemos percibir y aceptar la maravilla del mundo en constante cambio que nos rodea más fácilmente. 

Los investigadores han descubierto que la «maravilla» es una parte importante de la espiritualidad, ya que inspira asombro y reflexión. En su propia experiencia, el Dr. Anthony T. DeBenedet encuentra que “la maravilla te hace sentir más pequeño. No insignificante sino más pequeño, en el sentido de que eres una parte de un todo mayor. De esa manera, la espiritualidad y el asombro tienen funciones similares. Meditar, encontrar lo divino o experimentar lo milagroso a menudo puede hacerte sentir más pequeño de esa manera maravillosa. Te das cuenta de que eres parte de una gran sinfonía de cosas. Tienes un lugar y un propósito más importantes en el mundo».

El valor espiritual de la naturaleza también es reconocido por Edward O. Wilson, naturalista de Harvard y ganador del premio Pulitzer, quien cree que la naturaleza es esencial para la buena salud. Sostiene que tenemos afinidad por la naturaleza, o biofilia (amor por los seres vivos) porque somos parte de la naturaleza; y que estamos conectados con él y restaurados por él. 

Efecto depurativo del trabajo físico

Al igual que otros ejercicios vigorosos, el trabajo físico ayuda a limpiar el cuerpo y despejar la mente. Sudar ayuda a liberar toxinas a través de la piel; y el trabajo duro también fortalece el corazón, el hígado y otros órganos internos para permitirles eliminar mejor las toxinas. Un beneficio adicional es un mayor deseo de hidratación, que nutrirá aún más el sistema. 

La mayoría de las personas han experimentado el efecto calmante que tiene el ejercicio en la mente estresada. Los estudios muestran que la actividad aeróbica aumenta el flujo sanguíneo a la corteza frontal, donde tienen lugar importantes actividades mentales. El ejercicio no solo aumenta la actividad neuronal, sino que también estimula el crecimiento de nuevas neuronas, lo que ayuda a la memoria y al aprendizaje. Se demostró que el ejercicio vigoroso tiene un efecto regulador significativo sobre las emociones negativas.

El trabajo genera fortaleza

Fortalecer la mente y el cuerpo a través del trabajo físico fortalece la resistencia y solidifica el carácter moral. Una persona que conoce el valor del trabajo arduo está más dispuesta a esforzarse por el crecimiento espiritual. Un trabajo exigente requiere fuerza de carácter y disciplina. La integridad, la humildad y la determinación nacidas del trabajo duro pueden servir como base para el crecimiento espiritual.

Por otro lado, muy poca actividad física útil puede invitar a uno a volverse más relajado e incluso a buscar formas menos virtuosas de pasar el tiempo. Como dice el proverbio, «El diablo encuentra trabajo para manos ociosas». Mantener la mente y el cuerpo ocupados en un trabajo honesto nos ayuda a resistir la tentación de desviarnos de nuestro camino espiritual.

Asimismo, cuando el trabajo requiere poco esfuerzo, uno siente igualmente poca satisfacción. La confianza, la autosuficiencia y la dignidad sufren cuando uno toma el camino más fácil. Frank Sonnenberg, autor de Listen to Your Conscience (Escucha tu consciencia), escribe, “… cuando alguna parte del cuerpo humano no se ejercita adecuadamente, se atrofia. Lo mismo ocurre con el espíritu”. 

El huerto de dios

El beso del sol por perdón,

El canto de los pájaros para regocijarse,

Uno está más cerca del Corazón de Dios en un jardín.

Que en cualquier otro lugar de la Tierra.

Dorothy Frances Gurney, líneas 13-16 de su poema El jardín de Dios

Todo jardinero sabe que el placer de observar y trabajar con la naturaleza no puede ser sustituido por ninguna recompensa material. Un jardín nos proporciona el trabajo sagrado de nutrir la vida, así como el entorno humilde de un mundo mágico. Cuando trabajamos de corazón en un jardín, nos unimos a la naturaleza y abandonamos nuestro engorroso sentido del yo.

Clare Cooper Marcus, MA, MCP, profesora emérita de la Universidad de California en Berkeley y una de las fundadoras del campo de la psicología ambiental, cree que estar en la naturaleza «pone la mente en un estado similar a la meditación». Debido a que dejamos de preocuparnos por nuestras preocupaciones personales, nuestros sentidos se despiertan y experimentamos la vida en el momento, lo que a Marcus le parece «muy eficaz para reducir el estrés».

Las opiniones de Ralph Waldo Emerson sobre el trabajo duro

Ralph Waldo Emerson, el poeta y filósofo estadounidense que defendió el trascendentalismo, escribió sobre la Ley de compensación, mediante la cual finalmente somos compensados ​​en consecuencia por cualquier esfuerzo que hagamos. (Imagen: Mathew Benjamin Brady a través de Wikimedia Commons Dominio público)

Ralph Waldo Emerson, un escritor espiritual del siglo XIX, fue un gran defensor del trabajo duro. Escribió mucho sobre la autosuficiencia y la independencia de pensamiento, influyendo en otros escritores como Walt Whitman y Henry David Thoreau, que vivieron en la propiedad arbolada de Emerson en Walden Pond durante dos años en una pequeña cabaña que él mismo construyó. 

«Los cimientos de una persona no están en la materia, sino en el espíritu».

Ralph Waldo Emerson, poeta estadounidense

Como destacado trascendentalista estadounidense, Emerson creía en una continuidad fundamental entre el hombre, la naturaleza y lo divino. Su pensamiento siguió los principios antiguos del I Ching, o El Libro de los Cambios, de muchas maneras, ya que creía que todo estaba en un flujo constante de cambio y que había equilibrio en los opuestos. 

Su Ley de Compensación establece que siempre obtenemos lo que nos merecemos, de acuerdo con la cantidad y la calidad del esfuerzo que ponemos en ello, de nuevo similar a la antigua filosofía china de “el bien es recompensado y el mal es castigado» 

Emprender un camino espiritual

La espiritualidad puede ayudar a uno a llevar una vida más plena. Puede profundizar su comprensión de su lugar en el mundo, llenar su corazón de gratitud y compasión y abrir canales para conectarse con los demás. El trabajo físico puede jugar un papel importante en el logro de sus metas espirituales.

Hay innumerables formas en que podemos trabajar el cuerpo para mejorar el espíritu. Incluso si no tiene un jardín o una propiedad propia para trabajar, si tiene la capacidad, puede ayudar a otras personas que tienen menos capacidad. Cortar con alegría el césped de un vecino, pintar la cerca de otro y lavar las ventanas de un familiar no solo le brindará una gran satisfacción, sino que también difundirá la buena voluntad, fortalecerá las conexiones sociales y mejorará su entorno colectivo.  

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!