Verdad, Inspiración, Esperanza

¿Hambruna mundial? No te preocupes. Nos vacunaremos para salir de ella [Opinión]

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 24 de octubre de 2022
Una enfermera de la clínica móvil de Médicos Sin Fronteras (MSF) vacuna a un bebé contra la tuberculosis, la poliomielitis y el sarampión en el pueblo de Tanarake, comuna de Sihanamaro, en septiembre de 2021. Peter Hotez, de la Universidad de Baylor, un prolífico vendedor ambulante del establecimiento Narrativa Cero-COVID, afirma que la humanidad puede vacunarse para salir de la hambruna mundial. (Imagen: RIJASOLO/AFP vía Getty Images)

Comentario

Aunque 2022 ha aclarado una amenaza inminente e inmediata de escasez mundial de alimentos, causada en gran parte por sequías récordescasez de fertilizantes y políticas de planificación central, el bloque globalista tiene una solución que salvará a los mercados fronterizos, emergentes y en desarrollo: la vacunación.

La noción se transmitió a la comunidad científica en un artículo del 10 de septiembre publicado en la revista Trends in Pharmacological Sciences por Peter Hotez de la Universidad de Baylor denominado Malnutrition Vaccines for an Inminent Global Food Catastrophe.

Si bien, solo por el título del artículo, uno podría esperar que «la ciencia» haya afirmado haber resuelto la condición humana fundamental de requerir alimentos principalmente a diario para sobrevivir con la vacunación, tales avances aún pueden ser un sueño imposible.

LEER MÁS SOBRE LA DESEVOLUCIÓN DE LA SOCIEDAD

En cambio, la diatriba de 4 páginas de Hotez se lee menos como un estudio científico y más como una pontificación para los seguidores de la cansada línea retórica del bloque globalista, ya que incluye a los sospechosos habituales como causas de la crisis alimentaria:

  • “La invasión rusa de Ucrania en 2022”
  • “Interrupciones sociales en las cadenas de suministro por la pandemia de COVID-19”
  • “Sequía [y] altas temperaturas por el cambio climático”

Al corroborar su punto, Hotez menciona al Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, por haber “advertido sobre una escasez mundial de alimentos que se avecina con potencialmente 1.600 millones de personas que no tienen suficiente para comer y 250 millones que viven al borde de la hambruna” en 2022.

“El Programa Mundial de Alimentos de la ONU determina que millones de personas ya se enfrentan a una hambruna inminente, y proyecta que cientos de millones corren el riesgo de sufrir una hambruna masiva”, anuncia el documento.

Hotez vuelve a señalar las «3 grandes» causas como la raíz de todos los males del mundo: «El principal motor ha sido la guerra en Ucrania, donde se produce un porcentaje importante del trigo y otros cereales y fertilizantes del mundo, en combinación con la sequía, las altas temperaturas derivadas del cambio climático y las interrupciones de la cadena de suministro debidas a la pandemia».

‘El vendedor ambulante’ del globalismo

El mismo Hotez es un prolífico vendedor ambulante e influenciador de la narrativa establecida de la Enfermedad del Coronavirus 2019 (COVID-19), una que siempre ha tratado de emular la irracional y torpe campaña “Cero COVID” del Partido Comunista Chino.

Por ejemplo, en 2021 Hotez publicó un artículo en la revista PLOS Biology acuñado con el nombre de Agresión anticientífica en Estados Unidos, que abría audazmente con la suposición: «Hay una nueva y preocupante expansión de la agresión anticientífica en Estados Unidos. Está surgiendo del extremismo de extrema derecha, incluyendo a algunos miembros electos del Congreso de los Estados Unidos y a los medios de comunicación conservadores que apuntan a prominentes científicos biológicos que luchan contra la pandemia del COVID-19».

La base del artículo de Hotez era afirmar que cualquiera que desafiara el impulso para emular el modus operandi del PCCh, incluida la instalación del crédito social del pasaporte de vacunas, debería ser considerado «extrema derecha» y «anticiencia», llegando incluso a confundir a los opositores de tales políticas a los precedentes históricos encontrados en la Alemania nazi de Hitler y la URSS de Stalin.

Hotez fue sincero: “Históricamente, tales regímenes veían a los científicos como enemigos del estado. En su ensayo de 1941, Science in the Totalitarian State, Waldemar Kaempffert describe los detalles utilizando los ejemplos del nazismo bajo Hitler, el fascismo bajo Mussolini y el marxismo y el leninismo.

“Por ejemplo, bajo Stalin, el estudio de la genética y la física de la relatividad se trataban como teorías occidentales peligrosas y potencialmente en conflicto con las filosofías sociales oficiales del estado”, agregó.

En septiembre de 2021, Hotez también declaró durante una transmisión en vivo de CNN que los directores ejecutivos de las aerolíneas que comenzaron a cuestionar la veracidad científica de los mandatos obligatorios de máscaras en los vuelos tienen la «inteligencia emocional de un picaporte».

Un velo delgado

Y, sin embargo, el artículo más reciente de Hotez que afirma resolver el hambre en el mundo a través de la vacunación carece igualmente de una racionalidad coherente.

Aunque el documento insiste en vender el sueño de que una inyección química puede salvar almas de la eliminación por hambruna al afirmar: “Se ha demostrado que los programas universales de inmunización en la India y en otros lugares producen beneficios nutricionales positivos para el crecimiento infantil. Además, hay al menos 20 candidatas prometedoras a vacunas contra la desnutrición en etapa media o tardía de desarrollo que podrían acelerarse para ayudar a evitar una catástrofe alimentaria inminente o incluso posibles eventos de hambruna masiva”.

El documento de cuatro páginas en realidad simplemente analiza el problema causado por «Ciertas infecciones humanas, especialmente infecciones crónicas, [que] pueden causar deficiencia de micronutrientes, desnutrición o, en algunos casos, ambas formas de desnutrición».

Hotez afirma: “A su vez, la desnutrición a menudo puede empeorar o exacerbar el curso clínico de las enfermedades infecciosas”.

Y así, Hotez revela que su artículo trata simplemente de vacunar contra “las principales enfermedades infecciosas y tropicales que se espera amplifiquen o exacerben una crisis de inseguridad alimentaria pendiente”.

Específicamente, “Infección por anquilostomiasis humana, esquistosomiasis y malaria; y dos infecciones bacterianas entéricas: shigellosis y ST-ETEC, y tuberculosis”.

Hotez revela al final de su misiva que él “es un inventor de patentes que no generan ingresos para vacunas contra la anquilostomiasis y la esquistosomiasis. Estas vacunas se encuentran en ensayos clínicos de Fase 1-2 a través de las actividades del Texas Children’s Hospital CVD, una asociación de desarrollo de productos sin fines de lucro, a través de subvenciones gubernamentales y filantrópicas”.

Y finalmente admite en la sección final de su escrito: “Si bien puede que no sea posible evitar una catástrofe alimentaria inminente, existen opciones para acelerar las vacunas contra la desnutrición para reducir su impacto”.