Verdad, Inspiración, Esperanza

El PCCh asesinó a uigures con fumigaciones masivas bajo la histeria ‘COVID Cero’

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 4 de octubre de 2022
Uigures COVID
Esta foto tomada el 5 de junio de 2022 muestra a un sirviente del Partido Comunista rociando desinfectante en una escuela antes de los exámenes anuales de ingreso a la universidad en China. (Imagen: STR/AFP vía Getty Images)

El Partido Comunista Chino ha envenenado al menos a 13 musulmanes uigures en la Región Autónoma de Xinjiang después de rociar cantidades masivas de desinfectantes tanto desde el suelo como desde el aire en su enloquecida campaña “COVID Cero” mientras el régimen inestable libra una batalla cuesta arriba contra la neumonía de Wuhan.

La historia fue reportada el 30 de septiembre por Radio Free Asia, quien afirmó que aunque 13 uigures han muerto por envenenamiento con desinfectante, los comentarios recopilados de las redes sociales chinas parecen indicar que miles más se han enfermado.

RFA explicó: “Muchos videos compartidos en línea muestran a las autoridades rociando paredes interiores, muebles, ropa de cama y dentro de refrigeradores en hogares de la región”.

El medio confirmó las cifras con un “funcionario local a cargo de supervisar 10 hogares en una aldea en el condado de Guma”, quien declaró específicamente que las muertes ocurrieron el 20 de septiembre.

LEER ARTÍCULOS RELACIONADOS

Según la descripción, el funcionario parece ser una partícula del notorio Sistema de Gestión de la Red del PCCh, donde los ciudadanos comunes son delegados por el Partido para mantener la vigilancia de sus vecinos directos.

El sistema se probó en el mundo occidental durante el apogeo de la campaña de vacunación alfombra de COVID de la facción globalista cuando países como Austria buscaron reclutar ciudadanos con un salario de 44.000 dólares al año para rastrear a sus compatriotas que rechazaron las inyecciones.

El oficial RFA entrevistado se negó a ser nombrado, pero admitió al medio que uno de sus propios familiares había muerto a causa del envenenamiento.

Un residente en el área le dijo a RFA que su hijo de 24 años fue secuestrado por el Partido después de negarse a permitir que los funcionarios arquetípicos que vestían trajes de materiales peligrosos entraran a su casa para empaparla con productos químicos.

El hombre explicó: “El gobierno roció desinfectantes en los techos y en los patios de cada casa para desinfectar, y como resultado, todos los residentes se desmayaron y no había nadie del gobierno para llevarlos al hospital”.

Entró en detalles sobre la difícil situación de la comunidad, que vive en condiciones de encierro draconianas: «Esto es lo que está viviendo la comunidad… No hay nada que comer, y toda la comunidad ha sido noqueada por la pulverización [de las autoridades] del llamado desinfectante. No sabemos qué pasará mañana cuando nos despertemos».

A principios de septiembre, RFA informó que al menos una docena de personas en la región de Xinjiang habían muerto de hambre o por no recibir atención médica como resultado de los inhumanos mandatos de cierre del Partido.

Según la información de un funcionario local, los 12 perecieron en los primeros 20 días de la campaña.

En el caso del envenenamiento por desinfectante, cuando RFA se puso en contacto con una «línea directa del servicio de información» del Partido Comunista para confirmar los detalles de la historia, el operador con el que hablaron «no negó las muertes» y remitió el medio a un «Centro de Comando de Epidemias» secundario del Partido”.

Después de que el medio se puso en contacto con el Centro, la mujer con la que hablaron “confirmó que hubo incidentes de uigures que se enfermaron por envenenamiento con desinfectante en un hospital local”. 

Cuando RFA la presionó para que diera detalles sobre el número de muertos, se enojó y le dijo a su reportero: “No hagas esas preguntas”.

Además, varios residentes con los que habló el medio declararon que el área no solo había sido bombardeada por una campaña terrestre de secuaces del Partido que empuñaban latas de aerosol, sino que el régimen había estado realizando polvo aéreo sobre el área durante al menos nueve días.

En cuanto a la veracidad científica de la fumigación química masiva para combatir el COVID-19, nada menos que la Organización Mundial de la Salud, prometida del PCCh, declara en su sitio web al momento de escribir este artículo que, “En espacios al aire libre, la fumigación o fumigación a gran escala en áreas como como calles o mercados abiertos para el virus COVID-19 u otros patógenos, no se recomienda”.

La explicación de la OMS de que “las calles y las aceras no se consideran rutas de infección de la COVID-19” también contradice la insistencia del Partido y de otros lugares internacionales en desplegar un mandato de uso de máscaras al aire libre.

“Rociar desinfectantes, incluso al aire libre, puede ser nocivo para la salud de las personas y causar irritación o daños en los ojos, las vías respiratorias o la piel”, señala la Organización. 

Y va más allá al explicar la falacia de la fumigación exterior: “Esta práctica será ineficaz ya que la presencia de suciedad o basura, por ejemplo, inactiva el desinfectante, y la limpieza manual para eliminar físicamente toda la materia no es factible”. 

La OMS eviscera la práctica por completo: “Esto es incluso menos efectivo en superficies porosas como aceras y caminos sin pavimentar. Incluso en ausencia de suciedad o basura, es poco probable que la pulverización de productos químicos cubra adecuadamente las superficies y permita el tiempo de contacto necesario para inactivar los patógenos”.

Mira el video en nuestro canal de Youtube, ‘Mirada hacia China’: