Verdad, Inspiración, Esperanza

Empresas chinas echan raíces en México para evadir aranceles de EE. UU.

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 14 de septiembre de 2022
Mexico empresas chinas
Los trabajadores ensamblan los SUV de Zhongxing en una línea de producción en Baoding, el 28 de junio de 2007. Zhongxing, como muchas otras empresas chinas, echó raíces en México. Hoy, esto se hace para evadir los aranceles estadounidenses, el histérico régimen Zero-COVID del PCCh y los cuellos de botella de la crisis de la cadena de suministro. (Imagen: PETER PARKS/AFP vía Getty Images)

Las empresas de China continental están echando raíces en México para explotar una laguna en torno a los aranceles de importación de EE. UU.

El tema salió a la luz en un artículo de Bloomberg del 13 de septiembre, que describía la anécdota de un abogado inmobiliario local que convirtió un rancho ganadero en Monterrey que heredó de su padre en un parque industrial adornado con un nombre chino.

El Parque Industrial de Hofusan alberga ahora 11 plantas y almacenes propiedad de 10 empresas de China continental, frente a un solo edificio hace tres años.

Los planes para ampliar el número de instalaciones en el sitio de 2100 acres a 35 dentro de los próximos dos años ya están en marcha.

MÁS SOBRE MÉXICO Y CHINA

El artículo explica que los gerentes de las empresas “predicen que eventualmente habrá 15.000 personas trabajando en Hofusan, aproximadamente el 10% de los cuales serían gerentes chinos, y planean construir restaurantes para atenderlos, así como casas para alojarlos”.

El propietario de la antigua hacienda, César Santos, se jactó de haber importado mil millones de dólares en inversiones de entidades asociadas al Partido Comunista Chino.

El artículo explica que en 2014, Santos viajó a Shanghái donde fue cortejado por un “fondo de inversión chino” que “estaba buscando un sitio grande ubicado a poca distancia de la frontera con Estados Unidos”.

El nombre Hofusan es un conglomerado de los nombres de las dos firmas de inversión, Holley Group y Futong Group, además de la familia Santos.

Simon Huang, director de país de Kuka Home, una de las empresas chinas arraigadas en la trama, fue parafraseado por Bloomberg explicando que «gracias al pacto de libre comercio del país con Estados Unidos y Canadá, una silla hecha en la fábrica de Kuka en Hofusan puede viajar a través de la frontera libre de impuestos, mientras que una enviada a Estados Unidos desde China se vería afectada por un arancel del 25%».

Un gerente mexicano empleado por una empresa china entrevistado por Bloomberg fue citado señalando que el acuerdo tenía una segunda ventaja significativa para las empresas del continente porque “los productos tardan alrededor de 10 semanas en fabricarse y enviarse a clientes estadounidenses desde la sede de la empresa en Hangzhou, frente a cuatro semanas desde el norte de México.

Un artículo de mayo de National Law Review señaló además algunos factores adicionales al movimiento de empresas chinas a México, incluida la necesidad de escapar de las notorias e histéricas políticas cero-COVID del PCCh, que interrumpen la productividad, y los requisitos regionales de importación impuestos por el TLCAN de 2020. sucesor USMCA.

Un segundo artículo de mayo de Marketplace señaló que otro factor era la crisis de la cadena de suministro prominente en ese momento, que, según un fabricante de juguetes estadounidense que entrevistaron, había aumentado el tiempo de importación desde Guangzhou de 21 días a 159 días.

Uno de los socios de una empresa consultora con sede en México con la que habló el medio de comunicación dilucidó lo alta que es la demanda de bienes raíces comerciales cerca de la frontera con Estados Unidos: «Si estás tratando de encontrar bienes raíces o parques industriales o almacenes cerca de la frontera, no conseguirás nada hasta 2024, 2025. Todo está vendido».

Con base en datos de la Secretaría de Economía de México, Bloomberg también mostró que las inversiones en México que comprenden tanto a Hong Kong como a la parte continental han sido apenas menores a 500 millones de dólares en 2021.

El segundo año más cercano fue 2018 con 420 millones de dólares. Contando 2016 y anteriores, la inversión no pasó de apenas 155 millones de dólares.

Bloomberg señaló que, en cambio, las empresas estadounidenses habían invertido 14.800 millones de dólares en México el año pasado.