Verdad, Inspiración, Esperanza

Unidad de antinarcóticos especial de México es disuelta luego de ser infiltrada por cárteles de la droga

Published: 3 de mayo de 2022
SIU escuadrón mexicano antinarcóticos antidrogas
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, habla durante su conferencia de prensa matutina diaria en la Ciudad de México el 11 de abril de 2022. Obrador dijo que la Unidad de Investigación Sensible (SIU), una fuerza especial capacitada por la DEA que pretendía combatir los cárteles de la droga, se disolvió después de ser corrompida desde adentro por los cárteles. (Imagen: CLAUDIO CRUZ/AFP vía Getty Images)

La Unidad de Investigación Sensible (SIU) de México, un escuadrón de élite antinarcóticos, fue disuelta hace un año después de haber sido corrompida por los cárteles de la droga, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La decisión fue un duro golpe para EE. UU., que ha estado entrenando a la SIU a través de la Administración para el Control de Drogas (DEA) durante más de 25 años en un aparente esfuerzo por detener la inundación de EE. UU. con opioides por parte de los poderosos cárteles de la droga de su vecino del sur.

López Obrador hizo la notable declaración en su reunión de prensa semanal sin explicar por qué las autoridades habían mantenido al público en la oscuridad sobre el desmantelamiento de la agencia, que constaba de unos 50 miembros altamente calificados.

FRONTERA SUR Y CRISIS DEL NARCOTRAFICO

«Lo han estrangulado», dijo a Reuters un agente de la DEA no identificado. «Hace añicos los puentes que pasamos décadas tendiendo».

Otro representante de la DEA, Mike Vigil, exjefe de Operaciones Internacionales, compartió su preocupación con el servicio de cable de que la interrupción “significará más drogas yendo a los Estados Unidos y más violencia en México”.

Corrupción de alto nivel

La decisión de la Administración de López Obrador de disolver el equipo antidrogas fue recibida con muchas reacciones negativas por parte de los opositores políticos. Sin embargo, el presidente justificó la decisión diciendo que la SIU había sido corrompida hasta sus niveles más altos.

“Me llama mucho la atención que haya tanto cariño en ciertos medios, no todos, por las agencias extranjeras”, aclaró López Obrador su postura. “Todavía hay cooperación, pero ese grupo que supuestamente era de un nivel estratégico muy alto fue infiltrado, y sus líderes están siendo investigados, y hay presos de ese grupo”.

“Se comprobó que ese grupo estaba infiltrado por la delincuencia. Uno de sus líderes está siendo juzgado en los Estados Unidos”, dijo, probablemente refiriéndose al arresto en 2017 del comandante de alto perfil de la SIU, Iván Reyes Arzate, y su sentencia por parte de un tribunal de distrito de los EE. UU. por aceptar sobornos a cambio de hacer la vista gorda a un enorme envío de cocaína con destino a Estados Unidos en 2016.

Recuperación de la soberanía mexicana

Sin embargo, López Obrador aseguró que su país seguirá trabajando junto a Estados Unidos y otros países para mantener a raya a los sindicatos del narcotráfico «siempre y cuando se respete la soberanía de México».

“… Mantenemos la cooperación con los organismos internacionales de seguridad, pero nos aseguramos de que se respete nuestra soberanía”, dijo López Obrador, según México Daily News. 

“Ya saben que se estableció el orden y tenemos una relación de cooperación [con gobiernos extranjeros], pero con respeto a nuestra soberanía”, dijo.

“Antes de que entraran y salieran del país e hicieran… lo que quisieran, incluso fabricaron crímenes”, agregó el presidente en una aparente burla hacia la DEA.

“Llegaron y hasta trajeron armas”, dijo Obrador, al tiempo que aseguró que “ya no es el momento de esos operativos, como ‘Rápidos y Furiosos’”, informó el medio.

López Obrador probablemente se refería a una operación encubierta antes de asumir el cargo en 2018 en una estratagema en la que las autoridades estadounidenses permitieron el contrabando de armas a México con el fin de rastrearlas y confiscar a sus dueños.

Arrestos de alto perfil

Sin embargo, a fines de 2020, el Gobierno mexicano aprobó una ley que restringió estrictamente las facultades de los agentes extranjeros y les levantó la inmunidad diplomática. De ahí que Obrador dijo que solo se permitiría en el país a los agentes extranjeros que operen “según la nueva legislación”.

“Surgió, como ustedes saben, tras el arresto del general [Salvador] Cienfuegos”, dijo López Obrador, al referirse al arresto en 2020 en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles del general retirado por cargos de lavado de dinero. 

La detención supuestamente invocó la ira del presidente por no haber sido informado por las autoridades estadounidenses sobre sus planes: “Tomaron esa decisión sin informarnos; además, fabricaban delitos”, fulminó.

La nueva regulación y la subsiguiente disolución de la SIU podrían interpretarse como una represalia del presidente mexicano contra las autoridades estadounidenses por excederse en su bienvenida y ofender el orgullo mexicano.