Verdad, Inspiración, Esperanza

Olvídate de los grillos. Pronto, comerás turbinas eólicas recicladas

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 26 de agosto de 2022
Turbinas eólicas
Las olas golpean la orilla del IJsselmeer con una hilera de aerogeneradores en tierra durante la tormenta Eunice el 18 de febrero de 2022 en Urk, Países Bajos. Investigadores de la Universidad Estatal de Michigan han descubierto una forma de hacer nuevos polímeros a partir de una fermentación bacteriana, que en última instancia pueden reciclarse en ácido láctico y usarse en alimentos. (Imagen: Sjoerd van der Wal/Getty Images)

En un nuevo descubrimiento científico, parece que la humanidad progresista y moderna puede cumplir el adagio de matar dos pájaros de un tiro: resolver la crisis alimentaria y el inmenso desperdicio producido por la energía «verde» al convertir las palas de las turbinas eólicas en alimentos, como ositos de goma.

La tecnología fue anunciada en un artículo reciente publicado por investigadores de la Universidad Estatal de Michigan en ResearchGate, que descubrió que era posible crear nuevos polímeros a partir de una sustancia creada por la fermentación bacteriana de carbohidratos.

La sustancia se llama ácido poliláctico (PLA para abreviar), y se forma utilizando una versión modificada de la cepa de bacterias Lactobacillus.

MÁS SOBRE PROBLEMAS DE ENERGÍA ‘VERDE’

El documento afirma que el maíz es una fuente de carbohidratos útil y económica para que la bacteria procese, y estima que, utilizando tecnología de fermentación avanzada, se podría crear una libra de ácido láctico por tan solo 25 centavos.

Un informe del 24 de agosto de Fox2 describió la sustancia como «lo suficientemente duradera para construir una turbina eólica, pero también capaz de reciclarse en muchas otras opciones, desde pañales y fregaderos hasta carcasas y encimeras de teléfonos celulares».

El medio citó al profesor de ingeniería química John Dorgan diciendo: «Puede tomarlo, triturarlo o agregar más polímeros para hacer una carcasa de computadora o varios bienes de consumo como parlantes, licuadoras u ositos de goma».

Reciclando turbinas eólicas

Dorgan añadió en un comunicado que cabe destacar la aplicación de esta tecnología como material de base para las turbinas eólicas. «Las palas más grandes de las turbinas eólicas son más eficientes, por lo que las empresas siguen fabricando palas cada vez más grandes… A menudo, los parques eólicos sustituyen las palas de las turbinas antes del final de su vida útil porque pueden generar más electricidad con palas más grandes».

En realidad, el tema es especialmente oportuno. En junio, investigadores de la Universidad del Sur de Australia calcularon que para 2050, 40 millones de toneladas de palas de turbinas eólicas degradadas, a menudo del tamaño de las alas de un avión o de la mitad de un campo de fútbol, irán a parar a los vertederos de todo el mundo porque el reciclaje es sencillamente prohibitivo y produce muy poco material aprovechable.

“Las mismas características que hacen que estas aspas sean rentables y confiables para su uso en turbinas eólicas comerciales las hacen muy difíciles de reciclar de manera rentable”, afirmó el profesor Peter Majewski en un comunicado de prensa de la Universidad.

Las palas de las turbinas eólicas tienen la vida útil de un automóvil promedio de aproximadamente 10 a 20 años. 

Para la sustancia PLA creada por los investigadores de la MSU, el documento explica que la molécula se puede convertir nuevamente en ácido láctico, que se produce naturalmente en el cuerpo humano, mediante hidrólisis o alcohólisis.

Dorgan fue citado por The Guardian explicando: “Un átomo de carbono derivado de una planta, como el maíz o la hierba, no es diferente de un átomo de carbono que proviene de un combustible fósil. Todo es parte del ciclo global del carbono, y hemos demostrado que podemos pasar de la biomasa en el campo a materiales plásticos duraderos y volver a los alimentos”.

En una entrevista de podcast del 23 de agosto con la American Chemical Society, Dorgan reveló que la idea funciona en el laboratorio, mostrando imágenes de ositos de goma que hizo durante el proceso y luego se comió él mismo.

Además, dijo a The Guardian: «La belleza de nuestro sistema de resina es que, al final de su ciclo de uso, podemos disolverla, y eso la libera de la matriz en la que se encuentra para que pueda ser utilizada una y otra vez en un bucle infinito. Ese es el objetivo de la economía circular».

En 2020, Dorgan y MSU recibieron una subvención de 2 millones de dólares de la Fundación Nacional de Ciencias para investigar formas de «reciclar» artículos como «plásticos comúnmente desechados, como bolsas de supermercado, para usos más altos», indicó un anuncio de MSU titulado Reencarnación de plásticos.

«En concreto, el equipo se centra en el polietileno, un plástico muy utilizado que se encuentra, por ejemplo, en las bolsas de supermercado de un solo uso. El objetivo del proyecto es descomponer el polietileno y luego resucitarlo químicamente como un material más valioso, como el nylon utilizado en alfombras, artículos deportivos e incluso piezas de automóviles», explica el artículo.