Verdad, Inspiración, Esperanza

El gobierno de Biden busca censurar las voces que critiquen el costo de las energías renovables

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 14 de junio de 2022
Biden energía verde renovable censura
La asesora nacional sobre el clima de la Casa Blanca, Gina McCarthy, habla el 1 de abril de 2022 en Washington, D.C. McCarthy quiere que las grandes empresas tecnológicas empiecen a censurar los contenidos en línea que critican el coste de la energía verde, alegando que la iniciativa está alimentada por el "dinero oscuro" de la industria petrolera. (Imagen: Drew Angerer/Getty Images)

Un alto asesor del presidente Joe Biden quiere que las grandes tecnológicas (Big Tech) comiencen a censurar el contenido critique los costos de las llamadas energías verdes y renovables.

La asesora climática nacional de la Casa Blanca, Gina McCarthy, hizo declaraciones bastante directas durante un evento en línea el 9 de junio organizado por Axios y patrocinado por 3M, llamado de manera llamativa La era de la infodemia.

Axios, que encabezó su artículo promocional para el evento como Watch: A Conversation On Battling Misinformation, describió la sesión como «conversaciones que examinan los impactos de la desinformación en el mundo real sobre la salud pública y la acción climática».

El evento contó con dos reporteros de Axios, además del Director del Instituto Nacional de Salud de las Minorías y Disparidades en la Salud, Eliseo J. Pérez-Stable.

El webcast de 32 minutos abordó lo que Axios describió como el tema de los «esfuerzos de las empresas de combustibles fósiles para sembrar dudas sobre las soluciones de energía limpia», y se transcribió a texto solo en porciones muy pequeñas.

MÁS SOBRE CENSURA Y CLIMA

Sobre el tema de la “desinformación”, se citó a McCarthy diciendo que “tenemos que ser más estrictos. Tenemos que mejorar en la comunicación”.

“Y, francamente, las empresas de tecnología tienen que dejar de permitir que individuos específicos una y otra vez difundan desinformación”, agregó.

Y continuó: “Eso es lo que pagan las compañías de combustibles fósiles… eso es lo que hacen. Tenemos que ser más inteligentes que eso y necesitamos que las empresas tecnológicas realmente participen”.

En un artículo secundario del 9 de junio sobre la sesión, Axios citó a McCarthy afirmando que “el problema de la desinformación ha pasado de cuestionar la realidad del cambio climático a afirmaciones inexactas sobre la viabilidad y los beneficios de alejarse de los combustibles fósiles”.

Se la citó directamente diciendo que, aunque la campaña de propaganda de la industria petrolera en línea que afirma que está ejecutando ha «pasado de la negación», ese «dinero oscuro todavía está allí».

McCarthy elaboró: «Las compañías de combustibles fósiles básicamente todavía están haciendo todo lo posible para asegurarse de que las personas no entiendan el desafío del clima».

Los defensores de la energía verde, como la Administración Biden, agregó, se enfrentan a la pregunta de cómo van a “acelerar las soluciones que tenemos disponibles, las mejoras tecnológicas que hemos visto que son más rentables, de hecho competitivo en costos con los combustibles fósiles”.

Y esto lleva al mismo problema que ella quiere que el Big Tech se ocupe como una rama de facto del régimen gobernante: “Lo que la industria ahora está haciendo es sembrar, básicamente, dudas sobre los costos asociados con eso y si funcionan o no».

Comentarios críticos

No todos los puntos de venta del establishment están a bordo con los vientos cambiantes.

Un artículo del 13 de junio de nada menos que el Consejo Editorial del Wall Street Journal intervino en los comentarios de McCarthy, compartiendo su propia experiencia de cómo el esquema de censura impulsado por el «verificador de hechos» de Facebook ha dado en el blanco.

“Hace algunos años, Facebook reclutó a ‘verificadores de hechos’ de terceros para revisar las noticias sobre el clima. Eso no satisfizo a los senadores demócratas que aullaban sobre un ‘vacío legal’ para los artículos de opinión. Luego, Facebook comenzó a agregar verificaciones de hechos a los artículos de opinión, incluidos los de nuestros colaboradores Bjorn Lomborg y Steven Koonin, que criticaban los modelos y estudios climáticos apocalípticos”, se lee en el comunicado. 

La Junta no se anduvo con rodeos: “El objetivo era restringir el número de lectores”.

En el proceso, la Junta apuntó a los comentarios de McCarthy sobre la extraña tormenta invernal de febrero de 2021 en Texas que congeló las turbinas eólicas y los pozos de gas natural, dejando a miles de personas que normalmente viven en un clima sofocante sin electricidad durante días en temperaturas bajo cero.

McCarthy, afirmaron, dijo que «lo primero que leímos en el periódico fue» que los medios de comunicación criticaban las turbinas eólicas por haberse congelado.

“Eso se convirtió en el mantra”, afirmó.

La Junta del WSJ respondió: “De hecho, la mayoría de los medios inmediatamente culparon al cambio climático y a los combustibles fósiles”.

“Fuimos de los pocos en señalar que la energía eólica se desplomó a medida que bajaban las temperaturas y las turbinas se congelaban. Las plantas a gas no pudieron compensar el déficit de viento a pesar de funcionar al máximo, y luego algunas también se derrumbaron”. 

«McCarthy no quiere admitir la incómoda verdad de que las fuentes de energía renovable están haciendo que la red sea cada vez menos confiable”, agregaron.

El WSJ no es una oveja negra en sus quejas sobre la servidumbre de Facebook como brazo de censura del gobierno central.

En un artículo de febrero, el New York Post compartió la siguiente anécdota:

“Aquí hay algo que los censores de Facebook consideraron inaceptable: escribí un comentario utilizando la última investigación revisada por pares de la revista médica Lancet sobre las muertes causadas por el calor y el frío. El documento es el primero en mostrar que, en todo el mundo, cada año, medio millón de personas mueren porque las temperaturas son demasiado altas, mientras que 4,5 millones de personas mueren porque hace demasiado frío”. 

“En otras palabras, mueren nueve veces más personas por el frío que por el calor”.

El autor explicó: “Me encontré con los verificadores de datos de Facebook por señalar que en los últimos 20 años, nuestras temperaturas más altas, que esperaríamos del calentamiento global, han aumentado las muertes por calor y disminuido las muertes por frío. Calculé el efecto neto en términos de vidas salvadas cada año y me marcaron como ‘información errónea’”.

Y agregó: «Para evitar la censura de este artículo en las redes sociales, extrañamente tengo que citar a uno de los autores principales del estudio en lugar de ponerlo en mis propias palabras».

Una ‘granja india’ de verificadores

En la esfera de los medios alternativos, también en febrero, después de que la división de censura de Facebook señalara una publicación de Instagram que él personalmente hizo compartiendo una captura de pantalla de un artículo de Forbes, el editor Raheem Kassam investigó un poco sobre el grupo que lo calificó de «desinformación».

Kassam descubrió que la entidad, que se conoce con el apodo de The Healthy Indian Project (THIP), estaba oculta por ser un nodo de la Red Internacional de Verificación de Hechos, que se ejecuta bajo el estandarte de la red Poynter.

“De hecho, gran parte de la presencia en línea de THIP da la sensación de un taller de personas que pueden o no existir. Incluso el llamado ‘Equipo editorial’ es una página web descuidada con medios nombres, imágenes faltantes y biografías de solo cuatro personas”, afirmó Kassam.

En una publicación de Substack respaldada con capturas de pantalla, Kassam agregó que un hombre que solo se hacía llamar «Nishant» figuraba como editor ejecutivo de THIP. 

“Se alega que Nishant es un ‘periodista experimentado con más de 18 años de experiencia’, pero incluso una mirada superficial a su página de LinkedIn no muestra tal historial”. 

“En cambio, el propio Nishant afirma haber trabajado para algo llamado ‘NewsX’ durante un año, ‘Millenium Post’ durante menos de un año y THIP durante dos años y cinco meses. Apenas los 18 años de experiencia periodística que pretende THIP.”