Verdad, Inspiración, Esperanza

La administración Biden permitirá más etanol en la gasolina para aliviar el «aumento de precio de Putin»

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 13 de abril de 2022
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habla con los invitados durante una visita a POET Bioprocessing el 12 de abril de 2022 en Menlo, Iowa. Biden anunció que su administración emitirá una exención para permitir la venta de gasolina mezclada con etanol al 15% durante los meses de verano para luchar contra "la subida de precios de Putin". (Imagen: Scott Olson/Getty Images)

El presidente de EE.UU., Joe Biden, anunció que la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) flexibilizará una normativa que impide la venta de gasolina con alto contenido en etanol durante los meses de verano, en un intento de reducir los precios en los surtidores de los consumidores que, según él, son causados por la «subida de precios de Putin».

«Pero aunque trabajemos con el Congreso, no voy a esperar a tomar medidas para ayudar a las familias estadounidenses», dijo Biden durante un acto de relaciones públicas en una planta de procesamiento de etanol en Iowa el 12 de abril, según una transcripción de la Casa Blanca. «Estoy haciendo todo lo que está en mi alcance mediante órdenes ejecutivas, para bajar los precios y hacer frente a la subida de precios de Putin».

Pros y contras

Biden anunció que la EPA va a emitir una exención que elimina una restricción a la venta de gasolina E15 desde el 1 de junio hasta el 15 de septiembre, con la que se pretende evitar la contaminación del aire.

El E15 se refiere a la gasolina cortada con un 15 por ciento de etanol, frente al 10 por ciento habitual. Biden admitió durante sus declaraciones que la prórroga sería de poca importancia para los consumidores, ya que supondría un ahorro de aproximadamente 10 céntimos por galón.

LECTURA RELACIONADA:


Además, The Wall Street Journal señaló que el E15 sólo se vende en aproximadamente 2.300 de las más de 150.000 gasolineras de Estados Unidos.

Mientras Biden se dirigía a la industria de los biocombustibles y elogiaba los «más de 40 millones de fanegas de maíz local» convertidos en «130 millones de galones de etanol al año», WSJ lanzaba el contrapunto de que la industria de los biocombustibles a base de maíz había «dado lugar a la conversión de millones de acres de tierras de cultivo marginales y de hábitat de vida silvestre en la producción de maíz», según un especialista de la National Wildlife Federation.

El WSJ parafraseó además al experto afirmando que el estímulo a la producción de maíz también provocó «la contaminación por fertilizantes en las vías fluviales y aumentó la presión sobre los precios de los alimentos».

En un artículo explicativo del 12 de abril sobre la gasolina E15, la CNN advertía a sus lectores de que los coches fabricados antes de 2001 y los vehículos con diferentes formas de motores de combustión, como motosierras, barcos, motocicletas y motos de nieve, no pueden quemar E15.

El sitio web de economía de combustible del Departamento de Energía también señaló que el etanol contiene mucha menos energía que la gasolina, lo que hace que el E15 genere una menor economía de combustible, lo que puede anular el ahorro de costes en el surtidor.

«El etanol contiene aproximadamente un tercio menos de energía que la gasolina. Por lo tanto, los vehículos suelen recorrer entre un 3% y un 4% menos de millas por galón con E10 y entre un 4% y un 5% menos con E15 que con gasolina 100%», se lee en el sitio web.

En octubre de 2018, Donald Trump anunció la eliminación total en los meses de verano de la prohibición de la gasolina E15, una medida atribuida por la prensa de entonces como un apaciguamiento de los agricultores de cara a las elecciones presidenciales de 2020.

La política se mantuvo en vigor hasta que fue rechazada por un Tribunal Federal de Apelaciones en julio de 2021, que declaró que la EPA de Trump se extralimitó en su autoridad con el edicto.

El WSJ comentó: «Altos funcionarios de la administración Biden dicen que su decisión se basa en una autoridad diferente. También dijeron que la EPA ha determinado que no habrá daño ambiental por el cambio».

Rusia es la responsable

Biden ha situado en repetidas ocasiones las presiones inflacionistas que supone para los consumidores estadounidenses la escalada de los precios de los combustibles como la bestia de carga del presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, tras el inicio el 23 de febrero de la Operación Militar Especial en Ucrania.

En particular, el 8 de marzo, cuando el petróleo WTI alcanzó un máximo de 129,42 dólares por barril, precios que no se veían desde 2008, el mensaje de Biden para los estadounidenses sobre el fuerte aumento de los precios que se manifestó inmediatamente en los surtidores fue simplemente: «Van a subir», informó Daily Mail.

Cuando se le preguntó a Biden cómo estaba preparada su administración para ayudar a los estadounidenses con las nuevas presiones financieras, Biden optó simplemente por desviar la cuestión afirmando: «No puedo hacer mucho ahora mismo. Rusia es la responsable».

Durante el discurso del 12 de abril a los productores de etanol, Biden también subió la apuesta de su ya maniática retórica contra Putin cuando declaró: «El presupuesto de tu familia, tu capacidad para llenar el depósito… nada de eso debería depender de si un dictador declara la guerra y comete un genocidio a medio mundo de distancia».

En marzo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia convocó al embajador de Estados Unidos, John Sullivan, para presentar una nota de protesta formal en la que advertía a la administración sobre los comentarios que Biden había hecho a principios de mes, en los que el presidente se refería a su homólogo ruso como «dictador asesino», «puro matón» y «criminal de guerra» en dos actos públicos distintos.

Para el Gobierno de Estados Unidos, colocar la etiqueta de genocidio a los crímenes de buena fe contra la humanidad cometidos por el Partido Comunista Chino es algo con lo que siempre ha dudado; no fue hasta las últimas horas de la Administración Trump que el Departamento de Estado de Mike Pompeo comenzó a considerar formalmente las atrocidades contra los musulmanes uigures de Xinjiang como genocidio.

La caracterización de genocidio en Xinjiang fue confirmada por el actual secretario de Estado Antony Blinken durante sus audiencias de confirmación en el Senado a principios de 2021.

Aunque la Administración Trump también comenzó a adoptar una posición de halcón sobre la persecución de casi 23 años del PCCh contra los practicantes de Falun Gong y su campaña de sustracción de órganos, el Departamento de Estado no llegó a categorizar formalmente a este reino del terror como un genocidio.

Sin embargo, en agosto de 2021, Miles Yu, que sirvió como principal asesor de política china del Secretario Pompeo, dijo a The Epoch Times que la designación de genocidio era posiblemente más fácil de probar en la campaña contra Falun Gong porque «el PCCh ha intentado más difícilmente disfrazar su represión genocida contra los uigures mientras que su represión contra el [Falun Gong] ha sido más descarada.»

«La documentación de la criminalidad del PCCh» contra el grupo, añadió Yu, «es también más evidente y sistémica».

Yu explicó: «El mayor desafío para establecer la comisión de un genocidio es el requisito de mens rea (o estado mental) de que el autor o los autores no sólo tengan la intención de cometer el acto o los actos subyacentes, sino que los actos se cometan con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso.»

«El elemento de intención es el sello distintivo del genocidio y lo que lo distingue de otros crímenes internacionales, como los crímenes de guerra o los crímenes de lesa humanidad».