Verdad, Inspiración, Esperanza

Censuran al principal asesor de salud de China por criticar los protocolos ‘Cero-COVID’

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 23 de abril de 2022
Zhong Nanshan (izq.), el principal experto médico de China, recibe un premio de manos del presidente chino Xi Jinping (dcha.) durante una ceremonia de homenaje a invitados distinguidos en la lucha contra el COVID-19 en el Gran Salón del Pueblo de Beijing el 8 de septiembre de 2020. (Imagen: NICOLAS ASFOURI/AFP vía Getty Images)

En un controvertido giro de los acontecimientos, el principal experto y asesor de China en materia de COVID-19, Zhong Nanshan, afirmó que su país no puede seguir aplicando su inflexible estrategia de «Cero COVID» y que, en su lugar, debe trabajar por la «reapertura para devolver el desarrollo social y económico a la normalidad y adaptarse a una reapertura global».

Zhong publicó el 6 de abril un artículo titulado «Estrategias de reapertura en la próxima era COVID-19 en China». El artículo se publicó en la revista National Science Review en inglés, y una copia traducida al chino, ya eliminada, se puso a disposición de varios sitios web de medios estatales chinos.

Dos días después de su publicación, la traducción al chino fue completamente eliminada de la Internet continental.

«China necesita reabrirse para normalizar el desarrollo socioeconómico y adaptarse a la reapertura mundial. A largo plazo, no se puede mantener una dinámica de reducción a cero prolongada», escribió Zhong con el coautor Guan Weijie, investigador asociado del Laboratorio Estatal Clave de Enfermedades Respiratorias de la ciudad de Guangzhou.

LEE MÁS:

Apodado «el Fauci de China»

La censura del Partido Comunista Chino (PCCh) a Zhong es especialmente llamativa, ya que en los primeros días de la pandemia fue aclamado como «el Fauci de China» por impulsar los estrictos protocolos antiepidémicos del PCCh.

El Dr. Anthony Fauci es actualmente el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU. y es el principal asesor médico del actual presidente de EE.UU., Joe Biden. Fauci también fue miembro principal del Grupo de Trabajo sobre Coronavirus de la Casa Blanca bajo la presidencia del ex presidente estadounidense Donald Trump.

Zhong también recomendó un mayor despliegue de vacunas y pruebas rápidas de COVID con el fin de «reabrir el país de una manera ordenada y eficaz». Tanto Zhong como su coautor Guan Weijie pidieron un desarrollo más rápido de medicamentos y terapias para reducir la tasa de enfermedades graves o muertes como resultado de las complicaciones del COVID-19.

«El rápido despliegue de las vacunas, así como la inmunidad de rebaño, han constituido los fundamentos de la ‘apertura total’ de algunos países desarrollados. Sin embargo, esto no justifica necesariamente una apertura rápida y total en China continental», escribieron.

«Ómicron confiere un riesgo de mortalidad considerablemente mayor que la gripe estacional, y probablemente daría lugar a la inestabilidad social y a la aparición de otras variantes novedosas con una mayor infectividad».

Confinamientos draconianos

La política china de «Cero COVID» se adhiere a un enfoque de «tolerancia cero» que ha hecho que se cierren ciudades enteras durante semanas, a menudo si se detectan sólo un puñado de nuevas infecciones. La confianza de China en sus vacunas nacionales también demostró ser muy ineficaz para frenar la propagación de la variante Ómicron, altamente transmisible.

Las inflexibles regulaciones del régimen chino sobre el COVID dieron lugar a muchos informes de violencia y tragedia, ya que los residentes son a veces arrestados o incluso golpeados si se les descubre infringiendo la cuarentena. Otros informan de que sus familiares mueren fuera de los hospitales mientras esperan atención médica.

Las autoridades locales de todo el país también aplicaron estrictamente las órdenes, que han incluido teatros de desinfección, confinamientos draconianos, pruebas masivas y restricciones de viaje.

Shanghái, la ciudad más grande y poblada de China, permaneció cerrada durante más de tres semanas, ya que las autoridades pretendían erradicar por completo la pandemia dentro de sus fronteras. El personal sanitario de la ciudad cerró los negocios y el transporte público, y confinó a la mayoría de sus 26 millones de habitantes en sus casas desde el 28 de marzo.

Más de 20.000 nuevas infecciones diarias

El brote actual en Shanghái se considera el peor desde que la pandemia comenzó en la ciudad central china de Wuhan hace más de dos años.

El 21 de abril, el gobierno chino declaró 29.772 nuevos casos de COVID en todo el país, de los cuales 3.723 eran sintomáticos. Shanghái representaba el 95% del total del país. Desde principios de abril, China ha notificado más de 20.000 nuevas infecciones diarias.

Fuera de Shanghái, cientos de millones de chinos, que representan una cuarta parte de los 1.400 millones de habitantes del país, permanecen bajo algún grado de confinamiento, lo que aumenta la presión sobre una economía china ya en dificultades y afecta gravemente a la salud mental y la vida social de los residentes de todo el país.