Verdad, Inspiración, Esperanza

Shanghái flexibiliza algunas restricciones de COVID y permite que 4 millones de personas salgan de sus casas

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 21 de abril de 2022
Un trabajador comunitario que usa equipo de protección personal desinfecta un área antes de realizar pruebas de COVID-19 dentro de un complejo del distrito de Pudong en Shanghái el 17 de abril de 2022. (Imagen: LIU JIN/AFP a través de Getty Images)

El miércoles por la mañana, Shanghái permitió que salieran de sus casas 4 millones de personas más, ya que los protocolos de «Cero-COVID» que encerraban la mayor ciudad de China se relajaron por primera vez en más de tres semanas.

Un total de casi 12 millones de personas en la ciudad de 26 millones de habitantes podrán salir al exterior tras la primera ronda de relajación de la semana pasada, dijo el funcionario de salud Wu Ganyu en una conferencia de prensa hoy. Wu afirmó que el virus estaba «efectivamente bajo control» por primera vez en algunas partes de la ciudad, pero advirtió a la gente que no bajara la guardia, ya que el brote aún no ha terminado.

Según los últimos cambios, más de 4 millones de personas que residen en zonas en las que el estado de la pandemia pasó de «cerrado» a «controlado» podrán salir, dijo Wu. Añadió que algunos residentes siguen sin poder salir de sus barrios, y que las grandes reuniones seguirán estando prohibidas.

El brote de Shanghái es, según informes del gobierno, el peor desde que comenzó la pandemia a finales de 2019, con más de la mitad de los 300.000 casos admitidos por el régimen comunista, un número que se presume es solo una fracción de las verdaderas cifras de COVID del país.

LEE MÁS SOBRE LA SITUACIÓN DEL CORONAVIRUS EN SHANGHAI:

El 20 de abril, el régimen chino declaró 19.927 nuevos casos de COVID en todo el país, de los cuales 2.761 eran sintomáticos. Shangai representaba el 95% del total del país.

La agencia sanitaria de la ciudad de Shanghái informó de que siete personas que habían dado positivo en las pruebas del virus habían fallecido el 19 de abril, pero dijo que sus muertes se debían a cáncer, enfermedades cardíacas y otras dolencias. Todos menos dos eran mayores de 60 años.

En su afán por erradicar completamente la pandemia de China, las autoridades sanitarias de Shanghai cerraron los comercios y el transporte público, y confinaron a la mayor parte de su población en sus casas desde el 28 de marzo.

Durante este tiempo, los residentes encerrados informaron de que se habían quedado sin comida, así como de que no tenían acceso a las medicinas y a otros artículos de primera necesidad. En algunos casos, se ha visto a personas saltando a la muerte desde los tejados cuando el prolongado confinamiento les llevó al límite. Otros murieron de hambre al quedarse sin comida y sin poder conseguir más.

Los habitantes de Shanghái que han dado positivo pero no presentan síntomas han sido internados en centros de cuarentena instalados en salas de exposiciones y otros edificios públicos convertidos en improvisados hospitales COVID, sin saber cuándo se les permitirá salir.

Fuera de Shanghái, cientos de millones de chinos, que representan una cuarta parte de los 1.400 millones de habitantes del país, están sometidos a algún grado de confinamiento, lo que aumenta la presión a la baja sobre una economía china ya en dificultades.

El 20 de abril, el régimen chino declaró 19.927 nuevos casos de COVID en todo el país, de los cuales 2.761 eran sintomáticos. Shangai representaba el 95% del total del país.

La agencia sanitaria de la ciudad de Shanghai informó de que siete personas que habían dado positivo en las pruebas del virus habían fallecido el 19 de abril, pero dijo que sus muertes se debían a cáncer, enfermedades cardíacas y otras dolencias. Todos menos dos eran mayores de 60 años.

En su afán por erradicar completamente la pandemia de China, las autoridades sanitarias de Shanghai cerraron los comercios y el transporte público, y confinaron a la mayor parte de su población en sus casas desde el 28 de marzo.

Durante este tiempo, los residentes encerrados informaron de que se habían quedado sin comida, así como de que no tenían acceso a las medicinas y a otros artículos de primera necesidad. En algunos casos, se ha visto a personas saltando a la muerte desde los tejados cuando el prolongado confinamiento les llevó al límite. Otros murieron de hambre al quedarse sin comida y sin poder conseguir más.

Los habitantes de Shanghai que han dado positivo pero no presentan síntomas han sido recluidos en centros de cuarentena instalados en salones de eventos y otros edificios públicos convertidos en improvisados hospitales COVID, sin saber cuándo se les permitirá salir.

Fuera de Shanghai, cientos de millones de chinos, que representan una cuarta parte de los 1.400 millones de habitantes del país, están sometidos a algún grado de confinamiento, lo que aumenta la presión sobre una economía china ya en dificultades.

La televisión estatal difunde imágenes falsas de un supermercado

Mientras tanto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido de que la escasez de alimentos podría continuar, ya que el brote en Shanghái creó una interrupción global en el flujo de bienes industriales y de mercado en toda China.

Durante los confinamientos, los residentes informaron de que habían desembolsado cientos de dólares para obtener alimentos frescos a través de compras en línea, y algunos denunciaron que comités de vecinos corruptos malversaron fondos y suministros para sí mismos mientras la gente pasaba hambre dentro de sus casas.

En un esfuerzo por disipar los rumores de que la gente no tenía acceso a alimentos y productos básicos durante los confinamientos,el medio de comunicación estatal chino CCTV publicó un video de un supermercado en Shanghai repleto de comestibles y productos básicos.

La grabación, emitida el 16 de abril, mostraba las estanterías de la tienda repletas de alimentos como arroz, fideos, verduras, frutas, mariscos, etc., y mostraba una fila de personas haciendo fila para comprar los alimentos. Tras la emisión, los internautas acudieron inmediatamente a las redes sociales para preguntarse dónde se encontraba este «supermercado».

Un fotógrafo llamado Fei Diwen reveló que había grabado las tres primeras escenas de esa emisión de CCTV en el interior de un supermercado del distrito de Yangpu de Shanghai el 31 de marzo, justo después de que se anunciara el confinamiento. Dijo que las escenas se realizaron originalmente para un programa televisivo sobre economía.

«Supongo que la CCTV no tiene material nuevo y por eso están utilizando imágenes antiguas. Todo el mundo sabe que todos los supermercados están completamente desabastecidos de alimentos en Shanghai en este momento», dijo Fei.

Los residentes desesperados recurren al trueque de alimentos

En realidad, la situación en ciertas partes de la ciudad se había vuelto tan grave que los residentes comenzaron a intercambiar bienes como pilas y papel higiénico por alimentos. Un residente dijo que una botella de Coca-Cola podía cambiarse por tres verduras, cinco huevos, dos pilas AA o cinco rollos de papel higiénico.

Otro residente dijo que, durante los confinamientos, los alimentos se habían encarecido tanto que se vio obligado a gastar 1.020 yuanes (unos 160 dólares), más los gastos de envío, para comprar unas pocas frutas y condimentos.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!