Verdad, Inspiración, Esperanza

«Estamos al borde de la locura»: residentes de Shanghái siguen bajo encierro

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 20 de abril de 2022
Un trabajador de la salud (C) con equipo de protección personal realiza una prueba de hisopado para COVID-19 en un residente dentro de un complejo del distrito de Pudong de Shanghái el 19 de abril de 2022. (Imagen: LIU JIN/AFP a través de Getty Images)

Mientras la mayor parte del mundo aprende a convivir con el COVID-19, la ciudad más grande y próspera de China sigue luchando contra una nueva e implacable oleada del virus. Los 26 millones de habitantes de Shanghai llevan más de dos semanas de confinamiento en toda la ciudad, y los suministros de alimentos y artículos de primera necesidad, que disminuyen rápidamente, alcanzan niveles peligrosos.

Desde que el brote comenzó a mediados de marzo, algunos distritos de Shanghai han estado cerrados durante más de un mes. Ahora, un número cada vez mayor de residentes ha acudido a las redes sociales para mostrar las condiciones desesperadas en las que se encuentran, ya que algunos se han quedado completamente sin alimentos y no pueden conseguir más.

Cuando la ciudad entró en su tercera semana de confinamiento, las autoridades registraron 22.248 nuevos casos el 18 de abril, de los cuales 2.417 eran sintomáticos. Desde principios de abril, Shanghái registra más de 20.000 nuevos contagios diarios.

MÁS SOBRE LA SITUACIÓN DEL CORONAVIRUS EN SHANGHAI

Las siguientes conversaciones fueron obtenidas por NTD Television el 19 de abril. Para proteger a los entrevistados del acoso o la persecución del régimen comunista por hablar en contra de la política pública, se utilizó un cambiador de voz para ocultar sus identidades.

Zhao Xin, residente en el distrito de Pudong de Shanghai, dijo: «Todo el mundo tiene un límite de tolerancia. Si ustedes (las autoridades) van a encerrar a la gente como si fueran animales durante varios meses más, esperen a ver si la gente les deja seguir haciéndolo».

«¡Estamos al límite!» dijo Zhao.

Malversación de fondos de ayuda para la pandemia

Mientras los residentes encerrados se quedaban sin comida, un internauta reveló en las redes sociales que la jefa de un comité vecinal de uno de los distritos de Shanghai había malversado fondos y suministros de ayuda para la pandemia.

En un vídeo, se puede ver a los residentes discutiendo con la jefa del comité, a la que se oye decir abiertamente que, como jefa del distrito, tenía un «derecho especial a quedarse con los suministros a su antojo y aceptar sobornos».

Al residente que graba el vídeo se le oye decir: «Les digo que [esta gente] está ganando dinero con las calamidades nacionales. Nos ha afectado a todos y cada uno de nosotros».

El Sr. Ni, otro residente encerrado, dijo: «Leí en WeChat (una popular red social y aplicación de pago por móvil) que la gente se moría de hambre mientras los funcionarios malversaban el dinero y los suministros y se lo quedaban para ellos».

El caos y la corrupción abundan

En su afán por erradicar por completo la pandemia de China, las medidas de «Cero COVID» del Partido Comunista Chino han supuesto enormes pérdidas para la economía nacional y han puesto de manifiesto un amplio abanico de caos y disfunciones en sus organismos gubernamentales.

Varios residentes han revelado que los funcionarios encargados de la pandemia en China han utilizado la caótica situación de Shanghai para «transportar suministros con el pretexto de la prevención de la epidemia». La gente ha informado de la escasez y la mayor dificultad para comprar alimentos y medicinas, y el aumento de los precios de las compras por Internet ha desencadenado el pánico en toda la ciudad.

El Sr. Chen, un operador logístico de Shanghái, dijo que era casi imposible entrar en Shanghái en coche, ya que toda la ciudad permanece bloqueada: «No se puede entrar en Shanghái sin un pase. Y no puedes volver si te permiten entrar. Hay varios tipos de pases».

«Tienes que pasar por al menos tres o cuatro departamentos para conseguir uno y es un proceso extremadamente difícil», dijo Chen.

Obligados a ir a hospitales improvisados

A medida que el número de casos de COVID sigue aumentando, las autoridades sanitarias de Shanghai han obligado a los COVID positivos a ingresar en centros de cuarentena y hospitales provisionales.

Los internautas que se encuentran en estas instalaciones han revelado en las redes sociales las horribles condiciones en las que se encuentran, sin saber cuándo se les permitirá salir. Los vídeos y las imágenes muestran a decenas de personas hacinadas en pequeñas habitaciones y camas insuficientes. En algunos casos, se puede ver a personas durmiendo en cajas de cartón en el suelo o en sillas reclinables.

Algunos residentes en cuarentena también informaron que algunas de las instalaciones tenían goteras que cortaban completamente la electricidad y el agua, lo que les impedía ducharse o incluso utilizar los baños. Otros informaron de la escasez de instalaciones de lavado, que no podían satisfacer las demandas de los pacientes en el lugar.

LEE MÁS:

Las autoridades están siendo presionadas por Beijing para que aceleren los traslados de los casos positivos y sus contactos cercanos a estos centros de cuarentena, lo que provoca la ira y la frustración en las comunidades por las medidas draconianas que causan más daño que el propio virus.

«Al llevar a cabo múltiples rondas consecutivas de pruebas de PCR, podremos detectar de forma dinámica los casos positivos lo antes posible, ya que esto nos ayudará a alcanzar el ‘Cero-COVID’ a nivel comunitario con mayor rapidez», declaró el 18 de abril Hu Xiaobo, funcionario de salud de la ciudad.

Reuters también informó que Shanghái pretende detener la propagación del COVID fuera de las zonas en cuarentena para el miércoles (20 de abril). Las autoridades afirmaron que el objetivo marcaba un punto de inflexión cuando lo consiguieran otras ciudades chinas bloqueadas, lo que les permitiría suavizar las restricciones.

Zhao Xin, residente en la ciudad cerrada, dijo que no estaba segura de si el virus o las medidas de mano dura del gobierno estaban matando a más personas. «Más gente morirá por saltar de los tejados si llegan al límite de su cordura», dijo.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!