Verdad, Inspiración, Esperanza

Crece el caos dentro de los hospitales COVID improvisados de Shanghái

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 16 de abril de 2022
Un hombre recibe un corte de pelo de otro residente en cuarentena dentro de uno de los hospitales COVID improvisados ​​construidos en Shanghái, China, el 12 de abril de 2022. (Imagen: vía Zhuyi/Weibo)

Durante más de dos semanas, Shanghái se vio afectada por drásticos confinamientos en toda la ciudad que parecen incapaces de sofocar el rápido aumento del número de nuevas infecciones por COVID-19. Según los datos publicados por las autoridades sanitarias chinas, el número de casos sigue aumentando en esta metrópolis costera de 26 millones de habitantes, y el 13 de abril la ciudad sumaba más de 27.700 nuevas infecciones.

El 9 de abril, las autoridades de la capital financiera del país anunciaron la apertura del mayor hospital improvisado del país. El Centro Nacional de Convenciones y Exposiciones de la ciudad se transformó en un pabellón COVID con capacidad para 50.000 camas, y no es el único de este tipo.

LEE MÁS:

Según el periódico estatal The Global Times, Shanghái ha construido más de 100 hospitales improvisados, ofreciendo más de 160.000 camas para los pacientes de COVID-19.

Dormir en cajas de cartón

Sin embargo, los internautas recurrieron a las redes sociales para mostrar las horribles condiciones en las que se encuentran estos hospitales improvisados. Los vídeos y las fotos muestran a decenas de personas hacinadas en pequeñas habitaciones con camas insuficientes. En algunos casos, se puede ver a personas durmiendo en cajas de cartón en el suelo.

En este video, un residente en cuarentena describe cómo no pudo dormir bien durante las últimas dos semanas, mostrando un vistazo a las malas condiciones en las que se mantiene a las personas. (Video: a través de Twitter)

El mensaje chino decía: «Son las 4 de la mañana. No he podido descansar bien dentro de este campo de cuarentena durante los últimos 14 días. Es demasiado ruidoso para conciliar el sueño durante el día, y durante la noche, las cegadoras luces blancas nos mantienen despiertos toda la noche».

La residente continuó describiendo su calvario: «¿Cuánto tiempo tardarán en levantar la cuarentena? Empiezo a sentirme más enferma cada día. Ahora sufro ansiedad, palpitaciones, hipoglucemia, mareos y acúfenos».

«Hace más de diez días que no puedo bañarme ni cambiarme de ropa. La vida dentro de este hospital improvisado es realmente una pesadilla», dijo.

Gente duerme dentro de cajas de cartón, las camas de hospital están agotadas. (Vídeo: vía Twitter)

Goteras en los tejados

El 13 de abril, un bloguero escribió que los tejados de uno de los centros de cuarentena empezaban a tener goteras tras las fuertes lluvias registradas en Shanghái en los últimos días.

Un usuario, ahora censurado, escribió en Weibo (la plataforma china similar a Twitter) que había soportado el robo de sus pertenencias, las finas mantas que les habían dado, así como la rotura del calentador de agua y de los aseos, pero describió cómo las fuertes lluvias estaban provocando fugas de agua por todo el edificio, poniendo a todo el mundo aún más al límite.

«Mucha gente dentro tiene fiebre, tos y otros síntomas, no sé qué voy a hacer esta noche, ni dónde voy a dormir», escribió el bloguero.

Un medio de comunicación con sede en la península siguió la historia e informó sobre otro residente que estaba transmitiendo en vivo desde el campamento de Nanhui mostrando cómo las filtraciones estaban causando el colapso parcial de los techos y la pérdida de agua y electricidad en toda la instalación.

Construir fortalezas con mantas

Otro residente llamado Zhuyi acudió a Weibo para documentar su estadía de 11 días en una de las alas improvisadas del COVID. Una semana después de su estancia en el hospital, el bloguero describió cómo la iluminación permanente de las instalaciones comenzó a tener un efecto adverso en los residentes en cuarentena.

Como les resultaba difícil conciliar el sueño, los residentes utilizaban mantas para construir fuertes en forma de tienda de campaña que envolvían sus camas de cartón en la oscuridad. «Parece una tienda de campaña para refugiados desde lejos, pero así es como dormimos aquí», escribió el bloguero.

Otro problema con el que se encontró Zhuyi fue la escasez de instalaciones de lavado, que no podían satisfacer las demandas de los pacientes en el lugar. Como resultado, describió que sólo podían ducharse una vez cada cinco días.

«Hay una cola de 30 metros frente a unos pocos grifos de agua helada», escribió, antes de añadir: «Por suerte, ahora tengo el pelo corto, porque el caudal de agua es más fino que un palillo».

En este video, se puede ver a los residentes frustrados durmiendo en el piso, y otros en sillas reclinables o sobre delgadas cubiertas de plástico. (Vídeo: vía Twitter)

Se desconoce cuándo finalizarán los confinamientos

El confinamiento de toda la ciudad de Shanghái estaba programado en dos fases. El distrito financiero de Pudong y las zonas cercanas fueron confinadas por primera vez del 28 de marzo al 1 de abril. Las autoridades dijeron que las medidas restrictivas se pusieron en marcha para permitir a los trabajadores sanitarios realizar al menos dos rondas de pruebas masivas.

En la segunda fase del confinamiento, la amplia zona del centro de la ciudad al oeste del río Huangpu, que la divide, comenzó su propio confinamiento de cinco días, del 1 al 5 de abril.

Sin embargo, el día en que estaba previsto que se levantara el confinamiento, se informó a los residentes de que, debido a la gravedad de la pandemia y al rápido crecimiento del número de nuevos contagios, las medidas tendrían que prolongarse hasta nuevo aviso.

En su afán por erradicar por completo la pandemia de China, el Partido Comunista Chino ha confinado ciudades enteras durante semanas en el marco de su estrategia de «Cero COVID». Las estrictas medidas han tenido graves repercusiones en la economía nacional, así como en la salud mental y la vida social de los residentes de todo el país.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!