Verdad, Inspiración, Esperanza

Los jefes de defensa de EE. UU. y China discuten sobre Taiwán durante la primera reunión en persona

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 11 de junio de 2022
EE. UU. China Taiwán secretario de Defensa
El Secretario de Defensa de los Estados Unidos, Lloyd Austin, participa en una rueda de prensa en el Pentágono el 23 de mayo de 2022 en Arlington, Virginia. El secretario de Defensa, Lloyd Austin, y el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, hablaron sobre varios temas, incluida la invasión rusa de Ucrania y si Estados Unidos reaccionaría militarmente si China ataca Taiwán. (Imagen: Alex Wong a través de Getty Images)

En su primera reunión cara a cara desde la pandemia, los jefes militares de EE. UU. y China discutieron sobre el tema de Taiwán durante una reunión el viernes 10 de junio.

La disputa tuvo lugar durante una importante cumbre de defensa en el Diálogo Shangri-La en Singapur, con Washington criticando a Beijing por intentar «cambiar el statu quo» sobre la isla autónoma, y ​​Beijing afirmando que Washington está «alimentando la inestabilidad» con sus acciones, que han incluido entrenamiento táctico y venta de armas a Taipéi. 

Según un funcionario estadounidense anónimo, las discusiones sobre el tema de Taiwán “ocuparon la mayor parte de la reunión” entre el secretario de Defensa de EE. UU., Lloyd Austin, y su homólogo chino, el general Wei Fenghe.

RELACIONADO:

Taiwán, conocida oficialmente como la República de China (ROC), una vez gobernó toda China antes de ser expulsada del continente por los rebeldes comunistas, quienes fundaron la República Popular China (RPC) en 1949.

‘Una China’

El Partido Comunista Chino (PCCh) no reconoce ni a la República de China ni a un Taiwán independiente, e insiste en que cualquier país que desee entablar relaciones diplomáticas con él primero debe romper los lazos oficiales con Taipéi bajo su principio de Una China. Esta ley, además de la expulsión de Taiwán de las Naciones Unidas en 1979, ha resultado en el aislamiento de la isla de la comunidad mundial.

Dado que Beijing ve a Taiwán como una provincia renegada y parte legítima de su territorio, ha utilizado una retórica violenta y amenazas al prometer recuperar la isla autónoma por cualquier medio necesario, llegando incluso a amenazar con utilizar la acción militar para lograr esta reunificación. 

Estados Unidos está comprometido con su política de Una China, dijo Austin a Wei durante la reunión, pero advirtió que el Ejército Popular de Liberación (EPL) de China se ha vuelto “cada vez más agresivo, inseguro y poco profesional en la región”. 

En los últimos meses, el EPL ha enviado cientos de incursiones cerca del espacio aéreo de Taiwán, mientras realizaba varios simulacros para simular una invasión de la isla. Los gobiernos extranjeros también se han quejado recientemente de los «vuelos imprudentes» de los aviones de combate chinos, alegando que estos incidentes han puesto en peligro la vida de sus tripulaciones durante las operaciones de vigilancia militar.

MÁS SOBRE ESTO:

El 23 de mayo, durante una reunión con el primer ministro japonés, Fumio Kishida, el presidente estadounidense, Joe Biden, dijo que si Beijing lanzara un ataque contra Taiwán, Estados Unidos intervendría “militarmente” y saldría en defensa de la isla autónoma. 

Sin embargo, después de ese discurso, la Casa Blanca se retractó de los comentarios de Biden y afirmó que no reflejan un cambio en la política de Estados Unidos con respecto a Taiwán. Los comentarios de Biden marcaron la tercera vez en los últimos meses que el presidente dijo que Estados Unidos protegería a Taiwán de un ataque en el continente, solo para que la Casa Blanca se retractara de esos comentarios.

Aunque Washington no reconoce a Taiwán como un estado según las leyes internacionales, ha seguido manteniendo relaciones informales con la República de China y ha proporcionado a la isla armas defensivas y entrenamiento en virtud de la Ley de Relaciones con Taiwán (TRA) promulgada en 1979. 

Aguas disputadas

“El secretario Austin también expresó su preocupación por… las declaraciones de los funcionarios del EPL de que el Estrecho de Taiwán no son aguas internacionales. Los funcionarios [de la República Popular China] han dicho eso varias veces a los Estados Unidos en los últimos meses y eso es muy preocupante”, dijo un funcionario estadounidense a CNN después de la reunión. 

La creciente economía de China continental a fines de la década de 1990 y principios de la de 2000 ha permitido una gran expansión de su influencia militar en la región de Asia y el Pacífico. 

Aunque el régimen de la República Popular China afirma que su destreza militar en expansión solo busca “defender su territorio”, también tiene el control práctico sobre las islas reclamadas por Japón en el Mar de China Oriental y por Taiwán y Vietnam en el Mar de China Meridional. Estas aguas en disputa albergan rutas de navegación vitales y recursos naturales que afectan la cadena de suministro global, y han sido una fuente importante de tensión entre China y sus vecinos regionales, así como con los EE. UU.

Mientras reaccionaba específicamente a las declaraciones del funcionario estadounidense en una sesión informativa posterior a la reunión sobre las aguas en disputa, un portavoz militar de la República Popular China dijo que no era Beijing el que estaba “trastornando una política de décadas que ha brindado estabilidad a través del Estrecho de Taiwán”.

“No es el continente el que está cambiando el statu quo, son las fuerzas independentistas de Taiwán… y las fuerzas externas las que están tratando de cambiar el statu quo”, dijo a los periodistas el coronel senior del EPL, Wu Qian, en una conferencia de prensa después de la reunión.

Un comunicado emitido después de la conferencia de prensa dijo que Wu señaló específicamente un acuerdo recientemente anunciado por Estados Unidos con Taiwán por valor de 120 millones de dólares en venta de armas a la isla. La nueva venta de armas cubrirá «piezas de repuesto para buques de guerra y asistencia técnica relacionada», dijo el Ministerio de Defensa de Taiwán el 9 de junio.

“Estados Unidos anunció nuevamente la venta de armas a Taiwán, lo que ha socavado gravemente la soberanía y los intereses de seguridad de China. China se opone firmemente a esto y lo condena enérgicamente”, dijo Wu.