Verdad, Inspiración, Esperanza

Luchó contra la pobreza y la falta de hogar, triunfó y hoy está escribiendo un libro

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 9 de abril de 2022
Griffin Furlong, consumado ingeniero civil y aspirante a autor, comparte su viaje a través de la pobreza y cuenta lo que lo inspiró a convertirse en un triunfador. (Imagen: Audrey Abram)

Griffin Furlong, de 26 años, está escribiendo un libro. No se trata de un thriller, ni de una novela gráfica, ni siquiera de ficción, aunque pueda parecer un cuento de hadas. Este joven está escribiendo para compartir su inspiradora historia de éxito de cómo luchó contra la pobreza y la falta de hogar, cómo mantuvo una actitud positiva y nunca se rindió, y cómo se convirtió en el joven exitoso y responsable que es hoy.

La vida dio su primer giro dramático para Griffin cuando perdió a su madre por leucemia a los seis años. Aunque no podía comprender la gravedad de la situación durante su enfermedad, sabía que su madre estaba sufriendo. Incluso mientras se desvanecía en el hospital, ella le había ayudado a aprender a leer. Recuerda que se dio cuenta de que «la vida era muy, muy frágil».

La última vez que cogió la mano de su madre fue en su funeral, fría y sin vida. Después, llorando juntos en la habitación que compartían en casa, él y su hermano mayor, Sean, juraron que siempre estarían el uno para el otro. Mientras la familia pasaba por muchas pruebas posteriores, se mantuvieron fieles a esta promesa.

Foto de Griffin a los cuatro años con su madre, y su gorra de béisbol inscrita con sus inspiradoras palabras «NEVER GIVE UP». (Imagen: Cortesía de Griffin Furlong)

Pronto, su afligido padre perdió su trabajo como vendedor de coches. Solicitó el paro para mantener a sus hijos, pero con los recursos agotados, empezaron a caer en la pobreza. De su casa alquilada, se mudaron a un apartamento alquilado. Cuando Griffin tenía siete años, los desahuciaron y empezaron a ir de un lado a otro entre amigos, familiares y hoteles. Cuando tenía nueve años, vivían en refugios para indigentes.

No tenían casa, ni coche, y a menudo pasaban hambre. Recuerda haber compartido una habitación sucia, sin calefacción y con dos literas con otra familia en la Wayside Christian Mission de Louisville (Kentucky), pero considera la experiencia como una prueba de resistencia.

Este refugio para personas sin hogar de la VOA fue uno de los muchos alojamientos temporales de Griffin. (Imagen: Cortesía de Griffin Furlong)

Optó por adoptar una «actitud de gratitud» por las cosas positivas de su vida. Griffin dijo a Vision Times que «cuando me sentía avergonzado en la escuela, o tenía que caminar innumerables millas para conseguir comida o sino podía dormir por la noche», una de las principales cosas que lo mantenían motivado era «tener una familia cariñosa que me apoyaba en todo. Mi hermano y mi padre me apoyaron en las buenas y en las malas. No quería renunciar a ellos ni a mi madre».

Como suele ocurrir, su actitud positiva trajo consigo cambios positivos. Su abuela paterna, en Florida, se ofreció a acoger a los chicos durante un tiempo. Ese año, cuando tenía 11 años, Griffin sacó sobresalientes en la escuela. Su hermano le animó a seguir así y a convertirse en el mejor estudiante de la clase, y eso es exactamente lo que hizo.

Las pruebas continuaron, y dijo que «se necesitó paciencia, tiempo y resistencia para observar continuamente el mundo que me rodeaba y tomar la decisión de hacerlo mejor». Tener un sueño, o una meta, ayudó. «Crear metas me hacía esperar el despertar del día siguiente, aunque fuera en el refugio». Durante siete años, fue un estudiante modelo, sacando las mejores notas y sin perder nunca una tarea.

El béisbol aportó cierta normalidad y momentos brillantes a la juventud de Griffin, que de otro modo sería inestable. Sin embargo, como contó para Sports Illustrated, perdió la concentración en el montículo del lanzador horas después de saber que volvía a ser un indigente, dos meses antes de su graduación en el instituto. No pudo evitar pensar: «¿Qué voy a cenar? ¿Dónde voy a dormir?».

Griffin, sin hogar en ese momento, pronunció un discurso de despedida en su ceremonia de graduación de 2014 y les dijo a sus compañeros: «Hago las calificaciones que tengo porque una vez estuve perdido y no tenía nada». (Imagen: Cortesía de Griffin Furlong)

Esta vez, los padres de su novia lo acogieron, apoyando sus esfuerzos por solicitar universidades, mientras estudiaba para los exámenes finales. La novia de Sean le instó a compartir su historia con la prensa, con la idea de que podría conseguir una beca. Una vez que aceptó, no tardó en aparecer en la televisión.

En ABC News, Griffin reveló al mundo que su familia había perdido recientemente su casa de alquiler por no poder permitirse vivir allí. Sus compañeros de clase y sus profesores se mostraron sorprendidos por su historia, y una compañera de estudios incluso compartió que ella también había experimentado la falta de hogar.

En una conmovedora entrevista con NBC News, compartió que su madre había querido lo mejor para él, y que deseaba que hubiera podido estar allí para su graduación. Profesores, amigos y familiares expresaron su admiración por el joven estudiante, que «nunca faltó a clase» y «nunca pidió nada a nadie». La repentina publicidad impulsó una recaudación de fondos en Internet por parte de sus amigos, que reunió más de 69.000 dólares para sus gastos universitarios.

Griffin siguió trabajando duro y logrando sus objetivos en la Universidad Estatal de Florida, donde estudió ingeniería. (Imagen: J-a-x a través de Flickr CC BY-ND 2.0)

Griffin asistió a la Universidad Estatal de Florida con una beca académica completa y se graduó magna cum laude en su programa de ingeniería.

Aunque pueda parecer que los estudios fueron fáciles para Griffin, compartió con Vision Times lo difícil que fue en realidad: «La gente no lo sabe, pero fracasé muchas veces a lo largo de mi vida y he tomado muchas decisiones equivocadas. Fracasé en el examen de la tabla de multiplicar en el tercer grado, fracasé en los ensayos que escribí en el quinto grado, fracasé en muchos exámenes AP en la escuela secundaria y fracasé en mi primera tarea universitaria.»

LEE TAMBIÉN


Con gran entereza, superó todos sus contratiempos: «Creo que lo que me ayudó fue aprender a reflexionar, ser más consciente de mis días y determinar formas de mejorar. Tomé la decisión de centrarme más a menudo en mis prioridades, que en mi caso eran: la educación, el deporte y mi familia».

Hoy es ingeniero civil y aspirante a escritor.

Griffin trató su educación como una importante inversión para el futuro, porque no quería volver a vivir en la pobreza. Comparte su historia para inspirar a otros a hacerlo mejor, y afirma que su mentalidad positiva fue el factor clave de su éxito.