Verdad, Inspiración, Esperanza

La OTAN fija su mirada en Xi Jinping

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 6 de abril de 2022
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden (izq.), habla con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, antes de una reunión de los líderes del G7 durante una cumbre de la OTAN en Bruselas el 24 de marzo de 2022. El conflicto entre la OTAN, el Orden Internacional Basado en Normas, y Rusia se está mostrando como una especie de guerra por delegación contra el líder de la RPC, Xi Jinping, ya que Stoltenberg puso a China sobre aviso durante una conferencia de prensa el 5 de abril. (Imagen: HENRY NICHOLLS/POOL/AFP vía Getty Images)

Análisis de noticias

Aunque para los norteamericanos el mundo actual sigue pareciendo estable, las tensiones geopolíticas están alcanzando una intensidad peligrosa. La guerra de Ucrania, y la consiguiente cascada de sanciones y la cultura de la cancelación contra Rusia que acompañó al conflicto, no sólo parece haber fracturado cualquier esperanza de establecer un mundo unificado y unipolar, sino que simultáneamente ha aislado a la República Popular China (RPC) de Xi Jinping.

Frente a la denuncia de los Estados miembros del no oficial, pero a menudo referido, orden internacional basado en normas (OIRC), la Federación Rusa y el presidente Vladimir Putin se vieron empujados aún más a los peligrosos brazos de una superpotencia oriental vecina, todavía envuelta en el gobierno del mismo Partido Comunista exorcizado de la URSS en 1991.

La alianza ha puesto al liderazgo de Xi directamente en el punto de mira de una de las mayores estructuras de poder del planeta.

Trazando líneas

Dado que los bancos rusos fueron separados del sistema bancario SWIFT, que Visa y Mastercard han aislado a los ciudadanos y empresas rusas de su infraestructura, y que las importaciones de petróleo y gas fueron suprimidas por las sanciones, Putin se ha visto cada vez más obligado a recurrir a China para obtener un salvavidas.

Aproximadamente tres semanas antes de que Rusia invadiera Ucrania, Moscú y Beijing emitieron una declaración conjunta en la que declaraban «sin límites» su asociación, mientras Xi y Putin se reunían durante los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 en Beijing.

Las superpotencias apuntaron al pacto de defensa AUKUS, una iniciativa entre Estados Unidos, Reino Unido y Australia para desarrollar submarinos nucleares, a los «planes» de Estados Unidos «para desplegar misiles terrestres de alcance intermedio y de menor alcance en la región de Asia-Pacífico y en Europa», y a las «actividades de armas biológicas nacionales y extranjeras» llevadas a cabo por «Estados Unidos y sus aliados».

Pocos días antes de que estallara el conflicto de Ucrania, el apoyo de China a Rusia quedó claro cuando Horizon News, una filial de Beijing News, un medio de propaganda operado por el PCCh, publicó «accidentalmente» algunas «instrucciones» para los censores de Internet y de los medios de comunicación del Partido, exigiendo a los medios que evitaran pintar a Rusia y a Putin bajo una «luz desfavorable».

Una olla a presión

La situación arroja una gran presión sobre los hombros del actual líder Xi Jinping.

Durante una conversación formal el 18 de marzo entre Xi y Joe Biden, el presidente estadounidense advirtió a Xi de las «implicaciones y consecuencias» si la RPC seguía apoyando tácitamente la «invasión no provocada de Ucrania».

Sólo un día antes, el secretario de Estado Antony Blinken afirmó que Estados Unidos «no dudará en imponer costes» en respuesta a «las acciones que [China] emprenda para apoyar la agresión de Rusia».

Ese mismo día, Scott Kennedy, miembro del think tank de política exterior Center for Strategic and International Studies, declaró a Reuters: «China va a ponerse del lado de Rusia y reforzar la sensación de que se ha unido a un «eje de autocracia», o va a poner un espacio significativo entre Moscú y Beijing y demostrar que realmente se preocupa por preservar incluso una relación básica con el resto del mundo».

Kennedy continuó: «Si rechaza esta oportunidad, no tengo claro que haya una próxima ocasión para reunirse y dejar de lado las diferencias».

El 19 de marzo, Boris Johnson se sumó a la panoplia cuando advirtió a los actuales dirigentes chinos de estar en el «lado equivocado de la historia» respecto a si Xi denunciaría o no a Putin.

Sin embargo, la administración de Xi se aferró a su posición y se mantuvo firme.

El 20 de marzo, al mismo tiempo que el ministro de Asuntos Exteriores, Wang Yi, declaraba que China tiene razón y está en el «lado correcto de la historia» al apoyar a Rusia, el viceministro Le Yucheng calificaba la avalancha de sanciones como «cada vez más escandalosa».

Le añadió: «Las consecuencias de forzar a una gran potencia, especialmente a una potencia nuclear, son aún más inimaginables».

La guerra de palabras recordó a la infame primera reunión entre Wang y Blinken en Anchorage en marzo de 2021, apenas unas semanas después de que la administración Biden asumiera el poder.

Durante la sesión, un Wang visiblemente enfadado transformó su tiempo de dos minutos para los comentarios de apertura en una diatriba de 20 minutos después de que Blinken hiciera hincapié en el «orden internacional basado en reglas» y tocara los temas de Hong Kong, Taiwán y Xinjiang.

El 28 de marzo, el Departamento de Defensa publicó su hoja informativa sobre la Estrategia de Defensa Nacional 2022, en la que, quizá de forma sorprendente, dadas las evidentes tensiones geopolíticas, se señalaba a China como el «competidor estratégico más grande del Departamento de Defensa y el desafío más importante».

Mientras que «la defensa de la patria, al ritmo de la creciente amenaza multidominio planteada por la RPC» se posicionó como la prioridad de defensa número uno, en comparación, el número tres de la lista se caracterizó simplemente como «el desafío de Rusia en Europa».

Una tetera que silba

El 5 de abril cayó un nuevo guante en las tensiones entre Estados Unidos y sus aliados y la RPC liderada por Xi.

Durante una conferencia de prensa del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en previsión de una reunión programada de los ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN para el 7 y el 8 de abril, en relación con el descubrimiento de civiles muertos en la localidad ucraniana de Bucha tras la retirada de las tropas rusas, Stoltenberg apuntó a China.

A mitad de su intervención, en sus comentarios sobre la comparecencia del ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, prevista para el 8 de marzo, para «ponernos al día sobre los últimos acontecimientos, incluidas las negociaciones de Kiev con Moscú», Stoltenberg mencionó una lista de participantes, entre los que se encontraban Finlandia, Georgia, Suecia y la UE.

A continuación, el Secretario General señaló específicamente que durante la cita, Kuleba también «se uniría a los socios de la OTAN en Asia-Pacífico», Australia, Japón, Nueva Zelanda y Corea del Sur, «porque esta crisis tiene implicaciones globales, que nos conciernen a todos».

Stoltenberg fue inmediatamente al grano: «Vemos que China no ha estado dispuesta a condenar la agresión de Rusia. Y se ha unido a Moscú para cuestionar el derecho de las naciones a elegir su propio camino».

«En un momento en que las potencias autoritarias están haciendo retroceder el orden internacional basado en reglas, es aún más importante que las democracias se mantengan unidas y protejan nuestros valores».

El Secretario General hizo un llamamiento a la acción en el que afirmó: «Espero que acordemos profundizar en la cooperación de la OTAN» con los socios de Asia-Pacífico en campos como el control de armas y la ciberguerra.

Instantes después, Stoltenberg añadió que durante la sesión también se debatiría el próximo Concepto Estratégico de la OTAN en junio.

La presión se amplió: «Por primera vez, también habrá que tener en cuenta la creciente influencia y las políticas coercitivas de China en la escena mundial. Que suponen un reto sistémico para nuestra seguridad, y para nuestras democracias», declaró.

Anti-Xi, no anti-PCCh

Los aficionados al sueño occidental de libertad y democracia deberían tomar nota, sin embargo, de que toda la presión que se está ejerciendo no se dirige, por desgracia, al régimen comunista que ocupa China.

Por el contrario, una y otra vez, la OIRC y sus integrantes se refieren a China y a Xi Jinping en lugar de referirse más apropiadamente al propio Partido Comunista Chino (PCCh).

De hecho, en algunos casos, la Administración Biden anuló en parte la legislación existente contra el PCCh, al tiempo que aclaró las frases que se refieren al PCCh o al comunismo en general.

Un ejemplo destacado se encuentra en una Orden Ejecutiva del 3 de junio de 2021 que no sólo liberó a 16 empresas asociadas con el Ejército Popular de Liberación (EPL) -que es el ala militar del PCCh- de una lista negra del Pentágono, sino que corrigió 6 párrafos de una orden ejecutiva emitida previamente por Donald Trump.

La orden de Trump, que se limitó a utilizar frases de un marco legal ya presente desde 1999, contenía referencias a las «empresas militares chinas comunistas.»

La reescritura de Biden esterilizó no sólo el título de la OE y el título de la lista negra, sino también el texto vinculante para que en su lugar se leyera «complejo militar-industrial de la República Popular China (RPC).»

La raíz del asunto parece encontrarse en una publicación del importante think tank de política exterior The Atlantic Council titulada The Longer Telegram: Toward a New American China Strategy, que pide directamente al gobierno estadounidense que «ponga en el centro de su política hacia China la sustitución de Xi [Jinping] aprovechando las divisiones en la élite del PCCh».

Un análisis del trabajo realizado por la consultora de riesgo político centrada en China, SinoInsider, señala astutamente que la misiva no desea la desintegración del PCCh, sino que pide directamente que «China vuelva a su camino anterior a 2013, es decir, al statu quo estratégico anterior a Xi».

La noción de que hay «moderados» o «reformistas» en la élite del PCCh es un término equivocado, ya que los líderes del Partido sólo difieren en su enfoque elegido para actualizar el objetivo final del régimen marxista-leninista de la dominación mundial, así como en sus circunstancias personales en la lucha de facciones», escribieron los analistas de SinoInsider.

En pleno movimiento

El artículo más reciente difundido por The Atlantic Council en relación con Xi fue el 15 de marzo, y marca la primera vez que la mesa redonda menciona a Xi desde que comenzó el conflicto de Ucrania.

Publicado en The Hill, el miembro distinguido Hans Binnendijk y el miembro senior Robert A. Manning escribieron un artículo de opinión titulado Advice for Xi Jinping On China’s Ukraine Choice (Consejos para Xi Jinping sobre la elección de Ucrania), que iba directamente al grano al afirmar «que más que cualquier otra nación, China está en una posición única para ayudar a poner fin a la catastrófica guerra de Rusia en Ucrania».

El artículo de 1.054 palabras, que hace referencia a «China» hasta la saciedad con 36 repeticiones, parece ofrecer a Xi una especie de rama de olivo:

«De hecho, el presidente chino Xi Jinping fue manipulado por Putin, al igual que Stalin jugó con Mao, lo que condujo a la Guerra de Corea en 1950. Parece que a Beijing le sorprendió la guerra a gran escala, más aún su brutalidad y, no menos importante, la rápida, furiosa y sin precedentes respuesta económica y política mundial».

El artículo de opinión pone a Xi, de forma no tan sutil, sobre aviso de que Occidente cree que su poder depende de la buena voluntad de la OIRC: «Ninguna nación se ha beneficiado más del sistema internacional existente que China, lo que quizá sea la razón por la que China valora la estabilidad y la cautela».

Los autores, aparentemente ajenos a la represión masiva y los asesinatos llevados a cabo por el PCCh a lo largo de su historia -incluyendo la persecución de los 100 millones de practicantes de Falun Gong que comenzó justo cuando una China «reformada» estaba en pleno compromiso con Occidente-, plantean que los pecados del Partido pueden ser perdonados, pero sólo si Xi pudiera hacer lo correcto.

«Muchos en Estados Unidos piensan que el objetivo inmutable de China es anular el orden mundial y que Beijing desprecia el acomodo. Otros piensan que China quiere principalmente el poder y la influencia que le otorga su peso económico y estratégico.»

Binnendijk y Manning afirman: «Pero China tiene ahora una rara oportunidad de alterar la percepción de China en Occidente».

«Desempeñar un papel fuerte en la resolución de esta crisis es una oportunidad para demostrar que la coexistencia constructiva, aunque competitiva, es posible», afirman. «Biden debería dejar claro a Xi que una ayuda decisiva para poner fin a la guerra y alcanzar una resolución sostenible abrirá nuevas posibilidades para los lazos entre Estados Unidos y China».

Una lucha interna

Fundamentalmente, la batalla a la que se ha enfrentado Xi desde que tomó las riendas de China ha sido una lucha interna contra una facción perteneciente al antiguo jefe del régimen, Jiang Zemin, de 95 años, que ha luchado por mantener el control del Partido para encubrir el genocidio contra los practicantes de Falun Gong que inició el 20 de julio de 1999, y que persiste hasta hoy, aunque muchos de sus más fervientes autores han sido purgados por ser aliados de Jiang.

Como Xi está ocupado haciendo todo lo posible para asegurarse de que gana un tercer mandato sin precedentes como líder chino a finales de este año, la lucha de facciones entre Xi y la facción de Jiang está ocurriendo ahora abiertamente para que los lectores chinos sean testigos.

SinoInsider informó en febrero de que un medio de comunicación extranjero patrocinado por el Estado publicó una extensa crítica en tres partes apodada Una evaluación objetiva de Xi Jinping, en la que el secretario general en funciones era abiertamente reprendido en varios frentes, mientras que Jiang y sus secuaces barridos en la campaña anticorrupción de Xi, como el infame Bo Xilai, eran elogiados.

En el proceso, la diatriba reveló que sus autores en realidad adoptan una postura análoga a la de The Atlantic Council en The Longer Telegram.

«2022 será el mayor punto de inflexión para [Xi Jinping]. Incluso si logra mantenerse en el poder por algún truco de magia, se enfrentará a un camino espinoso por delante y al colapso total en 2027», se lee en una traducción.

Continúa: «El PCCh no librará una guerra fría con el mundo en beneficio de Xi; si insiste en destruir el bien común, acabará por ofender a todo el mundo. Sería peligroso para Xi en esta coyuntura porque la gente adoptará una estrategia ‘anti-Xi, no anti-PCCh’ [反習不反共]».