Verdad, Inspiración, Esperanza

La reacción de China a la llamada Biden-Xi expone su temor a la presión internacional

Larry Ong es analista senior de SinoInsider, una consultora de riesgos con sede en Nueva York que se centra en la política de élite china.
Published: 22 de marzo de 2022
Oficiales de policía chinos caminan juntos mientras terminan el día durante una nevada de finales de primavera en la Ciudad Prohibida el 18 de marzo de 2022 en Beijing, China. (Imagen: Kevin Frayer/Getty Images)

A primera vista, la videollamada del 18 de marzo entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el líder chino, Xi Jinping, sobre Ucrania y otros asuntos, no fue un gran acontecimiento. Las lecturas oficiales de la reunión mostraron que ambas partes se ciñeron a sus respectivos temas de conversación, establecidos antes de la llamada.

Según una escueta lectura de 165 palabras de la Casa Blanca, Biden advirtió a Xi de las «implicaciones y consecuencias» si la República Popular China (RPC) proporcionaba apoyo material a Rusia en su «invasión no provocada de Ucrania». Mientras tanto, en la lectura de 1.600 caracteres de la RPC, Xi sacó a relucir la relación entre China y Estados Unidos con Biden y culpó oblicuamente a Estados Unidos de la crisis de Ucrania. Xi dijo que la situación de Ucrania se había desarrollado hasta un punto «que China no quiere ver» y prometió ayuda humanitaria a Ucrania, pero no denunció a Rusia por su «operación especial» en el país.

Un análisis más detallado de la lectura de la RPC y de las reacciones posteriores a la reunión, así como de los mensajes ominosos de Estados Unidos y sus aliados respecto a la postura de Xi sobre Rusia, sugieren que hay más de lo que parece en la última llamada de Biden-Xi.

¿Relaciones estables entre China y Estados Unidos?

Los dirigentes de Xi parecen sospechar que Washington está utilizando la guerra entre Rusia y Ucrania como pretexto para intensificar las tensiones con China en un intento de alinear a la RPC con los intereses occidentales más amplios. Es de destacar que la lectura de la RPC durante la llamada entre Biden y Xi, se centra en gran medida en la relación entre China y Estados Unidos y en la seguridad del régimen, a pesar de que la reunión era aparentemente sobre Ucrania.

LEE MÁS:
3 puntos clave de las reuniones de las «dos sesiones» de China este año
Se filtra un audio de académico chino de élite criticando al régimen comunista

La lectura señalaba al principio que Biden había repetido a Xi que «Estados Unidos no busca librar una ‘nueva guerra fría’ con China, no busca cambiar el sistema de China, no busca oponerse a China mediante el fortalecimiento de sus alianzas, no apoya la ‘independencia de Taiwán’ y no tiene intención de chocar con China». A continuación, Xi dijo a Biden que ambos países deben «llevar el desarrollo de las relaciones entre China y Estados Unidos por el buen camino».

Una pantalla grande muestra al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, a la izquierda, y al presidente de China, Xi Jinping, durante una cumbre virtual mientras la gente camina durante la emisión de noticias de la noche de CCTV fuera de un centro comercial el 16 de noviembre de 2021 en Beijing, China. (Imagen: Kevin Frayer/Getty Images)

Xi también advirtió a Biden de que «algunas personas en EE.UU.» habían dado el paso «muy peligroso» de enviar «señales erróneas» sobre la «independencia de Taiwán». Añadió que la actual situación chino-estadounidense se debe «directamente» a que «algunas personas en Estados Unidos» no han aplicado el consenso alcanzado entre Biden y él en su última reunión de noviembre de 2021. Además, Xi dijo que Estados Unidos y China deben gestionar sus diferencias porque «una relación estable y en desarrollo entre China y Estados Unidos es beneficiosa para ambas partes».

La «solución a largo plazo» para la crisis de Ucrania que Xi propuso a Biden tenía un ojo puesto en la relación chino-estadounidense. «El respeto mutuo entre las principales potencias, el abandono de la mentalidad de la Guerra Fría, no entrar en campos de confrontación y construir gradualmente una arquitectura de seguridad global y regional equilibrada, eficaz y sostenible» es el camino a seguir, dijo Xi según la lectura.

El medio portavoz del partido, Global Times, se aseguró de que el punto de vista de Xi quedara muy claro en un artículo de opinión sobre la llamada de Biden-Xi que se publicó pocas horas después de su finalización y que se titulaba «Implementar el consenso de los jefes de Estado, esperar que Estados Unidos haga lo que dice».

«Si no estás con nosotros, estás contra nosotros»

Beijing tiene razón en estar preocupado, dada la actitud de Estados Unidos y sus aliados hacia la RPC y Xi Jinping desde que Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero. Políticos, expertos y medios de comunicación occidentales han exigido repetidamente a China que denuncie a Vladimir Putin y a Rusia, que se adhiera a las sanciones internacionales contra Rusia y que no la apoye financieramente.

LEE MÁS:
El primer ministro chino Li Keqiang dimitirá en medio de la lucha de Xi por un tercer mandato este otoño
A medida que aumentan los desafíos, Xi de China llama a la «auto-revolución»

Las presiones occidentales se intensificaron en torno al periodo de llamadas Biden-Xi. El Secretario de Estado, Antony Blinken, advirtió el 17 de marzo que Washington «no dudará en imponer costes» a China por «las acciones que tome para apoyar la agresión de Rusia».

El secretario de Estado de los EE. UU., Antony Blinken, habla después de ver la exhibición «El camino hacia el genocidio de Birmania» en el Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos en Washington, DC, el 21 de marzo de 2022. (Imagen: KEVIN LAMARQUE/POOL/AFP a través de Getty Images)

El experto en China del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), Scott Kennedy, declaró a Reuters que «China va a ponerse del lado de Rusia y reforzar la sensación de que se unió a un «eje de autocracia», o va a poner un espacio significativo entre Moscú y Beijing y demostrar que realmente se preocupa por preservar incluso una relación básica con el resto del mundo».

Kennedy añadió que si Beijing rechaza la oportunidad de dejar clara su lealtad, «no tengo claro que haya una próxima ocasión para reunirse y dejar de lado las diferencias» tras la llamada de Biden-Xi. Y el 19 de marzo, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, dijo que Beijing debería «dejar de lado» a Rusia en la «batalla entre el bien y el mal» para que China no termine en el «lado equivocado de la historia».

La retórica y la postura de las potencias occidentales de «si no estás con nosotros, estás contra nosotros» suscitaron la rápida reprobación de la RPC.

El 20 de marzo, el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, declaró que China está en el «lado correcto de la historia» con respecto a Ucrania. Mientras tanto, el viceministro de Asuntos Exteriores, Le Yucheng, describió las sanciones contra Rusia como «cada vez más escandalosas». Le añadió: «Las consecuencias de forzar a una gran potencia, especialmente a una potencia nuclear, a arrinconarse son aún más inimaginables», una declaración que se aplicaría tanto a Rusia como a la RPC.

El presidente chino, Xi Jinping, camina junto a los guardias de honor rusos durante una ceremonia de bienvenida a su llegada al aeropuerto Vnukovo de Moscú el 5 de junio de 2019, durante el comienzo de una visita de estado de tres días a Rusia. (Imagen: Alexander NEMENOV / AFP)

A Beijing también le preocupan los llamamientos no demasiado sutiles de Occidente para responsabilizar personalmente a Xi Jinping de la invasión rusa de Ucrania.

En un artículo del 11 de marzo para Project Syndicate, el destacado financiero George Soros afirmó que Xi «parecía haber dado carta blanca a Putin para invadir y hacer la guerra contra Ucrania». Concluyó que «sólo podemos esperar que Putin y Xi sean derribados del poder antes de que puedan destruir nuestra civilización».

Jude Blanchette, titular de la Cátedra Freeman de Estudios sobre China en el CSIS, enumeró los errores de política exterior de Xi, incluido su «desacertado apoyo a Moscú en vísperas de la desastrosa campaña militar rusa», en un artículo publicado el 16 de marzo en la revista Foreign Affairs. Blanchette añadió que «estos crecientes fracasos ponen de manifiesto una tendencia cada vez más evidente: cuanto más poderoso se hace Xi y más autoridad directa ejerce sobre la política exterior de Beijing, más adversos son los resultados para los intereses estratégicos de China a largo plazo… Lo que está tomando forma no es tanto la política exterior de China sino la política de Xi».

Y en un artículo de opinión publicado en el Washington Post el 18 de marzo, el senador republicano Marco Rubio escribió que «Beijing permitió la guerra de agresión del presidente ruso Vladimir Putin». Añadió que Estados Unidos «debe asegurarse de que Xi y el PCCh paguen un precio» por la asociación «sin límites» entre China y Estados Unidos.

Pérdidas irreparables

Los dirigentes de Xi no ven con buenos ojos la posibilidad de que China sea sancionada por Rusia. La lectura de la llamada entre Biden y Xi ya insinúa que la RPC está «experimentando dificultades» por la pandemia del COVID-19, la guerra entre Rusia y Ucrania y las «sanciones exhaustivas e indiscriminadas» impuestas a Rusia. La lectura también advierte que la escalada de sanciones desencadenaría «graves crisis en la economía mundial, el comercio, las finanzas, la energía, los alimentos, la cadena industrial y la cadena de suministro», y causaría «pérdidas irreparables».

A nivel personal, Xi Jinping es sin duda consciente de que las sanciones estadounidenses e internacionales contra China por su postura ante Rusia pondrían en peligro su seguridad política y arruinarían su intento de obtener otro mandato en el XX Congreso del Partido previsto para finales de este año. Con la excepción de su campaña anticorrupción, los logros políticos de Xi se fueron evaporando junto con el rápido deterioro de la economía china, una tendencia que erosiona su tambaleante «quan wei» (autoridad y prestigio) y amenaza con arruinar su candidatura a un tercer mandato.

Mientras tanto, las élites del Partido entran en pánico por las sanciones occidentales contra los oligarcas rusos, lo que hace que los clanes principescos, habitualmente díscolos, se unan contra Xi, según el disidente chino afincado en Australia Yuan Hongbing en una entrevista concedida el 15 de marzo a la edición en chino de The Epoch Times. Además, los recientes esfuerzos occidentales por culpar a Xi de la invasión rusa sugieren que se está aplicando una estrategia externa «anti-Xi, no anti-PCCh», completando el «cerco» político a Xi Jinping.

Sin embargo, a Xi no le queda más remedio que mantenerse firme frente a Rusia ante la creciente oposición. Abandonar ahora a Putin y a Rusia sería reconocer públicamente sus fracasos en política exterior, dando la razón a sus detractores y socavando masivamente su propia posición.

La postura inamovible de Beijing respecto a Rusia tras la llamada de Biden-Xi indica que Xi está dispuesto a arriesgarse a las «implicaciones y consecuencias» de Estados Unidos por encima de los cálculos políticos, lo que presagia unas relaciones más tensas entre China y Estados Unidos y un aumento de las tensiones geopolíticas en el futuro.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!