Verdad, Inspiración, Esperanza

El tráfico de niños y novias en China está relacionado con la sustracción de órganos: informe de un activista

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 12 de febrero de 2022
Tráfico de niños y novias en China
Esta foto tomada el 18 de abril de 2017 muestra a una mujer sosteniendo a su bebé mientras mira a los trabajadores chinos tapiando la entrada de las tiendas en Beijing. (Imagen: FRED DUFOUR/AFP vía Getty Images)

Un video reciente en el que una madre de ocho hijos está atada a una pared con una cadena de metal alrededor del cuello ha provocado indignación y conmoción en las redes sociales.

La mujer identificada solo como la Sra. Yang es de un pueblo rural cerca de la metrópolis de Xuzhou. Se la ve de pie en una choza en ruinas sin puerta y solo lleva una fina capa de ropa a pesar de las temperaturas visiblemente gélidas del exterior.

Se puede ver al hombre que filma el video trayendo algo de ropa a la mujer y ayudándola a ponerse una chaqueta. Él le hace algunas preguntas, pero ella no puede responder y solo mira a lo lejos. Lo único que logra decir es: “Este mundo ya no me quiere”.

Después de que se publicó el video, se encendió una ola de ira y controversia en la Internet estrictamente controlada de China, ya que la discusión sobre la trata de personas, en particular de mujeres jóvenes y niñas, surgió entre los usuarios. 

Los usuarios también pidieron a las autoridades que investiguen la situación de la Sra. Yang, ya que muchos creían que había sido secuestrada cuando era adolescente o vendida a su esposo, y que había sido violada repetidamente hasta el punto de volverse loca.

El tráfico de niños es un hecho común en China

En una entrevista con la edición en chino de The Epoch Times, el disidente chino Yao Cheng relató numerosos incidentes de tráfico de niños, así como sospechas de sustracción de órganos utilizando órganos de niños en China.

Yao fue voluntaria en Women’s Rights in China (WRIC), una organización sin fines de lucro con sede en Nueva York, de 2007 a 2016 y realizó muchas de sus propias investigaciones durante este tiempo. 

Desde que el régimen chino implementó la política de un solo hijo en 1979, muchas niñas fueron abortadas o abandonadas, mientras que algunos padres optaron por regalar a sus hijas a conventos budistas con la esperanza de que la niña tuviera la oportunidad de sobrevivir.

La política se mantuvo tan estrictamente durante 35 años que muchas mujeres se vieron obligadas a tener abortos tardíos o someterse a esterilización forzada si se determinaba que estaban embarazadas “ilegalmente”. Las autoridades chinas se jactaron de haber evitado aproximadamente 400 millones de nacimientos.

Si bien la política se promulgó en un intento de detener el rápido crecimiento de la población (China llegó a mil millones de personas en 1980), también obligó a los padres a decidir si querían un hijo o una hija. Particularmente en las áreas rurales, donde los hijos varones se consideran indispensables para realizar el trabajo manual y mantener la línea familiar, cientos de miles de niñas terminaron en orfanatos o conventos. La política también provocó un grave desequilibrio de género en todo el país, con hombres superando a las mujeres en casi un 30 por ciento según un análisis de The Guardian

Yao registró en su documental “Girls in the Nunnery” (Chicas en el convento) cómo ayudó a rescatar a muchas niñas que crecieron en un convento y ayudó a localizar a sus familias biológicas. La investigación de Yao también encontró que miles de niñas habían sido adoptadas de docenas de conventos budistas en Tongcheng, una ciudad a nivel de condado en Anhui, una provincia oriental de China.

«Los recién nacidos se dejaban en una caja de papel o en una cesta acolchada con una manta», dijo Yao a The Epoch Times. «Los más afortunados eran criados por las monjas, pero éstas sólo podían permitirse criar a un par o a unos pocos; la mayoría de los demás morían congelados o los mataban los perros salvajes. Por supuesto, si alguna familia estaba dispuesta a adoptar un bebé femenino, las monjas se lo daban».

Además, un libro de 1989 titulado Ancient Vice: A Chronicle of Female Abduction Nationwide (Antiguo vicio: Crónica del secuestro de mujeres en todo el país) de los escritores chinos Xie Zhihong y Jia Lusheng cita cifras oficiales que afirman que en solo tres años entre 1986 y 1989, los traficantes de personas entregaron 48.100 mujeres y niñas secuestradas en varias partes del país a seis condados en la ciudad de Xuzhou. 

Sustracción de órganos: una ‘industria lucrativa’

Yao también recordó haber visto en Shantou, una ciudad costera en la provincia de Guangdong, camas para niños y niñas que habían sido enviados al sudeste asiático para la extracción de órganos. Yao dijo que recolectó una gran cantidad de evidencia necesaria para el enjuiciamiento, pero las autoridades “se negaron a realizar una investigación o tomar cualquier medida para acabar con los crímenes”.

Él cree que la falta de respuesta se asoció con lo lucrativa que es la industria. “Los órganos de un niño valen más de un millón de yuanes (157.000 dólares estadounidenses)”, dijo.

Aunque el Partido Comunista Chino (PCCh) ha afirmado en varias ocasiones que el tráfico de personas y la sustracción ilegal de órganos deben ser “castigados con severidad, velocidad y tolerancia cero”, las declaraciones generalmente se ven como gestos vacíos que simplemente se dicen para apaciguar al público. 

El régimen chino tiene un largo historial de arrestos, encarcelamientos e incluso torturas de activistas y abogados de derechos humanos por decir la verdad o por plantear cuestiones que muestran al Partido de manera negativa.

RELACIONADO:

Yao explicó que la demanda de órganos solo está creciendo, particularmente debido a la percepción de productos chinos de bajo precio y la percepción de que obtener órganos en China es fácil y rápido, con un costo quirúrgico relativamente bajo. Asimismo dijo que identificó a los traficantes de órganos infantiles en Shantou, pero que no podía tomar más medidas: “Si intenta hacer algo al respecto, su vida estará en peligro”.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!