Verdad, Inspiración, Esperanza

Feng Shui práctico: energiza tu espacio y tu espíritu a través de los principios antiguos de la geomancia

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 24 de noviembre de 2022
Feng Shui
En esencia, el feng shui se trata de recrear el equilibrio que se encuentra en la naturaleza para lograr un entorno armonioso que nutre el alma. (Imagen: Foto de Martin Damboldt pexels)

El feng shui (風水), traducido literalmente como «viento de agua», es la antigua práctica china de alinear los elementos físicos y energéticos de un entorno para lograr la armonía y el equilibrio, lo que resulta en una mejora de la energía y el estado de ánimo de quienes habitan el espacio. 

Si bien a menudo se malinterpreta como una herramienta mágica para promover la riqueza y la buena fortuna, los principios más básicos del feng shui son lógicos y fáciles de aplicar, siendo tan fundamentales que incluso los animales los practican. Todos somos conscientes de forma innata de lo que nos hace sentir seguros, tranquilos y equilibrados, aunque es posible que hayamos perdido el contacto con algunos de esos sentidos.

La Revolución Industrial llevó a las personas a dar la espalda a las formas tradicionales de vivir y pensar. Con el aumento de la tecnología, el equilibrio y la armonía se olvidaron en gran medida, aumentó el estrés personal y ambiental y las enfermedades se hicieron más comunes. El feng shui puede ayudarnos a reunirnos y respetar los elementos naturales que nos rodean, mejorando nuestro estado general de ser. 

Humildes comienzos del feng shui

Si bien todas las culturas antiguas han utilizado la geomancia intuitiva para dar forma a su entorno de manera auspiciosa, se cree que el arte específico del feng shui se introdujo hace unos 4000 años en China, en gran parte como una ayuda para los esfuerzos agrícolas. Las granjas que tomaron en consideración las características de la naturaleza fueron más capaces de lidiar con sus fuerzas destructivas. 

Más tarde, el feng shui se empleó espiritualmente, en la localización de sitios de entierro óptimos para honrar al difunto. Las técnicas se volvieron más precisas con la invención de la brújula (羅盤 luo pan) durante la dinastía Han, y alrededor del año 2000 a. C. el feng shui se usaba tanto en la planificación urbana como en la arquitectura.

Dado que el feng shui gira en torno a nuestra relación con los elementos naturales, es ampliamente aplicable hoy en día en la arquitectura verde, los esfuerzos ecológicos y la sostenibilidad.

El feng shui es como crear tu propio mundo en miniatura, con todos los elementos de la naturaleza perfectamente equilibrados. (Imagen: Pixabay vía pexels)

Varios métodos de feng shui

Hay dos escuelas principales de feng shui: feng shui de las formas y feng shui de brújula. También hay algo llamado «feng shui de estrella voladora», un sistema complejo que usa numerología y «feng shui de sombrero negro», una interpretación moderna que utiliza objetos simbólicos y se enfoca en la intención. Aquí nos adherimos a la tradición.

Feng shui de las formas

El feng shui de las formas analiza la relación entre los factores físicos, incluidos los accidentes geográficos y los aspectos ambientales de un espacio al aire libre, o la naturaleza y el posicionamiento de diferentes objetos dentro de un espacio interior.

En gran medida intuitivo, el feng shui de la forma implica organizar nuestro espacio para la seguridad y la comodidad. Los sentimientos de miedo e incomodidad contribuyen al estrés crónico, una carga reconocida para nuestro sistema inmunológico. Al crear un ambiente seguro donde nos sentimos cómodos y nutridos, generamos una atmósfera que reduce el estrés y promueve el bienestar. 

Los principios básicos del feng shui de las formas incluyen protección, limpieza, equilibrio y minimización de la presencia de objetos afilados o amenazantes.

Feng shui de la brújula

El feng shui de la brújula examina la relación entre los cinco elementos (五行 wu xing): metal, madera, agua, fuego y tierra, y su influencia en diferentes aspectos de nuestras vidas.

Esta escuela se basa en los ocho trigramas, o bagua (八卦), un diagrama antiguo y enigmático que representa el flujo natural de energía relacionado con todos los intereses del hombre. Se cree que el bagua es un regalo divino, que apareció por primera vez en el caparazón de una tortuga al sabio emperador Fu Hsi. 

Descifrar las marcas reveló profundas conexiones cósmicas entre la naturaleza y el hombre, el cielo y la tierra. El feng shui de la brújula promueve el equilibrio y la armonía mediante el ajuste de la fuerza de los elementos asociados con el espacio en cada dirección de la brújula de acuerdo con el propósito del espacio.

SONY DSC

Aplicando los principios básicos del feng shui

Los principios más fundamentales del feng shui implican abordar nuestras necesidades básicas. La protección, la limpieza, el cuidado y el equilibrio harán que cualquier espacio se sienta como en casa.

Protección

Para sentirse cómodo y relajado, uno necesita sentirse seguro. Las personas tienden a sentirse más seguras con la espalda contra una pared u otra característica sólida, ya que esto nos permite ver cualquier peligro que se acerque. Esto se puede aplicar en la ubicación de los asientos, los arreglos para dormir e incluso la ubicación de la vivienda, siendo el sitio más deseable en una colina que mira hacia afuera. 

Los objetos afilados se consideran amenazantes. Los cuchillos y las formas puntiagudas hacen que las personas se sientan incómodas, incluso señalar con el dedo se considera grosero en la mayoría de las culturas. Para infundir una sensación de relajación, mantenga los cuchillos y otras armas fuera de la vista. Las características suaves y redondeadas y los patrones florales en los muebles y la decoración son preferibles a los bordes afilados y los diseños geométricos.

Si amas las plantas indiscriminadamente como yo, no hay necesidad de deshacerte de tus suculentas puntiagudas. Puede colocarlas estratégicamente, tal vez como protección contra las energías negativas de los gustos ofensivos de un vecino. 

Limpieza

Mantener un hogar limpio y ordenado no solo ayuda a prevenir la propagación de gérmenes y virus, sino que promueve una mente clara y un corazón tranquilo. Limpiar el desorden, tanto en el interior como en el exterior, puede generar una explosión de energía, ya que dejamos de lado los objetos innecesarios que han agobiado nuestras mentes y agotado nuestra energía.

Cualquiera puede apreciar un espacio limpio y ordenado. (Imagen: Dan Kershaw a través de Pixabay)

Las personas muy perceptivas han entendido desde hace mucho tiempo que todo tiene vida, y la ciencia ha comprobado que diferentes objetos tienen diferentes campos de energía vibratoria, que interactúan y se afectan entre sí. Una habitación donde se experimentó mucha tristeza, por ejemplo, puede tener una fuerte energía negativa que debe limpiarse para permitir que otros disfruten el espacio nuevamente. 

Hay una variedad de métodos de limpieza del espacio, donde uno usa luz, sonido, aroma o meditación para disipar la energía negativa persistente. Elija uno que se adapte a sus gustos para cualquier habitación que se sienta clara, pero inexplicablemente incómoda.

Crianza

Para que un espacio promueva el crecimiento y la productividad, no solo debe brindar una sensación de seguridad; también necesita nutrir el alma. Una habitación estéril y sin vida puede parecer refrescante al principio, pero sin algunos toques personales para estimular el interés y la imaginación, pronto se sentiría más como una celda de prisión. 

Los objetos de la naturaleza siempre se han utilizado como una forma de hacer que el hogar se sienta más cómodo. Las plantas, las conchas marinas, las piedras, las fuentes de agua y las imágenes de paisajes tienen un efecto calmante en el espíritu, que puede abrir la puerta a la inspiración.

Las conchas marinas pueden ser una manera extravagante de animar tu espacio, al mismo tiempo que introduces el elemento tierra. (Imagen: Dagmara Dombrovska vía pexels)

El uso de materiales naturales, en lugar de hechos por el hombre, en el hogar nos ayuda a sentirnos conectados con la naturaleza y cómodos con nuestro entorno. Los materiales naturales como la madera y la piedra también tienen muchas ventajas prácticas. Son duraderos, fáciles de mantener, más atractivos y cómodos que las imitaciones hechas por el hombre. Las telas naturales también son preferibles al poliéster para minimizar los microplásticos en su entorno de vida.

Balance

En muchos sentidos, el desequilibrio es fácil de detectar y rápido de remediar. Cuando sentimos escalofríos, nos ponemos más ropa; si la radio está demasiado alta, bajamos el volumen; cuando está demasiado oscuro para leer, traemos algo de luz. El feng shui aborda los desequilibrios no solo del ámbito físico, sino también a nivel espiritual.

Se podría decir que los dos caracteres 風 (viento) y 水 (agua) que componen la palabra feng shui representan el espíritu de la energía, siempre cambiante, con la inclinación a fluir. Cuando hay desequilibrio, la energía se atasca y surgen sentimientos de ansiedad, frustración, resistencia y tensión. 

Para reconocer y tratar el desequilibrio del reino espiritual, ayuda tener una comprensión básica de los cinco elementos. 

Diagrama de ciclos creativos y destructivos de feng shui

Entendiendo los cinco elementos

Según la antigua sabiduría china, los cinco elementos de metal, madera, agua, fuego y tierra constituyen la miríada de cosas del universo. Forman parte de un ciclo dual de creación y destrucción que es a la vez predecible y manejable. Aprender a reconocer los elementos de tu entorno te permitirá equilibrar su energía y promover la armonía en tu vida.

El ciclo productivo fluye positivamente del agua a la madera, de la madera al fuego, del fuego a la tierra, de la tierra al metal y del metal al agua; ya que cada elemento alimenta o nutre al siguiente elemento consecutivo en el ciclo.

El ciclo destructivo no es lo contrario como uno podría imaginar. En cambio, esta relación es un vínculo entre los dos elementos más alejados de cada elemento representado en el diagrama pentagonal. En esta secuencia, el agua debilita el fuego, el fuego debilita el metal, el metal debilita la madera, la madera debilita la tierra y la tierra debilita el agua. 

Un espacio cómodo tendrá una presentación equilibrada y ordenada de los cinco elementos. ¿Puedes detectar cada elemento en esta foto? (Imagen: Mark McCammon vía pexels)

Para ver cómo todo se compone de estos cinco elementos, necesitamos ampliar nuestra percepción de ellos. 

La madera no solo se refiere a la madera y los árboles, por ejemplo; también incluye todas las plantas vivas y no vivas, y los productos naturales hechos de ellas. El elemento madera está representado por tonos verdes y formas verticales altas. 

El fuego, igualmente, no se limita a la llama caliente que primero viene a la mente; incluye varias fuentes de calor y luz: eléctrica, solar y, por supuesto, quema de combustible. Tonos de rojo y formas triangulares o conos simbolizan el elemento fuego.

El agua está presente en muchas formas, desde océanos y ríos hasta acuarios y bebederos para pájaros. Los artículos hechos de vidrio también se clasifican como elementos de agua, ya que la superficie reflectante brillante es característica del agua. Tonos de azul y formas curvas de forma libre representan el elemento agua. 

El metal está representado por todos y cada uno de los artículos hechos de metal, incluido el grifo de la cocina de acero inoxidable, las joyas de oro, las campanas de viento y las monedas. Este elemento se caracteriza por formas redondeadas y colores claros como el gris, el plata y el blanco.

La tierra es un elemento formado por minerales. Arena, piedras, cristales, cerámica, ladrillo y cemento constituyen el elemento tierra. Si bien a menudo usamos las palabras suelo y tierra indistintamente, el suelo fértil tendría una cantidad considerable de materia orgánica, que se consideraría un elemento de madera. Formas cristalinas como cubos y cuadrados, y los clásicos tonos tierra representan este elemento. 

Poner en práctica el feng shui

Con esta información básica, podemos evaluar cuál es el elemento predominante en un espacio determinado y equilibrarlo según sea necesario. 

Por ejemplo, un dormitorio con muebles de madera maciza y suelos de madera podría beneficiarse de algunos elementos metálicos. Una lámpara de latón en la mesa auxiliar, un gran espejo o cuencos tibetanos ayudarían a equilibrar el elemento de madera, que, en exceso, puede invocar sentimientos de ira. 

En un baño, el fuerte elemento agua se equilibra convenientemente con accesorios y azulejos de porcelana. Si el elemento tierra se vuelve abrumador, introduce algunas plantas como elemento madera. (Imagen: Max Vakhtbovych vía pexels)

Una habitación en la que predomina el agua, como el baño, se equilibraría con elementos tierra. ¡Hay una lógica de feng shui detrás de las duchas de azulejos y los lavabos de porcelana! El miedo es la emoción asociada con el agua, por lo que si sufres de ansiedad, es posible que la recolección de rocas o la cerámica sean un pasatiempo nutritivo.

Por el contrario, la cocina puede tener una gran cantidad de elementos de tierra, con encimeras de granito, utensilios de cocina de barro y platos de cerámica. Las macetas con hierbas, los paños de cocina de algodón y los gabinetes o tablas de cortar de madera natural pueden mejorar su experiencia culinaria al reducir la preocupación, la emoción asociada con el exceso de elemento tierra.

Un garaje lleno de autos, bicicletas y herramientas tendría un exceso de metal, el elemento asociado con el dolor. Para mantener el equilibrio, introduce el elemento fuego con abundante iluminación y una fuente de calor. 

Es poco probable que el fuego, una fuente de alegría, abrume cualquier habitación, a menos que tenga una habitación roja con una chimenea y un televisor de pantalla grande; en cuyo caso podrías equilibrarlo con elementos de agua. Sin embargo, es crucial incluir algunos elementos de fuego en cada espacio. Se sabe que una iluminación suficiente es importante para la salud mental y física, pero ¿quién diría que también era feng shui?

Usa el elemento fuego para iluminar tu vida tanto en un sentido práctico como simbólico. (Imagen _fg75 vía pexels)

Si bien el feng shui puede ser mucho más intrincado y complejo, esas vías se utilizan a menudo como un medio para lograr ventajas superficiales. Los beneficios espirituales del feng shui en realidad se pueden realizar creando un entorno propicio para la atención plena y la reflexión.