Verdad, Inspiración, Esperanza

Cuencos tibetanos: una tradición espiritual casi perdida

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 4 de diciembre de 2021
Cuenco tibetano, una antigua herramienta de meditación musical que todavía se usa en los monasterios hoy en día, que se ha incorporado más recientemente a la curación holística y la terapia de sonido en Occidente. (Imagen: Praewjarat a través de Wikimedia Commons Dominio público)

Un cuenco tibetano tiene la capacidad de calmar el corazón, vaciar la mente y enseñar el Dharma, según una tradición que casi se perdió cuando el comunismo llegó para destruir la cultura y la espiritualidad. Aunque se sabe muy poco de su historia, los lamas ancianos han podido arrojar algo de luz sobre la finalidad y el uso de estas herramientas místicas.

¿Qué es un cuenco tibetano?

Si bien es posible que los monjes los usaran originalmente para los cuencos de mendicidad en la antigüedad, estos cuencos tradicionalmente hechos a mano, también llamados campanas de pie, están hechos de metales de campana para llevar un tono o resonancia cuando se golpean o frotan con un mazo. El tono varía con el tamaño y la calidad del cuenco, así como, según algunos informes, la cantidad de virtud que posee el intérprete.

El tono de un cuenco tibetano se crea cuando la fricción producida por el mazo hace que el metal vibre, de la misma manera que cantará una copa de vino cuando se frota el borde con un dedo mojado. Frotar continuamente mantiene vivo el tono, mientras que tocar el borde lo apagará. Si deja de tocar, pero no interrumpe el sonido, la resonancia continuará y se desvanecerá gradualmente.

Un cuenco tibetano con agua, cuando se toca, hará que el agua baile. Algunos creen que el agua se energiza después de ser utilizada en un cuenco tibetano y, por tanto, puede tener propiedades terapéuticas. (Imagen: Inda Agudo a través de Flickr CC BY-SA 2.0)

Los experimentos con agua han demostrado que el borde del cuenco cambia de forma imperceptiblemente cuando se juega, mostrando una forma ligeramente más ovalada que se mueve hacia adelante y hacia atrás. El agua en sí se energiza, haciendo que pequeñas gotas salten de la superficie. Agregar agua cambiará el tono del cuenco y el agua energizada puede ser beneficiosa tanto para las plantas como para las personas.

Las vibraciones del sonido no solo se escuchan, sino que también se sienten, y muchos creen que los cuencos cantores tienen propiedades curativas. El oncólogo y profesor Mitchell Gaynor, de Weill Cornell Medical College, comenzó a usar cuencos tibetanos y otras formas de terapia de sonido para la curación en la década de 1990. Afirmó que la terapia de sonido redujo el estrés y mejoró el sistema inmunológico, colocando a los pacientes en un estado meditativo que promovió la curación. 

Historia y tradición de los cuencos cantores

Aunque solo se introdujeron en el oeste hace unos 30 años, los cuencos tibetanos tienen una historia de hasta 5.000 años. Es posible que los primeros cuencos se hayan fabricado con metales derivados de meteoritos, lo que les confiere una claridad única. Los cuencos de hoy están formados por aleaciones de 5, 7, 9 o incluso 12 metales, incluidos cobre, bronce, latón y estaño, así como el raro meteorito de hierro. 

Gran parte de nuestro conocimiento limitado sobre los cuencos cantores proviene de una entrevista con lamas tibetanos realizada por el musicólogo Rain Gray. 

Gray había estado estudiando los cuencos durante ocho años antes de obtener la entrevista en 1986. 

Mientras el monje más joven, Lama Lobsang Molam, traducía al inglés entrecortado, el mayor Lama Lobsang Leshe explicaba lo que recordaba sobre los cuencos cantores antes de que los templos y los artefactos religiosos fueran destruidos en la Revolución Cultural del Partido Comunista. Lama Lobsang Leshe era monje en el monasterio de Drepung en el Tíbet antes de llegar a Nepal en 1959.

Pruebe los sonidos de los cuencos tibetanos.

Según Leshe, los primeros cuencos cantores se limitaron a tres. Se consideran reliquias y se guardaron en los monasterios de Drepung, Narthang y Sakya en el Tíbet. Los cuencos de Narthang y Sakya parecen haberse perdido, y solo queda la reliquia de Drepung hoy. Se dice que este cuenco fue utilizado como cuenco de mendicidad por el tercer Buda, que precedió al Buda Shakymuni. En ese momento todos los monjes usaban cuencos cantores como cuencos de mendicidad. 

Más tarde, las preciadas reliquias fueron utilizadas por Sakyamuni como una herramienta para enseñar su Dharma. Muchos lamas de alto nivel vinieron a escuchar el sonido, que se decía que enseñaba sobre el concepto de vastedad y vacío e impartía las Cuatro Nobles Verdades. Según la leyenda, aquellos con karma negativo produjeron un tono de menor calidad cuando tocaron los cuencos originales, mientras que aquellos con karma positivo produjeron un tono puro. 

Miles de Geshes en el monasterio de Drepung continúan la tradición de meditar sobre el sonido de los cuencos cantores hasta el día de hoy.

El uso y propósito de los cuencos tibetanos

Desde que se introdujeron en la cultura occidental hace unos 30 años, los cuencos cantores han ganado popularidad en muchas ramas de la curación holística. (Imagen: Arina Krasnikova a través de Pexels)

Si bien muchos principiantes se acercan a los cuencos cantores como una herramienta de relajación, el propósito real de estos cuencos es mucho más profundo. Según musicalgrowth.com, el cuenco tibetano tiene cinco funciones distintas.

Enseñando

El sonido y las vibraciones enseñan al oyente el Dharma a través de la vacuidad o el vacío. La energía de Buda se transmite para enseñar las Cuatro Nobles Verdades, preparando al oyente para entrar en «Shambhala», un reino mítico gobernado por el futuro Buda.

Las Cuatro Nobles Verdades incluyen:  

  1. La verdad del sufrimiento, que significa que toda la existencia es sufrimiento. 
  2. La Verdad de la Causa, lo que significa que nuestro sufrimiento es causado por la ignorancia, que luego causa anhelo e ilusión.
  3. La Verdad de la Extinción, que significa que hay, en el Nirvana, o Iluminación, un fin al sufrimiento.
  4. La Verdad del Sendero, o la forma en que se alcanza el Nirvana, es decir, a través del Óctuple Noble Sendero. 

Reunión

Se dice que la resonancia de los cuencos cantores es tan poderosa que incluso los fantasmas hambrientos de miles de kilómetros de distancia pueden oír el sonido. Aquellos que escuchen el cuenco tibetano se sentirán motivados a participar en la atención plena. 

La energía positiva generada por los tonos reunirá a los necesarios para luchar contra las fuerzas negativas que amenazan con destruir el mundo.  

Apertura

La pureza del mazo de madera en contacto con la compleja aleación de metal abre la mente a las enseñanzas del Buda, incluidas las Cuatro Nobles Verdades. Se utilizan diferentes cuencos cantores para abrir Chakras específicos o canales de energía. 

Iluminación

Se dice que meditar en el sonido del cuenco cantor ayuda a uno a alcanzar reinos espirituales más elevados, lo que eventualmente conduce a la iluminación. El budismo sostiene que hay un conjunto de principios que guían a uno a la iluminación y al fin del sufrimiento, llamado el Óctuple Noble Sendero

  1. Entendimiento correcto (mismo ditthi)
  2. Pensamiento correcto (Samma sankappa)
  3. Habla correcta (Samma vaca)
  4. Acción correcta (Samma kammanta)
  5. Sustento correcto (Samma ajiva)
  6. Esfuerzo correcto (Samma vayama)
  7. Atención plena correcta (Same sati)
  8. Concentración correcta (Samma samadhi)

Transformando

El sonido del cuenco cantor es una invitación a que la energía entre en el alma y hable directamente al corazón, sin que el lenguaje la diluya. Los cuencos cantores ayudan a resaltar la naturaleza de Buda y a transformar lo ordinario con mayor energía. 

El Buda futuro o venidero ha sido llamado «Maitreya», que puede traducirse como «resonancia armónica». Este Buda debe lograr la iluminación completa en la Tierra y enseñar el Dharma puro, salvando a los seres conscientes.

Quien tenga la suerte de poseer un cuenco tibetano debe atesorarlo como una herramienta sagrada y tratarlo con el debido cuidado y respeto.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!