Verdad, Inspiración, Esperanza

El omnipotente búho: ¿por qué nos atrae este antiguo símbolo de sabiduría?

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 29 de octubre de 2022
búho
Athena noctua, la asistente emplumada de la diosa griega Athena. Los búhos peludos, feroces y fantásticamente fotogénicos han sido muy apreciados a lo largo de la historia. (Imagen: Jorge Goicochea vía Flickr CC BY 2.0)

Como un gran sabio, el búho se queda quieto, lo ve todo, pero no dice nada. Cuando actúa, lo hace con rapidez y precisión. Estas audaces características le han valido al búho tanto el respeto como el temor de los humanos; sin embargo, cualquier gran ojo encajado en un cuerpo esponjoso seguro que también tiene un amplio atractivo visual.

Ya sea que los veamos como lindos o espeluznantes, sabios o malvados, la imagen del búho ha sido replicada innumerables veces a lo largo de los años, y parece que su popularidad no hace más que crecer. Veamos qué podemos aprender de estos cautivadores cazadores.

Conceptos básicos del búho

Las especies de lechuzas abarcan casi dos docenas de géneros en dos familias separadas: los titónidos (Tytonidae), que incluye 16 o más especies de lechuzas comunes, y los estrígidos (Strigidae), que representa más de 200 especies de búhos/lechuzas típicas o «verdaderas». La lechuza común se identifica fácilmente por su cara en forma de corazón, ojos oscuros y patas largas. La mayoría de estas aves de tamaño mediano cazan solo de noche y se alimentan de pequeños mamíferos. Las lechuzas comunes se distribuyen por todo el mundo.

Las lechuzas comunes están ampliamente distribuidas, pero están en peligro de extinción en muchas áreas debido a la pérdida de hábitat y al uso generalizado de pesticidas. (Imagen: Cliff Johnson vía Flickr Public Domain)

Los búhos verdaderos varían enormemente en tamaño, pero todos tienen patas relativamente cortas y cabezas grandes, con discos faciales alrededor de sus ojos prominentes de color naranja o amarillo. El búho cornudo (Bubo virginianus), con una envergadura de hasta cinco pies, el búho listado de tamaño mediano (Strix varia) y el búho chillón compacto (Megascops sp.) son algunos de los búhos típicos más comunes en América del Norte.

Una de las características más notables de los búhos es su capacidad para girar la cabeza a posiciones aparentemente imposibles. Debido a que sus grandes ojos son tubulares, en lugar de esféricos como los nuestros, solo pueden mirar hacia adelante. Los búhos compensan esta desventaja visual con un cuello que gira unos extraordinarios 270 grados en algunos casos, ¡eso es exactamente tres veces el rango que nuestros cuellos pueden girar!

Los búhos tienen garras desproporcionadamente fuertes, adecuadas para agarrar todo tipo de roedores inquietos, su principal fuente de alimento. El colorido y el vuelo silencioso de los búhos los hacen virtualmente indetectables para sus presas; que, como los reptiles carnívoros, las tragan enteras. Una vez completada la digestión, se regurgitan los “gránulos” que contienen los huesos y el pelaje o las plumas restantes.

Como la mayoría de las aves rapaces, las lechuzas hembra son más grandes que los machos. Los búhos suelen ser monógamos, pero pocos construyen sus propios nidos. Las lechuzas comunes, como su nombre lo indica, con frecuencia hacen sus hogares en graneros o estructuras similares, mientras que las lechuzas típicas a menudo usan nidos abandonados por otras aves. 

Dependiendo de la especie, la hembra puede poner hasta una docena de huevos. Los búhos machos alimentan a sus parejas durante el período de incubación, que puede durar hasta 32 días. Los mochuelos son alimentados con trozos de presa regurgitada, y las crías más fuertes reciben un trato preferencial. Cuando la comida escasea, las crías débiles o poco saludables a menudo mueren de hambre.

Los búhos pigmeos euroasiáticos tienen aproximadamente el tamaño de una mano humana y pesan solo alrededor de dos onzas. (Imagen: Erik Karits vía pexels)

Sabiduría e inteligencia

A menudo medimos la inteligencia de los animales por cuánto pueden aprender de nosotros. Se pueden entrenar perros, delfines, muchas aves e incluso pulpos para resolver problemas; sin embargo, el búho es virtualmente imposible de entrenar. Esto difícilmente significa que son tontos. Tal vez, como el gato distante, se consideran por encima de hacer trucos por golosinas. 

“Siempre hay un búho escondido en el conocimiento”.

EI jane

Los búhos son lo suficientemente inteligentes como para ser excelentes cazadores y amas de casa ingeniosas, pero su inteligencia puede ser de un tipo más profundo, llamado sabiduría. Este concepto es parte integral de casi todo el simbolismo cultural que rodea a los búhos.

Simbolismo cultural antiguo

El búho es parte del alfabeto jeroglífico egipcio y representa lo que llamamos la letra M. (Imagen: quinn.anya vía Flickr CC BY-SA 2.0)

Egipto

Tradicionalmente vinculados a los misterios de la muerte y la oscuridad, los antiguos egipcios miraban a los búhos con miedo y reverencia. Los búhos no solo se representaban con frecuencia en las obras de arte, sino que a veces se los embalsamaba como momias y constituyen una letra clave del alfabeto jeroglífico.  

Se creía que protegían la Verdad y evitaban que los indignos obtuvieran una sabiduría superior.  

Nativos americanos

De manera similar, en la cultura nativa americana, los búhos están asociados con la muerte y el mundo espiritual. La profecía y la adivinación eran rasgos comunes de los búhos; pero las aves fueron consideradas de manera algo diferente por diferentes tribus. Algunas personas indígenas vieron a los búhos como transmisores de conocimiento antiguo y sabiduría sobrenatural, mientras que otros, como los Dakota y Lanape, vieron a los búhos como espíritus protectores. 

El búho llanero, que anida bajo tierra, era el dios de los muertos de la tribu Hopi. Protegía el inframundo y cuidaba de los seres terrestres, como las plantas. Muchas tribus, incluidas Cherokee y Lakota, veían a los búhos como espíritus encarnados o cambiaformas, que a menudo traían malos augurios. 

En cualquier caso, las llamadas espeluznantes y los hábitos nocturnos de los búhos los convirtieron en maestros efectivos, ya que los padres advertirían a sus hijos que no deambulen por la noche, para que un búho no los arrebate a ellos o a sus almas. 

China

También existe la superstición entre los chinos acerca de que los búhos son ladrones de almas, y se utilizan varias medidas para mantenerlos alejados de la casa, como voltear las escobas o quemar maleza para generar humo ofensivo. 

Los caracteres chinos para búho, 猫头鹰 (Māotóuyīng), se traducen literalmente como «halcón cabeza de gato», una descripción adecuada tanto en apariencia como en gestos.

A pesar de las fobias a los búhos y su fuerte asociación con la muerte, los búhos han sido respetados durante mucho tiempo en China y, a veces, se les ha pedido protección. 

El zun de Fu Hao, es el recipiente de vino de bronce en forma de búho que pertenece a la célebre consorte del rey Wu Ding de la dinastía Shang, quien también fue comandante militar, sacerdotisa y política. (Imagen: Greg kf a través de Wikimedia Commons CC BY-SA 3.0)

Los búhos han estado presentes en la cultura china desde al menos la dinastía Shang (1600-1046 a. C.). Se descubrieron varios artefactos de búhos de este período en las provincias de Shanxi, Hubei y Hunan, así como en Yinxu, los restos de la ciudad capital de la dinastía Shang, Yin, ubicada en la actual Anyang, provincia de Henan. 

El aura mística del búho también se presta al Feng Shui, la antigua práctica china de la geomancia. Los búhos representan la energía yang y se consideran protectores, sabios e intuitivos. La energía yang es expansiva y positiva, se usa tanto para traer buena suerte y abundancia como para repeler y equilibrar la energía yin negativa. Tener una imagen de un búho cerca de una entrada puede dar una sensación de seguridad. Colocados en un área de trabajo, los símbolos de búho pueden mejorar el intelecto y la percepción.

Tetradracma de plata acuñado por el koinon de Atenea Ilias cuando Zoilos hijo de Kleon era el agonothetes que lo presidía c. 165-150 a.C. (Imagen: Odysses vía Wikimedia Commons CC BY-SA 3.0)

Antigua Grecia

Quizás el búho más famoso es el compañero aviar de Atenas. La diosa griega de la sabiduría se representa con mayor frecuencia con un pequeño búho, ya sea en persona o como decoración en su equipo. 

Los antiguos griegos creían que un búho poseía una «luz interior», o sabiduría, que le permitía ver de noche. Esta sabiduría es profunda y espiritual, casi divina. Se dice que la lechuza, Athena noctua, ayudó a la diosa a ver a través de su punto ciego, dándole la capacidad de ver toda la verdad en todas las circunstancias.

Búhos en el cristianismo

En términos bíblicos, la lechuza puede simbolizar desolación, tormento, muerte, soledad y juicio. Los búhos pueden verse como presagios oscuros y signos de lucha moral, u oportunidades para demostrar las convicciones de uno. Hay misterio detrás de la oscuridad, y examinarlo puede traer una gran sabiduría.

Aquí, la asociación con la muerte puede no ser en el sentido físico, sino más bien un fin simbólico de una cosa que puede abrir nuevas puertas a otras. De esta forma, los búhos pueden representar cambio, transformación y renovación. Al dejar ir el propio ego, en particular, uno puede alcanzar reinos espirituales más elevados, abriendo un profundo conocimiento e intuición.

“El búho es nocturno con agudos sentidos de la vista y el oído. Ve a través de las sombras de la noche y escucha los sonidos en el silencio; la ilusión de la oscuridad. Esto nos enseña a ver más allá de nuestras propias ilusiones y confiar en nuestra intuición y sentidos perceptivos”.

Anónimo
Los búhos de madriguera comen pequeños pájaros, roedores y reptiles. Aunque solo miden 9 pulgadas de alto, pueden atrapar pájaros pequeños en el aire y vadear aguas poco profundas para capturar sapos y roedores. (Imagen: LTreadwell a través de Wikimedia Commons CC BY-SA 4.0)

Depredadores beneficiosos

Dejando a un lado la espiritualidad, el hecho de que los búhos sean hábiles cazadores de roedores los hace extremadamente útiles para las actividades humanas. Proporcionan control natural de plagas para hogares, jardines, granjas y centros turísticos. Trágicamente, el uso de venenos para disuadir a las plagas a menudo mata a sus depredadores naturales, incluidos búhos, halcones y otras aves rapaces, lo que en última instancia crea un problema de plagas mucho peor. 

Las prácticas agrícolas responsables se esfuerzan por mejorar la tierra y el medio ambiente para las generaciones futuras. Los agricultores del Valle de Napa han adoptado lechuzas comunes como sus principales guardianes contra los roedores. Al proporcionar las condiciones adecuadas y con un poco de suerte, también puede atraer búhos para proteger su propiedad. Los búhos vivos son mil veces mejores que los pesticidas, y además son hermosos.

Cómo atraer un búho a su propiedad

Los cuatro requisitos básicos para los búhos, y en realidad para cualquier ave, son alimento, refugio, sitios de anidación y agua. 

Alimento

Como sabemos, los búhos son cazadores. No buscan comederos para pájaros, aunque potencialmente podrían optar por las aves que atraen los comederos. La mejor manera de alimentar a un búho es proporcionarle un suministro constante de roedores. Deje algunas áreas remotas de su jardín sin cuidar, permitiendo que la naturaleza regrese a un equilibrio ecológico donde cada miembro de la cadena alimenticia pueda desempeñar su papel, sin interrupciones. Resiste la tentación de atrapar roedores mientras esperas a tu lechuza y evita el uso de venenos. Pide a tus vecinos que hagan lo mismo.

Refugio

Una arboleda de árboles maduros es un atractivo sitio de descanso diurno para los búhos. Les gusta un área tranquila y sombreada donde puedan descansar en seguridad. En la medida de lo posible, deje ramas desnudas como perchas y deje que los árboles muertos se descompongan y se conviertan en cavidades naturales. 

La mayoría de los árboles crecen más rápido de lo que imaginas; así que no abandones la idea por la falta de árboles. Las lechuzas comunes se sienten igual de cómodas en una estructura hecha por el hombre, como un granero.

Sitio de anidación

A continuación, necesita las adaptaciones adecuadas para anidar. Los árboles huecos son lugares óptimos para anidar para una amplia gama de búhos, pero también usarán cajas para anidar. Al igual que otras aves, puede atraer a un tipo objetivo al erigir una casa hecha a la medida según sus especificaciones. Controle su nido para evitar que otros animales se agachen allí antes de que llegue su lechuza.

Haga clic aquí para obtener instrucciones para construir varias casas de búhos 

Agua

Muchos búhos pueden comer varios roedores al día, lo que les proporciona una buena parte de su hidratación. Aunque los búhos no beben mucho, o con frecuencia, les gusta saber que hay agua disponible. Una gran bañera para pájaros, un pequeño estanque o un arroyo serán suficientes si el agua está libre de herbicidas. Un estanque hecho por el hombre debería tener una bomba para hacer circular el agua y unos cuantos peces de colores para controlar los mosquitos.

Aparte de eso, todo lo que necesitas es paciencia. Evita las atracciones artificiales, como los roedores importados y las llamadas grabadas. En la medida de lo posible, intenta conseguir un aspecto natural y rústico, sin iluminación exterior, mascotas activas ni redes de ningún tipo.

Con o sin un búho en nuestras vidas, todos podemos inspirarnos en su actitud reflexiva.

“Un búho viejo y sabio estaba sentado en un roble. Cuanto más veía, menos hablaba. Cuanto menos hablaba, más escuchaba. ¿Por qué no podemos ser como ese viejo pájaro sabio?

Edward Hersey Richards

LEA TAMBIÉN: