Verdad, Inspiración, Esperanza

El estadio de Atlanta prueba sistemas biométricos de reconocimiento facial

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 11 de agosto de 2022
Atlanta estadio biométrico
Una fila en el campo de fútbol del Mercedes-Benz Arena en Stuttgart el 7 de agosto de 2022. El Mercedes-Benz Stadium en Atlanta, Georgia, ha probado sistemas biométricos de reconocimiento facial. Que los sistemas se mantengan o se eliminen depende de los comentarios de los clientes. (Imagen: Christian Kaspar-Bartke/Getty Images)

Los sistemas biométricos de reconocimiento facial, un componente crucial de los sistemas de crédito social e identificación digital al estilo del Partido Comunista Chino, ya han llegado a la corriente principal de Estados Unidos en los últimos meses.

Uno de esos lugares es el Estadio Mercedes-Benz en Atlanta, Georgia, que probó la tecnología con hasta 100 poseedores de boletos de temporada durante un partido de fútbol del Atlanta United FC el 6 de agosto, informó el Atlanta Journal Constitution el 2 de agosto.

El director de tecnología de AMB Sports & Entertainment, la compañía propietaria tanto de Atlanta United como de los Falcons de la NFL, Karl Pierburg, mostró su satisfacción con el desarrollo en comentarios al Constitution.

MÁS SOBRE TECNOCRACIA

Pierburg se jactó de que el reconocimiento facial permitiría a las computadoras decirles a los VIP cuántos boletos tienen simplemente escaneando su rostro, y agregó: «Podremos [saludarlos por su nombre] y decirles: ‘Bienvenidos, pasen'».

El artículo enmarcaba la tecnología en una luz amistosa porque, en teoría, permitiría a los apostadores acceder al estadio sin tener que lidiar con engorrosos boletos de papel o sus teléfonos móviles.

“Es posible que algún día la misma tecnología permita que los fanáticos sean reconocidos y facturados automáticamente por las compras en los bares, restaurantes y puestos de comida del estadio”, agregó la Constitution.

El hecho de que los sistemas se implementen a largo plazo en el estadio dependía completamente de si los asistentes respondían positiva o negativamente en las encuestas luego de sus interacciones, señaló el artículo. 

Además, el club afirma que está abierto a no implementar solo el reconocimiento facial, sino también el escaneo de la palma de la mano o la tecnología de matriz Bluetooth que detectaría automáticamente el teléfono de una persona.

El sitio web de la industria biométrica Biometric Update informó que el estadio de Atlanta no es el primero en implementar la tecnología en Estados Unidos. El Mile High Stadium en Colorado, donde juegan los Denver Broncos, ya utiliza un sistema llamado «TendedBar» en los puestos de comida para verificar la edad y la identidad a través del reconocimiento facial.

“Inscribirse en TendedBar implica escanear el código QR y la licencia de conducir y un proceso de dos minutos en el dispositivo móvil del fanático”, afirman, y agregan que el sistema registra qué bebidas ha comprado cada rostro y puede comercializar lo mismo en futuras visitas. 

Se implementan sistemas similares en las casas de los Mets de Nueva York y los Jaguars de Jacksonville.

Nueva revolución industrial

Aunque la biometría está apareciendo en la corriente principal de Estados Unidos en silencio y sin mucha fanfarria, el desarrollo no es espontáneo.

En mayo, Mastercard emitió un comunicado de prensa anunciando un nuevo «Programa de pago biométrico» que está configurado para utilizar el reconocimiento facial para reemplazar los sistemas actuales de pagos con tarjeta y efectivo.

“No busque más a tientas su teléfono o busque su billetera cuando tiene las manos ocupadas: la próxima generación de pagos en persona solo necesitará una sonrisa rápida o un gesto de su mano”, indicó el Comunicado.

En abril, el aeropuerto Love Field de Dallas instaló un par de torres de vigilancia de reconocimiento facial panópticas operadas por IA, denominadas Torre de Observación de Control de Seguridad (SCOT), que sirven para los propósitos conjuntos de servir como quioscos de información y controlar el cumplimiento del mandato de la máscara de la Enfermedad del Coronavirus 2019 (COVID-19).

Y al otro lado del agua en el Reino Unido, en octubre de 2021, algunas escuelas comenzaron a implementar sistemas de reconocimiento facial en las cafeterías con el fin de permitir que los niños paguen las comidas de manera más rápida y sencilla.

Un estado policial en desarrollo

Y aunque la biometría puede parecer el desarrollo científico de la humanidad que aporta nuevas comodidades a la sociedad humana, los sistemas comparten claros paralelismos con la situación en China continental bajo el gobernante Partido Comunista.

Estos sistemas, completos con sus implicaciones para la aplicación de la ley, ya se han implementado en múltiples regiones del mundo occidental.

En septiembre de 2021, se descubrió que la aplicación de pasaporte de vacunas del Reino Unido, que se basaba en el reconocimiento facial biométrico para la verificación de identidad, compartía datos con las fuerzas del orden mediante la admisión del NHS.

Mientras tanto, en Canadá, en junio de 2021, la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá (CBSA, por sus siglas en inglés) abrió una licitación para contratar a un contratista biométrico especializado para crear una «Oficina de biometría y gestión de identidad» para ayudar en la «situación de COVID-19 y otras prioridades operativas».

La sociedad del PCCh ha sido la antigua manifestación de la tecnocracia durante años. Los ciudadanos viven y respiran gracias a sus teléfonos móviles, que han estado estrechamente vinculados a la identidad nacional, la cuenta bancaria y, en los tiempos actuales, su pasaporte de salud COVID-19.

Un buen ejemplo del estado de vigilancia general es el Proyecto “Sharp Eyes”, que el Partido ha desplegado en áreas rurales para perseguir a los civiles.

Una instancia del Proyecto reportada por el medio de comunicación independiente Dajiyuan, la versión en chino de The Epoch Times, fue particularmente lúcida.

“Cuando un residente de la aldea de Anxi en la provincia china de Sichuan encendió una cerilla en un pequeño montón de basura en la alcantarilla hace dos años, un altavoz gritó su nombre y dirección y le ordenó extinguir el fuego de inmediato. Saltó del susto, apagó rápidamente las llamas y se escapó”, decía el artículo.

La realidad del gobierno tecnocrático ha sido totalmente soportada por los continentales. En noviembre de 2021, en solo uno de los innumerables casos informados en las redes sociales chinas, los residentes de la ciudad de Xining en la provincia de Qinghai se vieron obligados a hacer fila afuera en temperaturas bajo cero y con fuertes nevadas durante horas para recibir su prueba diaria de hisopo de COVID PCR.

Para los ciudadanos chinos que no realizan su prueba diaria, su puntaje de crédito social se vuelve rojo, lo que hace que sean arrestados y enviados a campos de cuarentena la próxima vez que intenten comprar algo o pasen por un puesto de control que restringe la libertad de movimiento en una ciudad.