Verdad, Inspiración, Esperanza

Los pagos con reconocimiento facial están reemplazando al efectivo y la tarjeta en las tiendas de comestibles

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 9 de junio de 2022
Una demostración de un sistema de pago de reconocimiento facial en una caja automática en un supermercado Perekrestok en Moscú el 9 de marzo de 2021. Mastercard ha comenzado el lanzamiento piloto oficial de un "Programa de caja biométrica" ​​que está configurado para reemplazar los pagos en efectivo y con tarjeta. (Imagen: DIMITAR DILKOFF/AFP vía Getty Images)

El movimiento para eliminar los pagos en efectivo y con tarjeta a favor del reconocimiento facial biométrico ya está en marcha formalmente, basado en un nuevo programa implementado por Mastercard. 

El 17 de mayo, Mastercard anunció su programa de pago biométrico en un comunicado de prensa que presentaba el plan de una manera optimista: con una sonrisa o un saludo, pagar en la tienda se volvió personal.

“No más buscar a tientas su teléfono o buscar su billetera cuando tiene las manos ocupadas: la próxima generación de pagos en persona solo necesitará una sonrisa rápida o un gesto de su mano”, dice el comunicado.

El comunicado describe el Programa como un «marco tecnológico» que «ayudará a establecer estándares para nuevas formas de pago en tiendas de todos los tamaños, desde los principales minoristas hasta las tiendas familiares».

Un gráfico promocional dentro del comunicado de prensa afirma que «COVID-19 ha acelerado el deseo de los consumidores de un pago seguro y rápido sin contacto».

LECTURA RELACIONADA:

A los consumidores que compren en tiendas que utilicen el Programa se les ofrecerá la «opción» de «inscribirse convenientemente en sus servicios de pago biométrico, en la tienda o en el hogar, a través de una aplicación comercial o de proveedor de identidad», dice el artículo promocional.

El cambio del comercio humano más tradicional hacia la tecnocracia es excelente, pregona Mastercard, porque «no hay necesidad» de que los consumidores «reduzcan la velocidad de la fila para pagar buscando en sus bolsillos o bolsos».

También elogia «una mayor higiene y una mayor seguridad» como beneficios para los comerciantes.

“Los consumidores pueden simplemente revisar la factura y sonreír a una cámara o pasar la mano por un lector para pagar”, continúan.

Además, Mastercard dice que está trabajando con los siguientes proveedores para «garantizar el lanzamiento y la escala de este tipo de nuevas capacidades de pago en todo el mundo»:

  • Comité ejecutivo nacional
  • cara de pago
  • Auro
  • PaybyFace
  • ID de población
  • fujitsu limitada

Cabe señalar que esta dosis de mensajes corporativos no es la habitual propaganda tecnológica prospectiva que solo se distribuiría en un escenario utópico en un futuro lejano.

Mastercard declaró que la misma semana comenzaría una prueba en Brasil utilizando Payface en la cadena de supermercados St Marche en Sao Paulo. 

“Los consumidores que visitan estos supermercados pueden registrar su rostro e información de pago a través de la aplicación Payface y, una vez registrados, simplemente pueden sonreír para pagar en la caja sin tarjeta ni dispositivo móvil”, se jacta el periodista. 

Eládio Isoppo, director ejecutivo de Payface, usó una retórica similar a la de Mastercard en una entrevista con Biometric Update para un artículo del mismo día, afirmando que su empresa busca «crear un proceso de pago más conveniente y ágil en las tiendas físicas».

En el proceso, Isoppo dejó claro que el objetivo de la iniciativa era que los sistemas de pago biométricos sustituyeran a los pagos en efectivo y con tarjeta. «En este sentido, la mejor respuesta que podemos obtener de los clientes es que se conviertan en recurrentes, optando por utilizar payface cada vez que realicen una compra en un socio después de haberse adherido».

El artículo señaló que Mastercard, sin embargo, en realidad va atrasado comparado con la China comunista en el campo de los pagos biométricos.

Alipay de China continental y WeChat Pay de Tencent han hecho la transición a la tecnología, y al sistema de crédito social tecnocrático del régimen que la acompaña, durante al menos cinco años.