Verdad, Inspiración, Esperanza

¿Cómo son los sistemas de identificación digital de Alberta y Ontario en Canadá?

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 25 de abril de 2022
Foto de archivo de un escáner de huellas dactilares en la frontera de Estados Unidos el 20 de septiembre de 2005 en Niagara Falls, Ontario. Los sistemas de identificación digital de Ontario y Alberta ya se han desplegado y están preparados para su uso generalizado en un futuro próximo, pero ¿son la base para el siguiente paso en la implantación de un sistema de crédito social al estilo del Partido Comunista Chino? (Imagen: Robert Nickelsberg/Getty Images)

Las provincias canadienses de Ontario y Alberta están a punto de transformar los sistemas tradicionales de identificación gubernamental basados en tarjetas en un sistema de identificación basado en la web y orientado al teléfono móvil, generalmente denominado identificación digital o DNI digital.

Ambas provincias, gobernadas por partidos conservadores, tienen actualmente sitios web públicos dedicados a esta iniciativa, que se presenta como una mejora moderna de los sistemas de identificación basados en tarjetas.

Sin embargo, tras la respuesta de los gobiernos a la pseudopandemia de la enfermedad del coronavirus de 2019 (COVID-19), que incluyó el despliegue de medidas como confinamientos extensos y prolongados en el caso de Ontario, la aplicación de regímenes de segregación social de pasaportes de vacunas al estilo de los créditos sociales en todo Canadá, y el manejo marcadamente anticanadiense y autoritario de las protestas del Convoy de la Libertad en ambas provincias, tanto el cansancio como la sospecha del público -y a su vez el apoyo a más medidas– están intensificando un nuevo conflicto social en la sociedad canadiense.

El DNI digital de Ontario

El sitio web oficial del Gobierno de Ontario define su nueva iniciativa de DNI digital como «una versión electrónica de la identificación gubernamental de confianza que ofrece mayor seguridad y privacidad que las tarjetas o documentos de identificación físicos».

Las ventajas, según proclama el Gobierno, es que el DNI puede almacenarse en una «aplicación de billetera digital» en el teléfono, la tableta o el ordenador, con el fin de que tanto «las personas como las empresas demuestren quiénes son tanto en línea como en persona».

CRÉDITO SOCIAL Y FREEDOM CONVOY

La Administración de Doug Ford afirma que el nuevo mundo del DNI digital «permitirá un acceso más fácil a los servicios en línea» y aportará prosperidad económica al convertir a Ontario en «una de las jurisdicciones más avanzadas del mundo en materia digital».

La página destaca un «valor» aportado a «los ontarianos, las empresas y el gobierno» de la asombrosa cifra de 20.000 millones de dólares.

En una nota a pie de página asociada a la cifra de 20.000 millones de dólares, el Gobierno indica que se trata de una «estimación aproximada calculada a partir de unos 35 factores de valor y cientos de datos» proporcionados por el Consejo de Identificación y Autenticación Digital de Canadá, el Instituto Global McKinsey y nada menos que la mesa redonda internacional sobre globalismo del Foro Económico Mundial.

Infografía sobre la identificación digital de Ontario para los ciudadanos que deben utilizarla para vivir en sociedad. (Imagen: captura de pantalla del sitio web de identificación digital del gobierno de Ontario)

La página de inicio del DNI digital de Ontario señala que su identificación personal no se almacena en una base de datos central del gobierno, que la aplicación no se convierte en un dispositivo de seguimiento y que sus credenciales no se compartirán sin su permiso.

En una subsección titulada ¿Por qué ahora? el Gobierno afirma que el DNI digital es necesario porque los documentos de identidad físicos «no fueron diseñados para las necesidades de seguridad del mundo digital».

«Las soluciones actuales, como escanear el carné de conducir y enviarlo por correo electrónico, son incómodas e inseguras», afirman.

Además, la Administración Ford aprovecha el pretexto de los confinamientos y las medidas de COVID como una característica crucial del DNI digital, ya que afirma que «el DNI digital de Ontario significará que más negocios que requieren la identificación de los clientes podrán trasladar sus servicios a Internet».

Un desglose de cómo el DNI digital de Ontario utilizará un «registro de datos verificable» basado en las normas Web3 que albergará una clave criptográfica pública asociada a su DNI emitido por el gobierno. (Imagen: Captura de pantalla del sitio web del DNI digital del Gobierno de Ontario)

En la página de tecnología y normas del DNI digital de Ontario, el Gobierno de Ontario explica que el sistema se basa en un sistema de blockchain propio en el que «las claves criptográficas públicas asociadas a ese DNI digital» se publicarán en un «registro de datos verificable, que utiliza tecnología de libro mayor distribuido» basado en las normas de Web3.

Según la sección «Getting Involved» del sitio web del Gobierno, actualizada por última vez el 18 de noviembre de 2021, Ontario ya se encuentra en el paso 4 de 4 de la implementación del sistema, habiendo completado la etapa de «marco político» a finales de septiembre de 2021.

Mientras tanto, desde julio de 2021 se está llevando a cabo una fase de «participación del mercado en la tecnología» que se describe como «la obtención de comentarios de los líderes en los segmentos clave del mercado, incluyendo la banca, la innovación, la educación, las redes de identidad y más».

El Gobierno afirma que «a medida que nos preparamos para lanzar la primera iteración del DNI digital de Ontario», «compartiremos y obtendremos comentarios sobre nuestro enfoque tecnológico», encuestaremos al público, «realizaremos investigaciones y pruebas con los usuarios» sobre los métodos de implementación y compartiremos los resultados de la consulta.

DNI digital de Alberta

La versión de Alberta de un sistema de identificación digital, acuñado como MyAlberta Digital ID, se describe a sí misma como «una cuenta gratuita que le permite demostrar quién es en línea sin documentos de papel o visitas en persona».

«El DNI digital MyAlberta le permite acceder sin problemas a una gama cada vez mayor de sitios y servicios gubernamentales, al tiempo que protege su información y su privacidad», añade.

En la actualidad, el sistema MyAlberta permite a los residentes registrarse con una simple dirección de correo electrónico para obtener una «cuenta básica» que puede ampliarse posteriormente a una «cuenta verificada» añadiendo un permiso de conducir u otro documento de identidad.

LA RESPUESTA DE ALBERTA A LA PANDEMIA

El Gobierno de Alberta anuncia que el sistema de identificación digital ayuda a acceder a servicios federales como My Service Canada, que proporciona el EI y el CPP, y MyAccount de la Agencia Tributaria de Canadá.

Otros servicios provinciales, como MyHealth, que almacena información sobre el pasaporte de vacunas, Alberta Student Aid, las quejas y los recursos de las normas de empleo, e incluso la búsqueda de multas, también se están integrando con el protocolo de Alberta Digital ID.

Los usuarios pueden incluso acceder al sistema de información sobre perros de servicio, que permite a los ciudadanos solicitar un perro de servicio.

MyAlberta Digital ID afirma que es seguro y hace hincapié en la privacidad porque sólo se almacena la «información necesaria para crear y verificar su identificación digital».

La provincia también se compromete a no registrar cuándo y dónde se utilizan las credenciales, así como a limitar qué información se proporciona a los usuarios finales.

En una página de preguntas frecuentes, el Gobierno explica que la iniciativa Alberta Digital ID coteja las credenciales en línea con las reales mediante un proceso basado en el Pan-Canadian Trust Framework y utiliza el protocolo Transport Layer Security para la seguridad.

El DNI digital como base del crédito social

El fundamento de la infame puntuación del crédito social se remonta directamente a la forma de gobernar bajo el moderno Partido Comunista Chino (PCCh) y al modo de vida al que están sometidos los ciudadanos.

Esto se ha visto recientemente en el caso de la ciudad más poblada de China, Shanghái, que utilizó el pretexto de la COVID-19 para poner a toda una ciudad de 26 millones de ciudadanos bajo arresto domiciliario indefinido a partir de finales de marzo.

«Los big data y el crédito social no sustituyen al Partido como autoridad central… Los desarrollos en esos campos buscan aumentar los procesos existentes de control social y político, que se alojan de forma visible e invisible a través de la actividad social y económica cotidiana».

Repensar la seguridad: China y la era de la rivalidad estratégica, 2018, sitio web del Servicio de inteligencia de seguridad canadiense (CSIS)

La decisión no estuvo exenta de consecuencias tanto para la gente como para el Partido.

Los supermercados se quedaron rápidamente sin comida, ya que a los residentes no se les permitía salir por ningún motivo, lo que llevó al despliegue de personal militar y a los famosos «voluntarios» gestores de la red comunitaria con trajes de protección, golpeando a los residentes encerrados, que rápidamente llegaron al límite de su paciencia.

INICIATIVA GLOBAL DE CRÉDITO SOCIAL

  • Italia presagia la obligatoriedad de las vacunas y la ampliación de los pasaportes a los supermercados
  • 100 casas alemanas allanadas por criticar a funcionarios del gobierno en Internet
  • Olvídese de los pasaportes de vacunas: el Gobierno británico «controlará el gasto familiar en los supermercados» en una campaña contra la obesidad al estilo del crédito social
  • Protesta en Francia mientras Macron anuncia que el pasaporte sanitario con vacunas es obligatorio para casi toda la vida pública

Se ha producido una oleada de suicidios, muchos de ellos captados por las cámaras, además de la separación de los padres de sus hijos mientras la gente es retenida en campos de cuarentena estatales que reviven las imágenes contenidas en muchas novelas distópicas del siglo XX.

A finales de abril, los órganos del PCCh de Shanghái finalmente relajaron las restricciones, permitiendo que cuatro millones de personas salieran al exterior por primera vez en casi un mes, sólo para renegar dos días después mientras Xi Jinping sigue impulsando contra viento y marea la fallida política de «Cero-COVID».

La identificación digital no sólo es un elemento fundamental para el sistema de vigilancia y control tecnocrático total que es el sistema de crédito social del PCCh, sino que la China continental es el antiguo ejemplo de la misma tecnocracia que los países que componen el Orden Internacional Basado en Normas desean desplegar sobre sus propios ciudadanos.

En términos generales, el crédito social consiste en vincular la identidad natural del mundo real de un ser humano con los servicios de Internet. Posteriormente, los elementos cruciales necesarios para vivir en una sociedad basada en la tecnología, como la cuenta bancaria, se vinculan con el ID Digital.

A medida que avanza el despliegue, la identificación digital se convierte en un requisito para inscribirse y utilizar servicios que hoy son anónimos, como los juegos en línea y las redes sociales.

A medida que el proceso evoluciona, en países como China y, en menor medida, Ucrania, se han eliminado las monedas nacionales en lugar de una moneda digital del banco central (CDBC).

Una característica clave de los CDBC es que, a diferencia de la moneda normal que funciona como una forma moderna simplificada del trueque tradicional, son programables.

Un ejemplo especialmente adecuado es la aplicación ucraniana Diaa, que proporciona «dinero» a los usuarios a cambio de un buen comportamiento fomentado por el régimen, como aceptar una inyección de terapia genética COVID, sin embargo ese dinero sirve como una forma de control de una economía centralizada y sólo puede gastarse en artículos previamente aprobados, como libros.

Y los gobiernos canadienses son muy conscientes de todo esto.

Una publicación de 2018 disponible abiertamente en el sitio web del Gobierno de Canadá para su agencia de espionaje, el Servicio de Inteligencia de Seguridad Canadiense (CSIS), denominada Rethinking Security: China and the Age of Strategic Rivalry, dilucida de forma contundente y acertada este punto.

El documento describe el «incipiente sistema de crédito social» del PCCh como «una parte del proceso de gobernanza social del PCCh», y describe cómo el régimen comunista se apoya en la «tecnología» para «coaccionar y cooptar a los individuos para que participen en su propia gestión».

La publicación explica que la tecnología que sustenta el sistema de crédito social del PCCh está «destinada a mejorar la integración, el intercambio y la utilización de datos entre y a través de las entidades del Partido-Estado».

Sin embargo, se cuida de señalar que «los big data y el crédito social no sustituyen al Partido como autoridad central».

«Los desarrollos en esos campos buscan aumentar los procesos existentes de control social y político, que se alojan de forma visible e invisible a través de la actividad social y económica cotidiana».

Astutamente, la publicación advierte a los lectores que «los avances en big data y crédito social no crean fundamentalmente nuevas metodologías de control».

«Por el contrario, se describen mejor como componentes de hardware y software actualizados que se instalan para hacer más eficaz el sistema político de la República Popular China (RPC)», afirma.

El documento añade que el Partido no sólo está «aprovechando la tecnología moderna como medio para automatizar sus procesos de consolidación y expansión del poder», sino que «los avances en big data proporcionan al PCCh una mayor capacidad para prever, identificar y evaluar los riesgos para la seguridad del Estado-Partido».