Verdad, Inspiración, Esperanza

Canadá comienza a deshacerse del pasaporte sanitario y mandatos de máscaras

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 9 de febrero de 2022
Canadá pasaporte sanitario
OTTAWA- 29 DE ENERO: Un hombre dispara fuegos artificiales durante una manifestación contra los mandatos de la vacuna COVID-19 el Parlamento el 29 de enero de 2022 en Ottawa, Canadá. Miles de personas se manifestaron durante el fin de semana en apoyo a los camioneros que utilizaron sus vehículos para bloquear el acceso al Parlamento, la mayor parte del centro de Ottawa y la frontera con Alberta, con la esperanza de presionar al gobierno para que dé marcha atrás a la normativa de salud pública sobre COVID-19. (Foto de Alex Kent/Getty Images)

Dos provincias en Canadá anunciaron el 8 de febrero que el ‘pasaporte sanitario’ (pasaporte de vacunación) exigido por el gobierno terminarían rápida o inmediatamente. 

El primer ministro de Saskatchewan, el conservador Scott Moefue, el primero en dar la noticia de que su provincia terminaría con la práctica de exigir a los ciudadanos que muestren sus documentos para ingresar a negocios públicos como bares, restaurantes, teatros y otros eventos a partir del 14 de febrero y que los mandatos de mascarilla colapsarían a partir del 1 de marzo. 

Según el Canadian Press, Moe, quien había expresado su apoyo a la protesta de ocupación de los camioneros del Convoy de la Libertad en la capital de Canadá, Ottawa, afirmó que los documentos de salud habían creado una sociedad con “dos clases de ciudadanos”.

Moe agregó que ahora siente que los beneficios del pasaporte sanitario para combatir teóricamente el SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) “ya no superan los costos”, y que los gobiernos deben respetar los derechos de autonomía corporal de los ciudadanos, rechazar la vacunación si así lo desean, sin coerción.

LECTURA RELACIONADA:

Durante una conferencia de prensa vespertina el mismo día, el primer ministro de Alberta, Jason Kenney, también conservador, anunció que su provincia eliminaría el pasaporte sanitario a partir de la medianoche y también eliminaría los edictos obligatorios de mascarillas el 1 de marzo.

Kenney, que se enfrenta a un anexo menos conocido de la protesta del Convoy de la Libertad en forma de bloqueo en la frontera Alberta-Montana (Canadá y Estados Unidos, en Coutts), que recientemente vio cómo los agricultores rodaban con maquinaria pesada en apoyo de los camioneros después de que las demandas no fueran atendidas el día anterior, declaró que el programa de pasaporte sanitario de Alberta ha «superado su propósito útil».

El discurso del primer ministro también demostró sobriedad acerca de que la variante Ómicron del SARS-CoV-2 no es el final de la pandemia: “Nada de esto es el final del COVID-19. Llegarán nuevas variantes y aún veremos épocas de mayor número de casos en la provincia”.

“Probablemente también veremos momentos en los que haya una presión adicional sobre los hospitales. Pero las restricciones, los mandatos y ese tipo de intervenciones no se convertirán ni deben convertirse en una característica permanente de nuestras vidas”.

Continuó: “Estamos bien posicionados para vivir con este virus, como lo hacemos con muchas otras enfermedades infecciosas”.

Kenney trazó una línea en la arena en enero contra los edictos de vacunación obligatoria después de que la provincia francófona de Canadá, Quebec, anunciara que emplearía una sanción financiera contra el 11 por ciento restante de la población no vacunada.

El primer ministro Francois Legault se vio obligado a retirar la iniciativa solo veinte días después.

Aunque Legault también anunció el 8 de febrero que su administración comenzaría a eliminar las restricciones de capacidad en los restaurantes privados de interior, se mantuvo comprometido a mantener vigentes los documentos de salud y los mandatos de máscara hasta mediados de marzo, como mínimo.

Kenney agregó durante su conferencia de prensa: “Estas restricciones han llevado a una terrible división incluso entre familias y amigos, y en ocasiones inflamaron las tensiones en nuestras comunidades y vecindarios”, según The Epoch Times

“Han interrumpido e incluso destruido tantos medios de subsistencia. Nunca lo sabremos, nunca podremos hacer un recuento completo del alcance del dolor y las dificultades que han causado las restricciones”.

“Pero sabemos algunas cosas: sabemos que hemos visto en Alberta y en todo el mundo desarrollado un aumento significativo en los problemas de salud mental y emocional entre niños y adolescentes… hemos visto el fracaso de muchas empresas y, por supuesto, al principio de la pandemia, un desempleo récord”, agregó.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!