Verdad, Inspiración, Esperanza

Impuesto a los no vacunados: Primer ministro de Quebec les cobrará un ‘aporte de salud’

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 13 de enero de 2022
François Legault y su impuesto a los no vacunados.
El primer ministro de Quebec François Legault el 18 de noviembre de 2021 en Montreal, Canadá. Legault anunció el 11 de enero que su administración pronto comenzará a imponer un impuesto financiero de “contribución de salud” a los no vacunados. El edicto llega en el mismo lapso de dos semanas que el toque de queda a las 10:00 p. m., cambiando el estado de vacunación completa para requerir refuerzos e implementando pasaportes en los minoristas de licor y cannabis. (Imagen: Minas Panagiotakis/Getty Images)

Quebec, la provincia más extrema de Canadá en cuanto a medidas, mandatos y coerción en materia de vacunas de la Enfermedad por Coronavirus 2019 (COVID-19), anunció el 11 de enero que va a empezar a cobrar un impuesto a los no vacunados (un 11,3% de la población) que aún no ha aceptado al menos una dosis de la novedosa inyección de terapia génica mediante una «contribución sanitaria» económica.

La noticia la dio el Primer Ministro Francois Legault en una rueda de prensa en la que repitió el discurso del establishment de que «la vacuna es la clave para luchar contra el virus» como pretexto para desplegar un castigo económico contra los no vacunados.

“Por eso estamos buscando un aporte de salud para los adultos que se niegan a vacunarse por razones no médicas. Quienes se nieguen a recibir su primera dosis en las próximas semanas tendrán que pagar un nuevo aporte de salud”, afirmando el nuevo impuesto a los no vacunados, Legault.

El ‘aporte de salud’, el nuevo impuesto a los no vacunados

“Sé que la situación es difícil, pero podemos superar esto juntos”, agregó inmediatamente después.

Cuando se le presionó para obtener detalles sobre los montos, la retribución por incumplimiento y las metodologías de aplicación del impuesto a los no vacunados, Legault dijo que se revelarían en las próximas semanas, pero aludió a sanciones “significativas”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

El anuncio de Legault se produce después de que el ministro de Salud, Christian Dube, advirtiera a los ciudadanos solo unos días antes, el 6 de enero, que el estado de vacunación completa para el pasaporte de vacunas de Quebec comenzaría a requerir la recepción de una inyección de refuerzo.

El mismo día de los comentarios de Dube, Quebec anunció que, a partir del 18 de enero, ahora se requerirán pasaportes de vacunas para acceder a las tiendas de licores y cannabis de la provincia. Dube declaró además que la administración está preparada para extender los requisitos de papel de salud a todos los puntos de venta minoristas no esenciales, prohibiendo efectivamente a los desobedientes de todo menos las tiendas de comestibles.

Quebec ha estado bajo un toque de queda nocturno de 10:00 p. m. a 5:00 a. m. que entró en vigencia en la víspera de Año Nuevo, impuesto por una sorprendente presencia policial que se asemeja a lo que normalmente se reserva para las imágenes de noticias de los regímenes totalitarios en el otro lado del planeta.

La línea dura de la Provincia contra los no vacunados se produce a pesar de la realidad de que la aceptación de la vacuna ya es excepcionalmente alta. Según COVID-19 Tracker Canada, en el momento de escribir este artículo, el 89,639% de todos los ciudadanos de 5 años en adelante han aceptado al menos una dosis de una inyección.

Según el sitio web de estadísticas del Gobierno de Quebec, actualizado al 1 de julio de 2021, la provincia alberga a 8.604.495 residentes. De ellos, 421.670 tienen de 0 a 4 años. Según las estadísticas del gobierno, aproximadamente el 11,3 por ciento de la cohorte no vacunada equivale a más de 924.000 reticentes a vacunarse que se verán afectados por la redistribución de la riqueza marxista impuesta por la legislación. 

Según el medio de comunicación de mensajería financiado por el estado Canadian Broadcasting Corporation, Legault declaró que las próximas multas del impuesto a los no vacunados pueden aplicarse al nivel del impuesto sobre la renta provincial e incluso pueden ser retroactivas hasta 2021.

Legault afirmó que, “Estas personas [los no vacunados] representan una carga muy importante para nuestra red de atención médica… Creo que es razonable que la mayoría de la población pida que haya consecuencias”.

Si bien el CBC citó a Legault afirmando que el 11,3 por ciento de la población no vacunada asciende de manera desproporcionada a «alrededor del 50 por ciento de las camas de COVID-19 en los hospitales», la provincia no proporciona datos sobre el estado de vacunación de sus 2742 hospitalizaciones, un número que aumentó en 188 día tras día, en su sitio web oficial de COVID.

Estadísticas imprecisas, la base para el impuesto a los no vacunados

A modo de comparación, provincias como Alberta, así como el gobierno federal, que hacen afirmaciones similares de que las resistencias a las vacunas son la carga principal del sistema de atención médica, utilizan una táctica de manipulación de datos en la que los no vacunados se cuentan entre todos los casos y hospitalizaciones que han ocurrido desde diciembre de 2020 cuando comenzó la distribución de vacunas.

Este enfoque tiene fallas notables debido a la realidad de que las dosis no estuvieron disponibles para la gran mayoría de la población durante muchos meses.

De manera similar, Ontario ha utilizado tácticas de ofuscación de datos para sesgar las estadísticas y justificar la discriminación por el estado de las vacunas al agrupar a los pacientes de la UCI con un estado de vacunación «desconocido» con los no vacunados para que parezca que la gran mayoría de los enfermos graves no están vacunados.

La aparición de la variante Ómicron ha puesto de cabeza la narrativa de que las vacunas salvarán al mundo del COVID por completo. Varios estudios han demostrado que Ómicron escapa casi o completamente a los anticuerpos generados por la variedad actual de vacunas.

En particular, un estudio de preimpresión del 1 de enero escrito por investigadores de Toronto y financiado por el Ministerio de Salud de Ontario y la Agencia de Salud Pública de Canadá que examinó los datos de las pruebas de PCR de Ontario durante un período de 27 días entre el 22 de noviembre y el 19 de diciembre, excluyendo aquellos menores de 18 años y aquellos que viven en hogares de cuidado a largo plazo, encontraron que solo el 5,1 por ciento de Ómicron y el 33,1 por ciento de los positivos de Delta estaban en los no vacunados

En particular, el estudio encontró que los receptores de la vacuna de dosis doble tenían una eficacia negativa de la vacuna contra Ómicron tan solo 60 días después de recibir su segunda inyección, lo que significa que los que cumplían tenían más probabilidades de sufrir una infección que sus contrapartes no vacunadas.

Los aceptantes de vacunas deben tomar nota. El CEO de BioNTech, Ugur Sahin, dejó en claro durante una conferencia de prensa a principios de diciembre que no solo está en camino un nuevo curso de vacuna específico de Ómicron, sino que también estará compuesto por tres dosis. 

Cumplir con los mandatos de vacunación pronto requerirá seis inyecciones en total: tres dosis de las dosis de hoy, seguidas de tres más de la inyección de Ómicron. El impuesto a los no vacunados podría aplicarse a más gente en el futuro, cuando el estatus de ‘completamente vacunado’ cambie.

La noche antes de que Legault hiciera el anuncio, el director de Salud Pública de Quebec, Horacio Arruda, renunció repentinamente y afirmó que “los comentarios recientes sobre la credibilidad de nuestras opiniones y nuestro rigor científico sin duda están causando una cierta erosión del apoyo público”, según el texto de su carta de renuncia vista por The Canadian Press.

“En tal contexto, considero oportuno ofrecerles la posibilidad de reemplazarme antes de que finalice mi mandato”.

El contrato de Arruda no finalizaba hasta agosto de 2023.

El impuesto a los no vacunados podría ser tomado como modelo para otros países.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!