Verdad, Inspiración, Esperanza

Ómicron evade los anticuerpos generados por las vacunas de AstraZeneca y Pfizer, según un nuevo estudio

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 14 de diciembre de 2021
El público hace fila en el puente de Westminster, cerca de las Cámaras del Parlamento, mientras espera para aceptar una dosis o un refuerzo de una vacuna de COVID-19 para obtener el pasaporte sanitario el 13 de diciembre de 2021. Un estudio realizado por investigadores de Oxford y de la Academia China de Ciencias Médicas ha revelado que Ómicron evita casi por completo los anticuerpos de AstraZeneca y reduce en gran medida los de Pfizer-BioNTech. (Imagen: TOLGA AKMEN/AFP vía Getty Images)

Un nuevo estudio publicado por investigadores de Oxford, muchos de los cuales están afiliados a la Academia China de Ciencias Médicas (CAMS), han descubierto que la variante Ómicron del SARS-CoV-2, el virus que causa la Enfermedad del Coronavirus 2019 (COVID-19), está evadiendo gravemente los anticuerpos generados por las vacunas de AstraZeneca y Pfizer-BioNTech. 

El estudio es un breve preimpreso de siete páginas presentado en medRxiv el 11 de diciembre. En el experimento, los investigadores de Oxford/CAMS examinaron el suero sanguíneo tomado de 43 sujetos de prueba en el estudio Com-COV2 publicado en The Lancet el 6 de diciembre, que examinó a adultos mayores de 50 años para conocer los resultados de la mezcla de vacunas entre la primera y la segunda dosis (es decir, primera dosis de Pfizer, segunda dosis de Moderna). 

Los 43 sujetos eran «individuos seronegativos» [sin exposición natural] y todos habían recibido dosis consecutivas del vector de adenovirus AstraZeneca de doble cadena de ADN o de inyecciones de terapia génica de ARN mensajero de Pfizer-BioNTech.

LEE MÁS:

Gobierno de Botswana dice que la nueva variante Omicron se encontró por primera vez en diplomáticos completamente vacunados

¿6 vacunas para el esquema completo? Refuerzo ahora y otras 3 dosis de la vacuna para Ómicron, según CEO de BioNTech

7 alemanes vacunados con 3 dosis tuvieron una infección sintomática de Ómicron: Estudio

Veintidós personas tomaron la inyección de AstraZeneca y 21 aceptaron la de Pfizer-BioNTech.

Las muestras de suero tomadas por el estudio Com-COV2, utilizado por la preimpresión de Oxford, se obtuvieron sólo cuatro semanas después de la administración de la segunda dosis, y la segunda dosis se administró una media de 9 semanas después de la primera.

El equipo realizó su ensayo de neutralización «utilizando un aislado de Omicron obtenido de un caso infectado en el Reino Unido», y comparó los títulos de neutralización resultantes contra las cepas Victoria, Beta y Delta.

El sitio web de Información y Herramientas de Salud del Gobierno de Alberta define un título como «una medida de cuánto puede diluirse la muestra antes de que los anticuerpos o antígenos dejen de detectarse».

«Un título de 1 a 8 (1:8) significa que los anticuerpos o antígenos pueden seguir encontrándose cuando una parte de la muestra de sangre se diluye en 8 partes de una solución salina, pero ya no pueden encontrarse en una dilución de 1 a 16 (1:16)», explica.

Cuanto mayor sea el número del título, mayor será la concentración de anticuerpos o antígenos.

Los investigadores describen la variante Victoria como «una cepa pandémica temprana de SARS-CoV-2», y señalan que Delta se considera responsable del 99% de todos los casos pre-Omicron en el mundo.

En los resultados del experimento, los científicos de Oxford/CAMS descubrieron que los 22 que tomaron el tipo de inyección de AstraZeneca obtuvieron resultados sustancialmente peores que los que tomaron la oferta de Pfizer-BioNTech, con títulos de neutralización que «cayeron por debajo del umbral detectable en todos los participantes menos uno».

Mientras tanto, aunque «la mediana de los títulos neutralizantes» en los 21 receptores de Pfizer-BioNTech fue mejor, los resultados siguieron siendo notablemente pobres. Los títulos se redujeron 29,8 veces, de 1609 contra la variante Victoria a 54 contra Omicron.

Los títulos de uno de los receptores de Pfizer cayeron por debajo del umbral de detección.

«Estos datos sugieren que Omicron es más distante antigénicamente de la cepa original de la vacuna contra el SARS-CoV2 que las cepas Beta y Delta, que eran las más distantes anteriormente», señaló el estudio. 

Los investigadores señalaron que sus hallazgos coinciden con una preimpresión publicada por un grupo de científicos sudafricanos en un estudio financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates y los Institutos Nacionales de la Salud el 7 de diciembre, en el que se descubrió que los usuarios de la inyección de Pfizer-BioNTech sin inmunidad natural previa presentaban una eficacia de la vacuna 41 veces menor.

El estudio sudafricano, que analizó el suero de 12 personas totalmente vacunadas, la mitad con un diagnóstico previo de COVID en los 12 a 18 meses anteriores y la otra mitad sin ninguna inmunidad natural, fue notable porque encontró que cinco de seis del grupo con exposición previa conservaban «títulos de neutralización relativamente altos con Omicron».

No obstante, los principales medios de comunicación y las personas influyentes en las redes sociales de la comunidad científica utilizaron los resultados del estudio sudafricano para pedir dosis de refuerzo obligatorias. 

Los investigadores de Oxford/CAMS utilizaron igualmente los resultados de su estudio para promover la aceptación de las vacunas de refuerzo y para pedir que se inyecten los que aún no están vacunados.

El equipo se preparó para su prescripción al afirmar: “El escape inmunológico reportado aquí puede llevar a Ómicron a desplazar a Delta para convertirse en la cepa dominante en todo el mundo. Si esto ocurriera, podría ser necesario producir vacunas adaptadas a Ómicron; sin embargo, debido a la distancia antigénica de Ómicron, es poco probable que éstas brinden protección contra las cepas anteriores”.

Sin embargo, el artículo parecía olvidar que las muestras de suero de su estudio se tomaron de individuos que habían completado la doble dosis sólo cuatro semanas antes, cuando el autor afirmaba: «Por último, a partir de los datos presentados aquí, está claro que poseer un título inicial alto contra las cepas pandémicas tempranas proporciona un mayor nivel de neutralización de Ómicron, que podría obtenerse mediante el despliegue de terceras dosis de refuerzo de la vacuna».

El equipo concluyó: “Llegar a los no vacunados con las vacunas actuales sigue siendo una prioridad para reducir los niveles de transmisión y reducir el potencial de enfermedad grave en los inmunológicamente débiles”.