Verdad, Inspiración, Esperanza

80.000 turistas quedan varados en China tras nuevo bloqueo ‘cero COVID’

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 10 de agosto de 2022
Turistas china Hainan 80.000
Se ve a los viajeros en el Aeropuerto Internacional Phoenix de Sanya mientras miles intentan abandonar el popular lugar de vacaciones, ubicado en la provincia insular china de Hainan, el 9 de agosto de 2022. (Imagen: STR/AFP a través de Getty Images)

La provincia insular de Hainan, en el sur de China, ha sido bloqueada después de que se detectara un grupo de nuevas infecciones por COVID-19. La ciudad de Sanya, que depende en gran medida del turismo, vio a más de 80.000 personas varadas después de que las autoridades impusieran un cierre total de la ciudad el lunes 8 de agosto. 

Los medios estatales informaron que el transporte de la ciudad, incluidas todas las estaciones de tren y aeropuertos, se cerrarían hasta nuevo aviso. Los turistas frustrados informaron que los costos de alojamiento se dispararon mientras esperaban noticias de las autoridades sobre cuándo se les permitiría salir de la ciudad y regresar a casa. 

Las estrictas medidas de control de la pandemia han sido un hecho perenne en toda China, donde las autoridades comunistas están obsesionadas con mantener el “COVID cero”. 

MÁS SOBRE LA SITUACIÓN DEL CORONAVIRUS EN CHINA:

Según las estadísticas publicadas por la Comisión de Salud de Hainan, hasta el 7 de agosto había 504 infecciones confirmadas en la provincia, de las cuales 413 se remontan a Sanya. El 8 de agosto, se informaron 77 casos adicionales en las ciudades de Danzhou, Wanning, Haikou, Qionghai, así como en los condados de Lingshui, Ledong, Chengmai y Lingao. Las autoridades agregaron que el recuento total de COVID de Sanya ahora es de 1243, lo que provocó medidas de bloqueo más estrictas a medida que los casos continúan aumentando.  

Viajeros tratando de pasar por el control de seguridad del aeropuerto internacional Phoenix de Sanya el 9 de agosto de 2022. Más de 80.000 visitantes están actualmente varados en la provincia insular china de Hainan después de que se detectara un reciente aumento de los casos de COVID-19, lo que ha llevado a las autoridades a declarar el cierre de la ciudad en Sanya y a cancelar la mayoría de los vuelos que salen de la provincia. (Imagen: por STR/AFP vía Getty Images)

Las medidas de control de epidemias de la ciudad también anunciaron el 6 de agosto que cualquier viajero que hubiera llegado a Sanya después del 23 de julio tendría que someterse a pruebas de ácido nucleico durante varios días consecutivos antes de ser autorizado y recibir luz verde para abandonar la ciudad. 

Precios desorbitados de los hoteles

Según el medio de comunicación de China continental Zhengguan News, algunos viajeros dijeron que se vieron obligados a pagar mucho más para alojarse en hoteles «aprobados por el gobierno». Y aunque las autoridades prometieron “arreglos gratuitos de alojamiento y transporte” para aquellos atrapados en Sanya, la realidad fue muy diferente. 

«El actual ‘medio precio’ [para una habitación de hotel] es más caro que el precio original que reservamos inicialmente», dijo un viajero.

Otra turista de Kunming, una ciudad ubicada en el suroeste de China, le dijo al medio que se vio obligada a extender su estadía y tuvo que pagar todo de su propio bolsillo.

«Ahora nadie puede irse y nos vemos obligados a prolongar nuestras estancias aquí. Pero en contra de lo que dijo el gobierno, todos los hoteles están cobrando más de lo que pagamos inicialmente para venir aquí», dijo, y añadió que «todo el mundo dice que el gobierno local de Sanya nos tendrá cubiertos, que comeremos y nos alojaremos aquí gratis, ¡pero eso no es lo que está pasando!»

“Lo que estamos pagando ahora es la tarifa de temporada alta más cara”, dijo. 

Los videos de amplia circulación en las redes sociales también mostraban a viajeros enojados que exigían que se redujeran las tarifas de los hoteles. “¿Quién será responsable de que faltemos al trabajo y pague nuestras facturas mientras estemos atrapados aquí?”, se escuchó decir a una persona. Mientras que otro decía: “¡Tenemos que pagar un alto precio por este lío!”. 

Una empresaria llamada Yang Jing dijo a Reuters que desde que se impuso el cierre en Sanya, se ha estado hospedando en un hotel de cuatro estrellas con su esposo e hijos, pagando de su bolsillo todos los gastos. 

“Han sido las peores vacaciones de mi vida”, dijo Yang, que reside en la provincia china de Jiangxi, y agregó que la familia comía tazas de fideos instantáneos todos los días para evitar gastar más dinero en comida. 

Situación del COVID se convierte en riña mediática interprovincial

El sábado 6 de agosto, el portavoz estatal de la Televisión Central de China (CCTV) anunció la suspensión de todos los boletos de tren y dijo que se cancelaría más del 80 por ciento de los vuelos salientes desde el aeropuerto de Sanya. Ninguna otra información estuvo disponible de inmediato. 

“Solo esperamos que esto no se convierta en otro Shanghai”, se podía escuchar decir a uno de los viajeros. 

Según el medio respaldado por el estado chino, The Paper, muchas personas en Sanya tenían miedo de enfrentar el mismo destino que el de Shanghái. La ciudad más grande de China experimentó algunos de los cierres y restricciones de movimiento más estrictos del mundo, y los 26 millones de residentes de Shanghái se vieron obligados a permanecer dentro de sus hogares durante más de tres meses, desde marzo hasta mediados de junio. 

La cobertura del periódico, que se publicó en varios artículos, incluso se burló de la respuesta caótica del gobierno para sofocar los nuevos brotes de COVID-19. “El [gobierno] está ignorando la situación general, optando en cambio por cerrar una ciudad entera debido a un solo brote”, dijo, y agregó que se puede ver a los turistas atrapados en Sanya “agonizando en las calles de la ciudad”, desesperados por regresar a casa.

La atención de los medios sobre Sanya no le cayó bien al medio estatal local Hainan Daily, que publicó un artículo reprendiendo a The Paper, una publicación con sede en Shanghái, por «tratar de aprovecharse de la atención de los medios generada por el sufrimiento humano». 

El Hainan Daily acusó a The Paper de basar «todos los artículos relevantes en incidentes negativos [durante el brote] que son parciales y [a menudo] incluso de rumores». Cuestionó los motivos de The Paper, preguntando «¿qué tienen contra Sanya para que… se esfuercen tanto en crear esta narrativa mediática tan sombría?».

En una referencia indirecta a la molestia pública por las estrictas políticas de «cero COVID» del Partido Comunista, los medios provinciales señalaron además que Shanghái había tenido recientemente su propio cierre prolongado y ruinoso, después del cual muchos habitantes de Shanghái se habían «apresurado» a disfrutar del lugar de vacaciones tropical.

“¿No los tratamos bien cuando vinieron a Sanya uno tras otro después de que se levantaron las restricciones pandémicas?… ¿O está celoso del crecimiento del 10 por ciento del PIB de Hainan este año?”