Verdad, Inspiración, Esperanza

Shanghái revoca la decisión de flexibilizar las restricciones por el COVID a pesar del sufrimiento prolongado y el daño económico

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 23 de abril de 2022
Las personas se registran para entregas y suministros de alimentos en un área residencial en Shanghai, China, el 22 de abril de 2022. (Imagen: a través de Getty Images)

Las autoridades sanitarias de Shanghái volvieron a endurecer las restricciones a la circulación de los residentes en algunos distritos, y advirtieron a sus 26 millones de habitantes que las medidas continuarán hasta que el virus esté completamente erradicado de todos los barrios.

Después de tres semanas de estrictos confinamientos que han alimentado un diluvio de tragedias y violencia en la mayor metrópolis de China, se comunicó a algunos distritos que las restricciones volverían a ser más estrictas, incluso después de haber cumplido supuestamente los criterios para que se les permitiera salir de sus casas.

MÁS SOBRE LA SITUACIÓN DEL CORONAVIRUS EN SHANGHAI

«Nuestro objetivo es lograr ‘Cero-COVID’ tan pronto como sea posible», dijeron las autoridades sanitarias de Shanghai, refiriéndose a un objetivo para acabar con la transmisión fuera de las zonas en cuarentena. «Esto es un indicio importante de que ganamos esta dura batalla contra la epidemia… para poder restablecer la producción normal y la vida cotidiana».

El 21 de abril, el destacado epidemiólogo Zhang Wenhong dijo que más de 430.000 personas se habían infectado en Shanghai. Sin embargo, afirmó que el número de muertos seguía siendo de sólo 25, o una tasa de mortalidad inferior al 0,1%.

Tras la declaración de Zhang, muchas personas cuestionaron las estadísticas del gobierno, ya que el régimen chino es conocido por ocultar las cifras exactas. Algunos residentes revelaron en las redes sociales que sus familiares habían fallecido tras contagiarse a mediados de marzo, pero sus casos no figuraban en los datos oficiales de mortalidad del gobierno.

Las muertes de ancianos contradicen las cifras de Shanghai

Otros informaron que decenas de pacientes ancianos en residencias para mayores habían muerto tras contraer el virus, pero las cifras oficiales del gobierno tampoco incluyeron esas cifras.

El 30 de marzo, un internauta de Shanghái reveló que el Hospital de Cuidados de Ancianos de Donghai había contratado a nuevas asistentas. Sin embargo, después de su llegada en la tarde del 28 de marzo, descubrieron que un gran número de pacientes había dado positivo en las pruebas del virus, y que todo el personal médico del lugar había sido enviado a cuarentena en campamentos y hospitales improvisados. Los empleados de la casa dijeron que las instalaciones estaban en tan mal estado que ni siquiera se podía encontrar papel higiénico, y muchos no tuvieron más remedio que dormir en el suelo del pasillo.

Una enfermera que trabajaba en el centro dijo: «Yo fui una de las víctimas. El primer día que entramos en el hospital, nos dirigieron a la UCI y nos dijeron que nos quedáramos con los pacientes que habían dado positivo», dijo.

«Los ancianos de allí lo tenían peor. Todos los días fallecían ancianos».

Otro residente que tenía un familiar en una residencia de ancianos dijo: «La prevención de la pandemia en el Hospital de Ancianos de Donghai está fuera de control. Más de la mitad de los médicos, enfermeras y personal de enfermería fueron puestos en cuarentena. Mi abuela de 96 años está paralizada en la cama, y nadie la cuida».

Anciana hambrienta forzada a comer heces

En un vídeo publicado en las redes sociales chinas, se ve a una anciana comiendo sus propias heces tras pasar días sin comer. La persona que registró el hecho dijo que era la cuidadora de la señora e iba a su casa todas las tardes para llevarle comida, ya que vivía sola y no podía cuidarse a sí misma.

Sin embargo, después de las restricciones por la pandemia en Shanghai el 28 de marzo, la cuidadora no pudo ir durante varios días.

Al cabo de dos semanas, la cuidadora dijo que cuando por fin pudo visitar a la señora, emanaba un olor muy desagradable de la habitación y la vio masticando algo.

«¿Qué está comiendo, señora?», le preguntó la cuidadora.

La anciana residente respondió con excrementos a medio masticar en la boca: «Tengo hambre, tengo hambre».

«En ese momento era incapaz de pronunciar palabra alguna, sólo podía romper a llorar», dijo la mujer. «Pobre anciana. Intentaba sobrevivir comiendo sus propias heces porque no le quedaba otra cosa que comer».

Al parecer, la anciana falleció varios días después.

Miles de personas están obligadas a ir a centros de confinamiento

Las autoridades de la ciudad instaron a la población a cooperar con las medidas para garantizar que no se revirtieran los progresos realizados hasta el momento. Sin embargo, muchos residentes afirmaron que las órdenes se estaban emitiendo de forma masiva e indiscriminada en aras de la rapidez y la eficacia, sin tener en cuenta las circunstancias y el bienestar individuales.

Zhang Chen, de 30 años, residente en Shanghai, declaró a Reuters que su hijo de cuatro años y su abuela de 84 fueron trasladados a un centrode cuarentena el 20 de abril, junto con sus suegros, y que le preocupaba que las malas condiciones del interior de las instalaciones pudieran afectar a su salud.

Los vídeos y las imágenes de las personas que se encuentran en estos «centros de cuarentena» muestran a decenas de personas hacinadas en pequeñas habitaciones con camas insuficientes. En algunos casos, se puede ver a personas durmiendo en cajas de cartón en el suelo o en sillas reclinables.

Algunos residentes en cuarentena también informaron de que algunas de las instalaciones tenían goteras que cortaban completamente la electricidad y el agua, lo que les impedía ducharse o incluso utilizar los baños. Otros informaron de la escasez de instalaciones de lavado y que no podían satisfacer las demandas de los pacientes en el lugar.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!