Verdad, Inspiración, Esperanza

Chinos saltan de edificios y protestan por falta de alimentos debido a bloqueos prolongados bajo las medidas ‘Cero COVID’

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 25 de marzo de 2022
Una trabajadora lleva un traje de protección mientras se encuentra fuera de la valla de una comunidad atrincherada después de que se encontraran casos recientes de COVID-19 en la zona el 23 de marzo de 2022 en Beijing, China. China intensificó sus esfuerzos para controlar el reciente aumento de los casos de coronavirus en todo el país, bloqueando toda la provincia de Jilin y la ciudad de Shenyang y sometiendo a restricciones a otras como Shenzhen y Shanghai. Las autoridades locales de todo el país están realizando pruebas masivas mientras China trata de mantener su política de cero casos de coronavirus. (Imagen: Kevin Frayer vía Getty Images)

China está ejecutando órdenes de permanecer en casa a millones de personas más en el noreste del país, mientras trata de hacer frente a su mayor brote de casos de COVID-19 desde que la pandemia comenzó hace más de dos años en Wuhan.

El Partido Comunista Chino (PCCh) estuvo tratando de navegar por un camino que limite las perturbaciones de su economía, mientras se aferra a una estrategia de «Cero COVID», y se ha enfrentado a desafíos sin precedentes para hacerlo.

En la última semana, China ha impuesto más confinamientos, pruebas masivas y restricciones de viaje que en cualquier otro momento de la pandemia. Recientemente, Langfang, una ciudad cercana a Beijing, y la provincia nororiental de Jilin, así como partes de Shenzhen y Shanghai, sufrieron más confinamientos.

Shenzhen es una ciudad de más de 20 millones de habitantes situada en la provincia de Guangdong, en el sur de China, y está considerada como el centro tecnológico del país y un importante pilar económico.

Aunque Shenzhen anunció la relajación de ciertas restricciones de la COVID-19 al permitir que algunas fábricas y el transporte público vuelvan a funcionar, muchos residentes frustrados acudieron a las redes sociales para protestar por los largos confinamientos que siguen vigentes en muchas partes de la ciudad.

LEE MÁS:

Una mujer salta del edificio, otros mueren de hambre

Recientemente, los residentes encerrados en Shenzhen publicaron vídeos en las redes sociales en los que muestran la grave situación en la que se encuentran después de semanas encerrados en casa mientras que los suministros de alimentos se agotan rápidamente.

Nota: el contenido que aparece a continuación incluye referencias gráficas al suicidio; se recomienda la discreción del espectador.

En el video, se puede ver a una mujer saltando de un edificio en una comunidad cerrada en la aldea Chengzhong de Shawe, Shenzhen.

El 23 de marzo, un residente de Shenzhen confirmó a Sound of Hope, un medio con sede en el extranjero, que el suicidio de la mujer no identificada se produjo en la noche del 21 de marzo. «Mi marido lo presenció», dijo, «Fue probablemente alrededor de las 10 u 11 de la mañana. Mucha gente se reunió allí después de que se produjera el incidente, y la policía asistió al lugar».

También se puede ver a otro hombre saltando de un edificio y los transeúntes corriendo en su ayuda cuando el video se corta.

En este otro vídeo, se puede ver a un gran número de policías intentando mantener bajo control a un grupo de personas enfadadas que protestan por la muerte de un residente que murió de hambre durante el confinamiento. Se oye a una mujer decir: «¡una persona murió de hambre!». Mientras otro decía: «¡Queremos comer! Nos estamos muriendo de hambre. No tenemos comida».

Se oye a muchos gritar: «¡No tenemos comida! ¡No tenemos comida!».

Los subtítulos en chino dicen: «Hubo un disturbio en la calle Nantou, distrito de Nanshan, Shenzhen. El motivo de la revuelta fue que alguien del edificio nº 17 de Xiheng Lane, Guankou, murió de hambre. Ni siquiera se informó a las autoridades».

Algunos usuarios de Twitter añadieron que la calle Nantou permaneció confinada durante 23 días sin que se entregaran suministros ni alimentos, lo que provocó la muerte de ese residente.

Las autoridades de Shenzhen eluden la responsabilidad

Guo Qiang, un funcionario de Shenzhen que habló bajo seudónimo por motivos de seguridad, dijo a la edición china de The Epoch Times que el 22 de marzo hubo declaraciones contradictorias de las autoridades sanitarias sobre las nuevas medidas de confinamiento.

Guo dijo que los confinamientos habían causado un gran impacto en la economía de Shenzhen y reveló que las autoridades habían planeado detener las restricciones por la pandemia y permitir a la gente reanudar su trabajo a partir del 17 de marzo.

«No podían permitirse el lujo de mantenerlo. Nadie trabajaba, así que no pagarían impuestos», dijo. Sin embargo, tras detectarse nuevos casos el 18 de marzo, los confinamientos volvieron. «Para el 21 de marzo, tuvieron que reabrir la mayoría de los lugares porque la economía no podía soportarlo».

Guo añadió que también había opiniones contradictorias dentro del gobierno. «Los documentos internos eran contradictorios. Para salvar la economía, la gente tiene que volver a trabajar, pero la ‘guerra contra el COVID’ del gobierno hace que algunos funcionarios con opiniones diferentes opten por mantener los confinamientos.»

«Las contradicciones hacen que los funcionarios no sepan qué hacer», afirma Guo.

Incluso mientras Shenzhen, que alberga a casi 13 millones de residentes sólo en la ciudad, comienza a reabrir sus negocios, el resurgimiento del COVID-19 en el país no muestra un final a la vista. Desde el 10 de marzo, China registró entre 1.000 y más de 5.000 casos diarios, aunque los informes y análisis independientes muestran que las cifras publicadas son inferiores y que no reflejan la realidad de los contagios.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!