Verdad, Inspiración, Esperanza

¿Es China la verdadera ganadora de la guerra entre Rusia y Ucrania?

Leo Timm es un escritor y traductor que se centra en la política, la sociedad y las relaciones internacionales de China. Sígalo en Twitter en @soil_and_grain.
Published: 4 de marzo de 2022
El presidente chino Xi Jinping inspecciona a los guardias de honor rusos durante una ceremonia de bienvenida a su llegada al aeropuerto Vnukovo de Moscú el 5 de junio de 2019, mientras comienza una visita de estado de tres días a Rusia. (Imagen: Alexander NEMENOV / AFP) (El crédito de la foto debe decir ALEXANDER NEMENOV/AFP vía Getty Images)

Análisis de noticias

A primera hora de la mañana del 24 de febrero, la Federación Rusa lanzó una «operación militar especial» en múltiples frentes a lo largo de Ucrania, escalando un conflicto que comenzó en 2014 hasta una invasión a gran escala. La guerra ha causado miles de muertos, ha amenazado la existencia de Ucrania como nación independiente y ha llevado a Estados Unidos y a sus aliados de todo el mundo a imponer rápidas y masivas sanciones a Rusia.

La mayor guerra en Europa desde la Segunda Guerra Mundial tiene, como es lógico, muchas cabezas girando hacia el este, hacia el socio más poderoso de Rusia, la República Popular China (RPC). El 4 de febrero, el presidente ruso, Vladimir Putin, se reunió con su homólogo chino, Xi Jinping, al comienzo de los polémicos Juegos Olímpicos de Invierno, donde ambos firmaron una declaración conjunta en la que prometían una amistad «sin límites» y «sin áreas de cooperación prohibidas» entre Moscú y Beijing. Se especula con la posibilidad de que Putin haya retrasado su invasión para no estropear el desfile de Xi en los Juegos Olímpicos.

Ante las amplias sanciones occidentales y las repercusiones diplomáticas adoptadas para aislar a Rusia, el apoyo chino se ha vuelto naturalmente crucial si el Kremlin quiere capear el temporal. Hasta ahora, Beijing ha cumplido. La RPC no ha condenado la invasión de Moscú y se ha abstenido en varias acciones de la ONU relativas al conflicto. El día de la invasión, China levantó todas las restricciones a la importación de trigo ruso. Y China ha declinado sumarse a las sanciones.

El 2 de marzo, el presidente de la Comisión Reguladora de la Banca y los Seguros de China, Guo Shuqing, declaró: «En lo que respecta a las sanciones financieras, no las aprobamos, especialmente las lanzadas unilateralmente, porque no funcionan bien y no tienen fundamento jurídico».

La decisión de Rusia de invadir Ucrania -y los casi ocho años de guerra de bajo nivel que la precedieron- fue el resultado de complejos factores internacionales e históricos. Pero una de las consecuencias de la caída del nuevo Telón de Acero en Europa es sencilla: Rusia se verá inevitablemente y cada vez más empujada a la órbita económica y geopolítica de China, independientemente de que Putin se imponga en su esfuerzo por someter a Ucrania.

Más cerca de China

LEE MÁS:

A medida que aumentan los desafíos, Xi de China llama a la «auto-revolución»


Se filtra un audio de académico chino de élite criticando al régimen comunista

A pesar de contar con vastos recursos naturales y el mayor arsenal nuclear del mundo, Rusia es una potencia en inequívoco declive. Su recuperación del caos postsoviético de la década de 1990 fue efímera, y la anexión de Crimea en 2014 fue el principio del fin de las esperanzas de cooperación amistosa con Occidente. Desde el punto de vista demográfico, Rusia también está en apuros, con unas tasas de natalidad desalentadoras provocadas por las dificultades económicas y el malestar social.

China es el mayor socio comercial de Rusia, que compra grandes cantidades de gas, petróleo y grano a su vecino del norte. También empequeñece a Rusia económicamente y ejerce una gran influencia sobre Moscú en cualquier relación estrecha. El PIB total de Rusia en 2021, de 1,77 billones de dólares, fue menor que el de Jiangsu, una provincia del este de China cercana a Shanghai que tiene una producción económica bruta de 1,804 billones de dólares.

Y como Rusia está cada vez más aislada de los vehículos financieros occidentales, puede recurrir al yuan chino, así como a la criptodivisa y a otros medios alternativos para mantener vivo el comercio y los negocios.

Desde el punto de vista diplomático, la postura de confrontación entre Moscú, Estados Unidos y sus aliados también podría ser aprovechada por Beijing. Mientras Putin amenaza con una guerra nuclear para evitar lo que el Kremlin considera desde hace tiempo como una inaceptable extralimitación de la OTAN en Ucrania y otros países de la antigua Unión Soviética, Rusia sólo atraerá más furia de los defensores del «orden internacional basado en normas», países que parecen tibios a la hora de enfrentarse seriamente o de imponer un castigo a la más poderosa China.

Todo esto parece jugar a favor del Partido Comunista Chino (PCCh). Por un lado, Moscú -con o sin Ucrania subyugada- se vuelve más dependiente de las gracias de Beijing en lugar de los intercambios con Occidente. Al mismo tiempo, la fijación oportunista en las fechorías de Rusia hace que China aparezca como el actor más racional, similar en naturaleza (si no en grado) a cómo la Corea del Norte estalinista, con sus pruebas de misiles y detonaciones nucleares, es percibida como el estado canalla desquiciado del que incluso su aliado, la RPC, se avergüenza.

El PCCh es conocido por trabajar con regímenes autocráticos y democracias por igual para expandir su influencia internacional, un esfuerzo que se resume en la Iniciativa del Cinturón y la Ruta (BRI). También ha comprado y robado trillones de dólares en tecnología extranjera no sólo para construir la industria tecnológica china y su infraestructura, sino también para aplicaciones nefastas como la vigilancia masiva asistida por IA y la censura de Internet. El «modelo chino» se exporta entonces a otros regímenes, apuntalando a esos gobiernos y convirtiéndolos en clientes efectivos de la RPCh.

Puede verse que las recientes tensiones, azuzadas por la OTAN y que en última instancia condujeron a la guerra entre Rusia y Ucrania, tienen el efecto final de beneficiar a un adversario mucho más serio del orden «basado en reglas» que conoce Occidente: la China comunista.

Es muy posible que esté surgiendo una nueva situación que puede ser ventajosa para Beijing desde el punto de vista geopolítico. Pero también son muchos los retos a los que deben enfrentarse el PCCh y Xi Jinping.

La Franja y la Ruta en peligro

La invasión rusa de Ucrania va a ser, casi con toda seguridad, un arma de doble filo para China, especialmente a corto plazo.

Los analistas de SinoInsider, una consultora de riesgo político con sede en Nueva York, escribieron en un boletín del 3 de marzo que “aunque Rusia probablemente se vuelva aún más dependiente económicamente y se alinee más con la RPC, el aumento de la demanda y la dependencia rusa por sí sola no le dará a Beijing lo que necesita para compensar el impacto económico global de la invasión”.

Ucrania es también el lugar de muchas inversiones chinas, como en la poderosa industria agrícola ucraniana, que podrían verse afectadas por la guerra y durante los próximos años.

El segmento terrestre de la BRI (iniciativa La Franja y la Ruta) pasa por Ucrania en su camino desde China a través de Rusia hasta Europa. Las sanciones occidentales a Rusia suponen un obstáculo en esta ruta, lo que implica el desperdicio de miles de millones de dinero chino. En Europa del Este también hay muchos países, sobre todo los pequeños países bálticos, que se han opuesto a la actitud hegemónica de Beijing, especialmente en lo que respecta al apoyo a Taiwán, una isla reclamada por la República Popular China.

Estos países, que ya tienen una predisposición negativa hacia el PCCh, podrían pedir a gritos sanciones contra China, citando su relación con el país ruso. Otros gobiernos occidentales también podrían imponer sanciones contra Beijing en caso de que su «asociación estratégica» con Rusia arrastre a la RPC a la «nueva guerra fría».

En 2021, el superávit comercial de la RPC con los 27 países de la UE fue de 208.400 millones de dólares, lo que supone un aumento interanual del 57,4%. La saludable relación comercial entre la RPC y la UE, que creció durante los años de la guerra comercial entre China y Estados Unidos mientras Beijing buscaba contrarrestar las sanciones de Washington, podría estar en peligro de cara al futuro.

Peligros para Xi

Aunque una asociación más estrecha entre Rusia y China parece buena sobre el papel -China tiene una producción y una mano de obra que se corresponden con los abundantes recursos naturales de Rusia-, la demografía de ambos países está en declive, ninguno de ellos es una verdadera potencia tecnológica y ambos están fuertemente influenciados por la tendencia comunista de gobiernos autoritarios que no conduce a un crecimiento sostenible a largo plazo ni a una gobernanza eficiente y a la confianza social.

Para Xi, existe otro peligro. Si Putin consiguiera someter a Ucrania en el momento oportuno, las facciones anti-Xi en el PCCh podrían utilizar el ejemplo ruso como medio de presión política sobre el líder chino para acelerar la «reunificación» de Taiwán con el continente por la fuerza de las armas.

LEE MÁS:

El avance de Rusia sobre Ucrania arroja una sombra siniestra sobre Taiwán
¿La nueva «resolución histórica» del PCCh da más poder a Xi? En realidad no.

Xi, que tiene pocos logros diplomáticos o económicos que mostrar en su década en el poder (la economía de China se ha desacelerado precipitadamente, y eventos como las protestas de Hong Kong, la persecución de los uigures y la pandemia del coronavirus han empañado la reputación de Beijing), ya se enfrenta a la presión de la élite del Partido sobre su determinación de asumir un tercer mandato como jefe del PCCh en el próximo 20.º Congreso del Partido.

Para asegurar este tercer mandato, Xi podría verse tentado a una invasión de Taiwán, que, sin una larga preparación y una amplia experiencia en guerras anteriores, llevaría al desastre al futuro político de Xi. Sin embargo, si el líder chino se resiste a este peligroso impulso, tendría que encontrar otra forma de manejar a la oposición en medio del desafiante entorno internacional creado por la guerra en Europa, lo que podría conducir a más crisis para el régimen comunista.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!