Verdad, Inspiración, Esperanza

El avance de Rusia sobre Ucrania arroja una sombra siniestra sobre Taiwán

Leo Timm es un escritor y traductor que se centra en la política, la sociedad y las relaciones internacionales de China. Sígalo en Twitter en @soil_and_grain.
Published: 25 de febrero de 2022
Ucrania Taiwán
Un caza chino Su-27 Flanker sobrevuela el aeródromo de Anshan, China, el 24 de marzo de 2007. (Imagen: foto del Departamento de Defensa por el sargento D. Myles Cullen)

El ejemplo establecido por Moscú presiona a los líderes comunistas chinos para que cumplan la promesa de ‘reunificación’

Análisis de noticias

El 24 de febrero, nueve aviones de la fuerza aérea del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China se acercaron a Taiwán desde el Mar de China Meridional, lo que llevó a la isla a dispersar a los cazas cuando ingresaban a la zona de identificación de defensa aérea de Taiwán. 

La salida de Beijing, que constaba de ocho aviones de combate J-16 y un avión de reconocimiento aéreo Y-8, habría sido un hecho casi normal, si no hubiera coincidido con la ofensiva militar relámpago de Rusia en Ucrania temprano esa mañana. 

La invasión rusa ha generado preocupaciones de que la República Popular China (RPC), que reclama a Taiwán como parte legítima de su territorio, se anime a lanzar su propia campaña militar. 

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, definió los objetivos del Kremlin en un discurso de emergencia pronunciado el 24 de febrero cuando la invasión estaba en marcha: “desmilitarizar” y “desnazificar” Ucrania. Al cierre de esta edición, se espera que las fuerzas rusas apunten a la rendición o destrucción de las fuerzas armadas de Ucrania e instalen un gobierno pro-Moscú que evitará que el país se una a la alianza de la UE o la OTAN. 

‘Taiwán no es Ucrania’

Hay fuertes paralelismos en el conflicto Rusia-Ucrania y la tensión entre Taiwán y China continental. Ucrania fue históricamente parte del Imperio Ruso y, más tarde, de la Unión Soviética. Taiwán se rige como la República de China (ROC), que solía gobernar toda China antes de ser expulsada por el Partido Comunista Chino (PCCh) en 1949. 

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular China, Hua Chunying, dijo a los periodistas en Beijing el 23 de febrero que tales comparaciones no son adecuadas. 

“Taiwán no es Ucrania”, dijo, pero continuó que la isla “siempre ha sido una parte inalienable de China. Este es un hecho legal e histórico indiscutible”.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, hace un gesto durante una conferencia de prensa diaria en el Ministerio de Relaciones Exteriores en Beijing el 24 de febrero de 2022. (Imagen: NOEL CELIS/AFP a través de Getty Images)

LEER MÁS:

El 23 de febrero, la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, condenó a Rusia cuando sus fuerzas se trasladaron al territorio controlado por los separatistas el día antes de la invasión. Dijo que “frente a las fuerzas externas que intentan manipular la situación en Ucrania y afectar la moral de la sociedad de Taiwán, todas las unidades gubernamentales deben estar más atentas a la guerra cognitiva”.

Todas las unidades militares y de seguridad “deben aumentar su vigilancia y alerta temprana sobre desarrollos militares alrededor del Estrecho de Taiwán”, dijo Tsai en un grupo de trabajo de crisis de Ucrania, según Reuters, y agregó que sentía empatía por la difícil situación de Ucrania dada la propia situación de Taiwán. 

El EPL ha realizado cientos de incursiones aéreas que amenazan a Taiwán en los últimos años, especialmente en coyunturas políticamente sensibles, como las celebraciones del Día Nacional de la República Popular China del año pasado, cuando las fuerzas del continente enviaron más de 100 aviones cerca de Taiwán en el transcurso de unos pocos días. 

¿Exigencia de una invasión?

La lucha política y el faccionalismo en el Partido Comunista también pueden desempeñar un papel decisivo en los planes de Beijing con respecto a Taiwán en el futuro previsible. 

Xi Jinping, el líder chino durante casi 10 años, se está preparando para asumir un tercer mandato que rompe las normas como secretario general del PCCh en el congreso del partido que se espera que tenga lugar este otoño. 

Los rivales de Xi, que resienten su estricta campaña anticorrupción y sus esfuerzos por consolidar el poder, ya lo han estado incitando a adoptar una postura más dura sobre el tema de Taiwán, según los expertos. 

Don Tse, investigador principal de la consultora de riesgo político SinoInsider, con sede en Nueva York, dice que hay una probabilidad de «cincuenta y cincuenta» de que Beijing intente invadir Taiwán antes del 20º Congreso Nacional del PCCh, dada la presión sobre Xi para que produzca resultados políticos. 

“El campo anti-Xi podría intentar usar la situación de Ucrania para forzar la mano de Xi”, dijo el analista a Vision Times.

“Purgar activamente a sus rivales de facciones es lo mejor para él”, agregó Tse, pero “depende de qué tan determinado esté”. 

El presidente chino, Xi Jinping (centro), asiste a un desfile militar con los expresidentes Hu Jintao (izq.) y Jiang Zemin en la plaza de Tiananmen en Beijing el 1 de octubre de 2019, para conmemorar el 70.º aniversario de la fundación de la República Popular China. (Imagen: GREG BAKER/AFP vía Getty Images)

Informes anteriores de SinoInsider han señalado que la imagen de hombre fuerte de Xi Jinping enmascara la base política inestable de la que depende su poder en el régimen chino. La década de Xi en el cargo ha visto cómo el crecimiento económico y demográfico de China ha disminuido drásticamente, su imagen internacional se ha arruinado y las contradicciones sociales han empeorado. 

Además, la campaña anticorrupción de Xi, que apunta a la facción que alguna vez fue dominante del exjefe del PCCh, Jiang Zemin, ha alienado a grandes sectores de la élite del régimen comunista. 

Yuan Hongbing, un jurista residente en Australia y disidente chino que tiene conexiones internas con las altas esferas del PCCh, dijo en una entrevista del 30 de diciembre de 2021 con Vision Times que Liu Yazhou, un general chino retirado, había sido «puesto bajo control» por afirmar que Xi era un comandante en jefe incompetente.

Según Yuan, muchos oficiales del EPL y cuadros del Partido están de acuerdo con Liu, un conocido «halcón» en el establecimiento de defensa chino que cree que la República Popular China debería invadir Taiwán y prepararse para una «batalla decisiva» con los EE. UU. 

Liu y sus partidarios, dijo Yuan, ven a Xi como no apto para cumplir un tercer mandato. En las últimas semanas, han aparecido críticas emitidas por personas aparentemente de la facción de Jiang en medios de comunicación extranjeros vinculados a Beijing, como una “visión objetiva” de 42.000 palabras de Xi que lo acusa de derribar al Partido Comunista. 

Los analistas de SinoInsider creen que para Xi, asegurarse un tercer mandato en medio de una creciente hostilidad interna hacia su gobierno requeriría que tomara la medida drástica de perseguir a poderosas figuras retiradas asociadas con la facción de Jiang. Sin embargo, tales movimientos pondrían en peligro la estabilidad del PCCh, donde los “viejos líderes” retirados son virtualmente intocables. 

Mientras tanto, una invasión exitosa de Taiwán garantizaría la posición de Xi en el Partido Comunista, pero arruinar la operación o, peor aún, invitar a la intervención estadounidense o aliada en el conflicto, condenaría tanto al PCCh como a Xi personalmente.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!